Ciudad del Saber, el Silicon Valley de Panamá

Ciudad del Saber, el Silicon Valley de Panamá

Canal de Empresarias ejecutará en 2016 la segunda formación de emprendedoras 

IMG_2223 web

El Centro de Innovación de la Fundación Ciudad del Saber, ubicado en las riberas del Canal Interoceánico de Panamá, junto a un conjunto de empresas, organizaciones y universidades de talla global; construyen y consolidan el área, como el Silicon Valley de Panamá.

Nuestra misión es ser una plataforma para la innovación desde que comenzamos a operar en el año 2000, dijo a Capital Financiero, el director del Centro de Innovación de Ciudad del Saber, Manuel Lorenzo. En este contexto, los emprendimientos representan uno de los elementos más importantes.

Lorenzo expresó que la Ciudad del Saber desde su fundación está enfocada en mejorar el bienestar de la sociedad panameña, como un complemento relevante en el fomento del desarrollo sostenible. Incluido el humano, cultural, la ciencia y la educación.

Tenemos más de 15 años de trabajar el tema de los emprendimientos innovadores, sobre todo desde el punto de vista eco sistémico. Es decir, fomentar el mejoramiento, la creación y el ecosistema de emprendimiento a través del trabajo con los actores, tales como incubadoras universitarias, gremios empresariales, ángeles inversores y el Estado panameño, agregó Lorenzo.

El director del Centro de Innovación sostuvo que como parte del trabajo de generar una cultura emprendedora se dieron cuenta que en los espacios de generación de emprendimientos por oportunidad, las mujeres no tenían representatividad y su presencia era muy limitada.

Por ejemplo, el informe del grupo Banco Mundial: Mujer, Empresa y el Desarrollo 2016, señala que en América Latina y el Caribe las mujeres enfrentan diferentes obstáculos que limitan su progreso económico.

Lorenzo manifestó que contrastaba mucho el hecho que los emprendimientos presididos por mujeres eran  más que los liderados por los hombres, pero en el mundo de los emprendimientos las mujeres panameñas no estaban accediendo a las oportunidades que ofrece el país.

Panamá en los últimos ocho años ha crecido a dos cifras, crecimientos extraordinarios en comparación con el resto del mundo, pero si analizamos ese crecimiento y las áreas que lo han apuntalado, justo en estas áreas los emprendimientos liderados por mujeres no están presentes, agregó el director.

Lorenzo comentó que los emprendimientos femeninos no están presentes en actividades como: La industria, financiera, logística, minería,  áreas de competencia internacional y aún en los tradicionales.

El análisis realizado por el Centro de Innovación concluye que el problema no es de talento ni de capacidad,  debido a  que las estadísticas universitarias muestran que el 75% de los estudiantes de Panamá son mujeres. Además, más del 50% de las posiciones ejecutivas medianas del país están ocupadas por mujeres.

Pero se observa un déficit en los niveles de mando alto y principalmente en las juntas directivas. Pero las que hacen el trabajo, es decir el mundo ejecutivo está dominado por mujeres, resaltó Lorenzo.

El director del Centro de Innovación de la Ciudad del Saber reiteró que el objetivo de la Fundación, es contar con  un país cada vez más innovador y competitivo, porque la medición de la competitividad de un país parte del nivel de innovación.

A pesar de los avances de panameños y extranjeros que residen en el país, en el campo de los emprendimientos, Lorenzo advirtió que el 50% de la población se está quedando fuera de los emprendimientos por oportunidad. Siendo este un elemento crítico del desarrollo humano y del mejoramiento de la calidad de vida de la población en general y del aseguramiento de bienestar para las futuras generaciones.

Canal de empresarias

Y con el propósito de promover y apoyar los emprendimientos femeninos, la Ciudad del Saber se acercó al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para que respalde el proyecto Canal de Empresarias, cuya segunda convocatoria se realiza este 2016.

Se creó un proyecto más holístico que mira sistémicamente el problema y generará una solución basándose en una visión del problema más integral con tres ejes de actividad.

Uno de estos ejes, es capacitación y entrenamiento. Llevar a un grupo importantes de emprendedoras y empresarias a través de un itinerario de formación colaborativa, trabajo en equipo y apoyo mutuo. Es decir, llevar el emprendimiento o empresa, a través de distintas etapas de desarrollo hasta acceder a las oportunidades que ofrece Panamá.

Entre tanto, el eje social, ve los resultados y la visibilidad de los emprendimientos y empresas lideradas por mujeres para generar consciencia de que las mujeres tienen un papel que jugar en las empresas, en las juntas directivas, en el liderazgo empresarial y llevar adelante los emprendimientos.

El tercer componente, lo integra el trabajo con los actores del ecosistema, ya que la Fundación entiende que el ecosistema está conformado por un grupo importante de organizaciones de empresas que de una manera u otra tienen que ver con el apoyo a los emprendimientos.

Hemos trabajado con más de 15 actores del ecosistema que incluye: Bancos, organizaciones gubernamentales, universidades y gremios empresariales, entre otros, a lo largo y ancho del país. No solo en capacitarlos en el tema de género en función de los emprendimientos, también para  que ellos articulen acciones a nivel eco sistémico para generar un mejoramiento del ambiente con el fin que el emprendimiento femenino florezca, destacó Lorenzo.

Por su parte, la gerente de Canal de Empresarias, Larú Linares, dijo que 2.500 mujeres participaron en la primera convocatoria del proyecto ejecutado en 2015,  de las  que  seleccionaron 575, que están pasando por las fases del programa.

La primera fase consiste en talleres online y la meta es empoderarlas, ayudarlas con estas habilidades para la vida, asumir riesgos, no tener temor en momentos difíciles y saber cómo manejar los tiempos de la familia y del trabajo.

Esta fase, a pesar de haber sido en línea unió a estas 575 emprendedoras, y decidieron reunirse en espacios independientes de los talleres, comentó Linares.

Luego pasaron a la fase de los talleres de creatividad e innovación (presenciales) con una duración de 12 horas de la mano de especialistas. Inmediatamente, continúa  la parte de negocio, especializándose en  el Centro de Innovación de la Ciudad del Saber, donde se trabaja el modelo de negocio y se  determina  la existencia de los clientes para consumir el producto o servicio. Esta etapa consta de 50 horas presenciales y de trabajo en campo.

Hemos creado una red de mentores que la integran actualmente 38  y estamos en  la búsqueda de más, señaló Linares.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia