Ciudad de Panamá: ¿Tráfico ordenado?

Ciudad de Panamá: ¿Tráfico ordenado?
A pesar del crecimiento de la infraestructura en los últimos años, existe un nivel de concentración desproporcionado de la población| Archivo

¿Tiene Panamá una movilidad eficiente? ¿Posee la ciudad de Panamá un tráfico ordenado? Son algunas de las preguntas que nos surgen como transeúntes de esta urbe, y al parecer no tienen respuesta por parte de los entes encargados de supervisar el tránsito de personas y mercancías. 

A pesar del crecimiento de la infraestructura en los últimos años, existe un nivel de concentración desproporcionado de la población, políticas destinadas a privilegiar al auto particular como medio principal de transporte y un sistema de transporte que, a pesar de haber mejorado gracias a la construcción de las líneas 1 y 2 del Metro de Panamá, sigue siendo deficiente.

Por ende, la movilidad vial se ha visto gravemente afectada, al punto de llegar a ser caótico en ciertas horas del día. 

Asimismo, para nadie es un secreto que el Área Metropolitana tiene prácticamente poca planificación urbana, además de limitadas vías de acceso que aumentarán el descontrol vial; temas como la  inexistencia de aceras, escasez de estacionamientos públicos o privados, ausencia de señales de seguridad para el paso o cruce de peatones en avenidas de alta relevancia e inclusive el sistema de buses “Mibus” que al no contar con suficientes unidades activas, pierde la carrera ante los ya conocidos “Buse Piratas  y los “Diablo rojos” que se aprovechan de esto para ser parte del transporte cotidiano.

Estos son algunos de los aspectos que nos preocupan a todos, pero siguen sin ser resueltos.

Por otra parte, y no menos importante, es la alarmante cantidad de accidentes que ocurren en Panamá día a día, siendo este un tema al cual el Estado no le ha dado la importancia que merece, cobrándose vidas invaluables, que con un sistema eficaz de tránsito, que se apegue a las normas internacionales, pudieran ser salvadas.

Pero no todo está perdido.

Existen a su vez alternativas para mejorar los aspectos de la circulación en nuestra red vial y gran parte de esta responsabilidad recae en nosotros como ciudadanos, ya que debemos destacar que las prácticas de manejo en la ciudad no son las más adecuadas, aun cuando es de conocimiento de gran parte de la población cuáles son las normas que debemos acatar, pero en el afán de “llegar a tiempo” al trabajo o a la cita médica, nos volvemos egoístas y circulamos en nuestros vehículos sin tomar en cuenta cuántas infracciones dejamos detrás del recorrido y sin saber que muchas veces afectamos al resto de las personas que nos encontramos en las vías públicas, sean estos peatones,  motociclistas o ciclistas, que además de tener que lidiar con una ciudad que invisibiliza sus derechos, deben aprender a convivir con ciudadanos muchas veces irritables y poco tolerantes. 

Invito, como residente preocupada por este caos que nos envuelve a todos por igual, al nuevo Gobierno, a darle prioridad a este tema que día a día cobra horas irrecuperables de cada familia y cada ciudadano que hace vida en el Área Metropolitana.

Finalmente, creo que es momento de tomar conciencia y entender que no sólo se trata de mejoras de infraestructura y desarrollo vial, sino que debemos realizar una introspección para darnos cuenta de la importancia y las vidas que tenemos en nuestras manos cada vez que tomamos un volante, de forma que nos permitamos vivir en una realidad que sólo podrá mejorar el día que empecemos a ser “mejores ciudadanos”. 

Gabriela van den Bussche Daboin
Estudiante de Maestría
Universidad Interamericana de Panamá 

Más informaciones

Comente la noticia