Cinco factores que están impulsando el precio del petróleo a $75

Cinco factores que están impulsando el precio del petróleo a $75
Los inventarios de crudo que se habían acumulado durante la superabundancia de 2014-16 en gran medida han disminuido debido a la fuerte demanda impulsada por una economía mundial en auge.| Pixabay

Los precios del petróleo han subido a $75 por barril por primera vez en cuatro años. Pero, ¿qué ha impulsado el repunte? ¿Es probable que se prolongue? A continuación, se encuentran las cinco áreas claves a tener en cuenta:

1. Oferta y demanda

La razón más simple del aumento en los precios del petróleo es que los mercados se han endurecido notablemente durante los últimos 18 meses. Los inventarios de crudo que se habían acumulado durante la superabundancia de 2014-16 en gran medida han disminuido debido a la fuerte demanda impulsada por una economía mundial en auge y por los recortes de suministro por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y de Rusia.

La Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés) declaró que la OPEP pudiera pronto declarar una “misión cumplida” si estuviera buscando reducir los inventarios mundiales de petróleo en concordancia con el promedio de cinco años.

Algunos creen que lo anterior subestima cuán endurecido está el mercado conforme la demanda se ha disparado en más de 5 millones de barriles por día (b/d), o más del 5%, durante los últimos tres años, y con la esperanza de que el consumo mundial superará los 100 millones de b/d por primera vez más adelante este año. Eso significa que se debieran requerir mayores inventarios para proporcionar la misma cantidad de días de cobertura a las refinerías petroleras.

2. OPEP y Rusia

Entonces, si los inventarios de petróleo están de vuelta a niveles casi normales, ¿buscarán la OPEP y Rusia poner fin a sus recortes de suministro, los cuales han eliminado al menos 1.8 millones de b/d del mercado desde principios de 2017?

La mayoría de los operadores y de los analistas piensa que no será así. Mientras que Moscú ha expresado una gran preocupación por el impacto que un precio de más de $70 pudiera tener en estimular los suministros de sus rivales (como el de esquisto estadounidense), por ahora parece estar satisfecha con quedarse dentro del contexto de la OPEP, cuyo líder “de facto “, Arabia Saudita, ha indicado que cree que todavía queda más por hacer.

Khalid al-Falih, el ministro de Energía de Arabia Saudita, ha hablado de la necesidad de estimular una mayor inversión en nuevos suministros.

El reino también está preparando una oferta pública inicial (OPI) de la petrolera estatal, Saudi Aramco, que probablemente se beneficie de unos precios del petróleo más elevados. Arabia Saudita también está introduciendo reformas sociales y económicas generalizadas en ese país altamente conservador.

No ha habido señal alguna por parte de la OPEP de que quieran limitar este repunte“, declaró Bill Farren-Price de la compañía Petroleum Policy Intelligence. “El país está atravesando un delicado período de reformas y contar con ingresos adicionales en este momento definitivamente ayuda”.

3. Riesgos geopolíticos

El mercado petrolero siempre vigila de cerca las interrupciones en el suministro que pudieran trastornar el delicado equilibrio entre la oferta y la demanda. Pero cuando los suministros ya están relativamente ajustados, estos riesgos pueden adquirir una enorme importancia.

El riesgo más inmediato es la posibilidad real de que Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, decida retirarse del acuerdo nuclear con Irán y volver a imponer sanciones a sus exportaciones de petróleo.

Él tomará una decisión este mes, y Emmanuel Macron, el presidente de Francia, dijo que él anticipa que Estados Unidos de hecho lo hará.

El segundo riesgo es Venezuela, donde la producción petrolera ya ha disminuido en al menos 500,000 b/d debido a la crisis económica y política en el país, con escasas señales de que la petrolera estatal PDVSA pueda revertir la tendencia.

También existe el riesgo de que Estados Unidos imponga sanciones adicionales al gobierno de Nicolás Maduro, las cuales pudieran estar dirigidas a los suministros de petróleo, después de las elecciones del próximo mes.

El tercero es el conflicto entre el miembro de la OPEP, Arabia Saudita, y los rebeldes hutíes en Yemen. Los hutíes, quienes cuentan con el apoyo de Irán —también un miembro de la OPEP y el principal rival de Arabia Saudita en la región— han incrementado los ataques contra la infraestructura petrolera de Arabia Saudita en lo que se considera un intento directo para disrumpir la esencia de su economía.

Con misiles disparados por los hutíes también dirigidos hacia Riad, la posibilidad de una disrupción directa en el suministro o de una exacerbación de la tensión entre Arabia Saudita e Irán es real.

Por último, tenemos a Libia —donde la producción de petróleo se ha recuperado a aproximadamente 1 millón de b/d—, el cual sigue siendo altamente inestable siete años después de que estallara la guerra civil.

Todos estos escenarios han contribuido a elevar los precios del petróleo, con un importante analista petrolero advirtiendo que los riesgos geopolíticos en el mercado petrolero habían sido los más altos que él pudiera recordar.

“Es un entorno increíblemente alcista. Tenemos una reconsideración de las sanciones sobre Irán, las elecciones en Venezuela el 20 de mayo, y las situaciones en Yemen y en Libia”, comentó Gary Ross, el jefe de petróleo global de S&P Global Platts y fundador de Pira Energy.

4. Fondos de cobertura

Los fondos de cobertura y otros especuladores se han visto atraídos por el petróleo este año, pero sólo en parte debido a los riesgos geopolíticos. Los inversionistas ya tenían una gran presencia en el mercado, habiendo alcanzado una posición récord en el crudo a comienzos de año.

Mientras que una significativa posición especulativa normalmente representa una señal de advertencia de que el mercado se ha desequilibrado, lo cual aumenta el riesgo de una liquidación si los operadores deciden tomar ganancias al mismo tiempo, eso no ha sucedido en lo que va del año.

La razón, según los banqueros, es que gran parte del dinero que ingresa al petróleo es efectivo a más largo plazo intentando participar en los llamados activos de “ciclo tardío”, como las materias primas, a las cuales tiende a irles bien después de un prolongado período de expansión económica.

Los fondos de cobertura también están cosechando los beneficios de un cambio en la estructura del mercado causado por el endurecimiento de los suministros, lo cual está ocasionando que los contratos actuales se negocien a precios más elevados que los de aquellos para entregas futuras. Eso les permite a los inversionistas obtener un rendimiento regular al renovar los contratos todos los meses.

5. El petróleo de esquisto estadounidense

El petróleo de esquisto estadounidense está superando las expectativas de crecimiento, y se anticipa que la producción total de Estados Unidos crezca aproximadamente un 10%, o 1.4 millones de b/d este año.

Los productores en Estados Unidos también están generando flujo de efectivo disponible debido a que los precios son más elevados. Pero hasta ahora no ha sido suficiente para descarrilar el repunte, siendo la mayor producción absorbida, en gran medida, por una creciente demanda.

Las restricciones en materia de infraestructura en la cuenca del Pérmico —un gran yacimiento de esquisto— también están dificultando transportar barriles desde el oeste de Texas a las refinerías, a los tanques de almacenamiento o a la costa para su exportación.


Por: David Sheppard
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias