Cinta Costera III no es la única opción

Cinta Costera III no es la única opción

Leoncio Vidal Berrío M.

lberrio@capital.com.pa

Capital

 

La primera fase de la Cinta Costera es un proyecto que tiene una extensión de 26 hectáreas ganadas al mar que incluyó una nueva vialidad en el área de la Avenida Balboa.

En octubre del 2009 se inició la construcción de la segunda fase de este proyecto, el cual llevó la Cinta Costera hasta el Muelle Fiscal. En su tercera fase, el proyecto pretende interconectar la Avenida Balboa con la Avenida de los Poetas, ubicada en el barrio de El Chorrillo.

Tres propuestas se han presentado para este ambicioso proyecto. Una de ellas pretende facilitar la conexión de ambas vías a través de un túnel, otra bordeando el Casco Antiguo con un relleno y la tercera opción es la construcción de un viaducto marino, similar al construido frente a las ruinas de Panamá Viejo como parte del Corredor Sur.

No obstante, el propio presidente de la República, Ricardo Martinelli, descartó la opción del túnel debido a su alto costo, valorado en $776 millones, lo que según él supera en $200 millones el costo de las otras dos opciones.

Bordear con un relleno el Casco Antiguo parece ser la opción escogida por el Ejecutivo, sin embargo, esto ha generando protestas a favor y en contra. 

A favor se han pronunciado los residentes de El Chorrillo que ven en este proyecto un nuevo posible generador de empleo para la zona y un cambio positivo para el corregimiento. Por otra parte, algunos residentes de San Felipe y varias organizaciones de la sociedad civil, consideran que esta propuesta pone en riesgo la integridad del Casco Antiguo de la ciudad de Panamá, que en la actualidad es considerada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, Cultura y Ciencia (Unesco) y  un atractivo turístico, el cual sería afectado por favorecer la generación de empleos de corto plazo.

A pesar de que la propuesta fue llevada a la Unesco para su consideración, el presidente Martinelli, afirmó que no se puede esperar más, ya que el proyecto es necesario.

El titular del Ministerio de Obras Públicas (MOP), Federico Suárez, quien ha negociado personalmente su aprobación por parte de la Unesco, ha manifestado en diversas ocasiones que aún no se ha elegido ninguna de las propuestas presentadas a esa institución de Naciones Unidas, pero ha ratificado que se adelantarán algunos trabajos en áreas alejadas del Casco Antiguo.

Entre las obras que se irán adelantando figuran los sistemas pluviales en la Avenida Balboa, el soterramiento de cables y otros aspectos en El Chorrillo.

Según Suárez posteriormente, en base a la revisión que se efectúe en conjunto con Unesco, se determinará cuál será la vialidad más conveniente de las dos en análisis pues la opción de un túnel por debajo de la ciudadela antigua ya fue descartada.

Por lo tanto, quedan la circunvalación de la ciudadela que requerirá de un relleno marino en los acantilados del litoral, o un viaducto marino que enlazaría por encima de las aguas de la bahía el este y el oeste capitalino.

Para Fernando Díaz, secretario de Alianza Pro Ciudad, las interconexiones son necesarias pero el precio es demasiado alto, el precio que se le está pidiendo a la ciudad y a los panameños es sumamente alto, son sacrificios grandes y no lo vale, porque no se resolverá el problema del tráfico hacia y desde el sector oeste de la ciudad de Panamá.

Ya todos los países tanto desarrollados como en vías de desarrollo han comprendido que en la carrera entre el desarrollo a través de la construcción de nueva vialidad o la ampliación de la vialidad existente y la adquisición de nuevos vehículos, siempre pierden esa carrera, dijo Díaz.

Agregó que ya se ha comprendido en el mundo entero lo que se necesita son sistemas de transporte masivos que sean seguros y eficientes, para mover a la población, lo cual es el caso del área oeste de la ciudad de Panamá.

El cuello de botella está en el mismo Puente de las Américas, es decir, que no estaríamos solucionando el problema ni siquiera desde el punto de vista de vialidad. Yo diría que es la manera más rápida de llegar a un tranque. Y estamos pagando ciento de millones de dólares por esta proposición, aseguró Díaz.

Ante esto Díaz explicó que hay muchas alternativas, de hecho las organizaciones donde está involucrado en el tema de la Cinta Costera III, han planteado una, sin embargo acepta que existen otras que no han planteado ellos ni mucho menos el Gobierno Nacional, y lo que plantearon es básicamente adecuar los viaductos de la Cinta Costera 1, para conectarlos como en efecto ya lo hacen los viaductos de la Avenida 3 de Noviembre hacia la Avenida de los Mártires, y utilizar la ampliación de la Avenida de los Mártires que ya es parte del programa de reordenamiento vial que adelanta el MOP.

Es una obra ambiciosa pero muchísimo más barata que todas las que se están proponiendo, tanto el túnel que es la más cara quizás menos invasiva de las tres que propone el Gobierno Nacional, es más barata que el relleno y muchísimo menos impactante, e igual menos costosa que el viaducto marítimo, destacó Díaz.

Sobre el tema es necesario aclarar cualquiera que sea la alternativa para sortear el obstáculo que representa el Casco Antiguo, la península de San Felipe, se puede hacer la Cinta Chorrillera como se ha llamado en la publicidad estatal.

En tanto, la Fundación Calicanto advierte que ni el relleno bordeando el Casco Antiguo,  cuyo costo estimado es de aproximadamente $500 millones, ni el cuarto Puente sobre el Canal cuyo costo sería de $600 millones son necesarios para mejorar el flujo vehicular congestión de tráfico en la ciudad.

Y es que a juicio de esta organización existen alternativas menos costosas y más eficientes para enfrentar el problema del flujo vehicular en la ciudad capital, como una possible ampliación de la Avenida de Los Mártires, la cual está ubicada en un area en donde el Gobierno posee suficiente tierras para no tener que realizar un costos relleno en San Felipe y El Chorrillo.

A pesar de todo lo que se ha hablado y los conflictos que se ha generado la posible construcción de la tercera fase de la Cinta Costera, las asociaciones civiles han tenido problemas para obtener la información completa del proyecto por parte de las autoridades. Pero lo que si se sabe es que en la Avenida de los Poetas va haber un relleno tipo Cinta Costera, cuyos detalles todavía no se conocen y sus razones tampoco. Esa parte del proyecto quedaría intacta con cualquiera de las alternativas que se podrían utilizar para sortear el Casco Antiguo.

Por otro lado la profesora universitaria y ex directora de Patrimonio Histórico, Ana Elena Porras, indicó que el desarrollo no se detiene, pero esto no solo puede beneficiar realmente a sus habitantes, sino también perjudicarlos en distintas maneras.

¿Qué tanto puede el sacrificio de perder un patrimonio beneficiar el crecimiento y el desarrollo de una comunidad? Son preguntas muy fuertes y muy importantes para un país como Panamá, que se aboca a unos años de una modernización galopante y poco planificada, es importante que pensemos bien todos estos aspectos separadamente y luego ver su interrelación, dijo Porras.

Para Porras la modernización de Panamá debe ser redefinida, desde una perspectiva más planificada, ya que hasta el momento todo parece indicar que se está construyendo torre sobre torre sin adecuar las infraestructura que permita que el agua potable llegue a la población ricas y pobres, que la electricidad sea igualmente suficiente para estos proyectos, además metafóricamente hablando nos vamos comiendo las áreas verdes de la ciudad, sus plazas, aceras, así que verdaderamente se está modernizando pero de mala manera.

En tanto, Carlos Gasnell, vicepresidente de la Fundación Para la Libertad Ciudadana, se refirió a la falta de participación ciudadana en la toma de decisiones del Gobierno, casi todos los procesos de participación han terminado en protesta, lo que ha detenido obras que luego se reevalúan.

Gasnell se refirió a que esto no es el proceso normal a seguir para participar en el desarrollo del país.

Claro que no, parece que hubiese un miedo a consultar, al diálogo constructivo, a involucrar a las organizaciones de la sociedad civil que tienen la experiencia en diferentes temas en ese proceso de construcción de las políticas públicas y es lo que nosotros hemos venido indicando sistemáticamente que es necesario que el Gobierno entienda que nosotros las organizaciones de la sociedad civil que hemos desarrollado experiencia en diferentes temas nos involucren en ese proceso, manifestó Gasnell.

Más informaciones

Comente la noticia