Cleveland Clinic brinda consejos para preparar a los adolescentes con autismo para el trabajo o la universidad

Cleveland Clinic brinda consejos para preparar a los adolescentes con autismo para el trabajo o la universidad

El cuidado diario de un niño que vive con autismo con mucha frecuencia puede resultar algo abrumador, tratar de satisfacer sus necesidades, responder a emociones, tener un ambiente adecuado y ayudarles a aprender es un reto que crece cada día. En muchas ocasiones crear pautas hará que la situación sea más fácil para todas las partes. 

A medida que los niños con autismo crecen y se convierten en adolescentes, los padres enfrentan algunas preguntas muy comunes. ¿Serán capaces de conseguir un trabajo? ¿Serán capaces de entrar a la universidad? ¿Cómo puedo ayudarlos mejor a prepararse para llegar allí?

Las respuestas a estas preguntas dependen parcialmente de dónde se encuentra el niño en el espectro del autismo. Pero con la capacitación adecuada y la planificación adaptada a sus capacidades, los adolescentes pueden encontrar el camino hacia un gran trabajo y, en muchos casos, también ir a la universidad.

La terapeuta de autismo Courtney Gebura describe las formas en que los padres pueden preparar a sus hijos para estos hitos fuera del hogar en su viaje como adolescente hacia la edad adulta temprana.

Planificar a una edad temprana

Comenzar temprano permite que los niños exploren y desarrollen sus intereses específicos. Al igual que con cualquier niño que crece, los adolescentes con autismo están averiguando qué quieren ser cuando crezcan.

La respuesta para ellos y para usted como padre no siempre es clara, es por eso que necesitan tiempo y espacio para experimentar y cambiar de opinión sobre las actividades que disfrutan de manera única o en las que personalmente les irá bien.

La capacitación vocacional para un niño con autismo generalmente comienza alrededor de los 14 años. Comenzar este tipo de capacitación y educación temprano les da a los adolescentes el tiempo que necesitan para desarrollar habilidades del mundo real que les servirán en un trabajo o en la universidad. Esta ruta de tratamiento y educación temprana se enfoca específicamente en nutrir los diversos comportamientos y tareas requeridas en el trabajo o la escuela.

Las opciones de trabajo pueden depender de las capacidades

“Los beneficios de la experiencia real en el entorno adecuado que es específico para el adolescente no se pueden exagerar, un trabajo de medio tiempo les da a los adolescentes la oportunidad de ver cómo es la vida laboral cuando los padres no están cerca”, dice Gebura. 

Por lo general, los programas de autismo como los que cuenta el Centro de Cleveland Clinic para el Autismo, ayudan a los adolescentes a aspirar a uno de los tres niveles de colocación laboral:

Centros de actividades para adultos: Estos centros ofrecen el desarrollo de habilidades de capacitación laboral para personas de bajo rendimiento en un entorno estructurado y de apoyo.

Empleo con apoyo: Muchas agencias u oficinas ofrecen trabajos con sistemas de apoyo integrados, como entrenadores laborales, por ejemplo. Esto es mejor para las personas que son capaces de hacer un trabajo pero que no necesariamente pueden vivir y/o trabajar de forma independiente.

Empleo competitivo: Esto incluye trabajos verdaderamente independientes para individuos. Los empleados deben poder manejar la responsabilidad del transporte hacia y desde el trabajo y las actividades laborales diarias.

El valor de las habilidades duras y blandas

Para las personas con autismo, las habilidades duras y blandas son comportamientos aprendidos que pueden tomar tiempo y esfuerzo para lograr. Para las personas sin autismo, estos son mucho más fáciles de aprender.

Por eso es importante que los equipos de atención y los padres no solo le enseñen a su hijo adolescente cómo seguir una serie de procedimientos, sino que también incorporen habilidades sociales y para la vida con anticipación para que su hijo adolescente esté preparado para ponerlas en práctica en la universidad o lugar de trabajo.

La capacitación vocacional enseña una variedad de habilidades duras necesarias para realizar responsabilidades específicas del trabajo, por ejemplo, tareas basadas en actividades como archivar registros, hacer cajas de pizza, organizar el inventario o preparar alimentos. De igual forma pueden aprender habilidades transaccionales como registrar datos, trabajar con dinero, leer un calendario o tareas similares relacionadas con el trabajo.

Además de esas habilidades duras, es igual de importante que los adolescentes con autismo también aprendan las habilidades blandas adecuadas.

Los escenarios en un trabajo típico pueden ser mucho más un esfuerzo aprendido para los adolescentes con autismo, por lo tanto, el enfoque temprano en las habilidades blandas podría ser enseñarle al adolescente cómo solicitar un día de vacaciones, practicar habilidades de seguridad, cuándo pedir un descanso, buscar ayuda de un supervisor o cómo resolver un conflicto con un compañero de trabajo.

La participación de los padres es importante en todos los niveles

Hay una razón por la que los programas de autismo invitan a los padres a observar a sus hijos durante el entrenamiento, la observación no solo les da a los padres una idea de lo que hacen bien sus hijos, sino que también brinda formas de reforzar el comportamiento positivo en el hogar. Su papel como padre también puede tener un gran impacto más allá de solo observar y reforzar.

Si tiene un adolescente que está listo para un empleo competitivo, por ejemplo, puede aprovechar su propia red para posibles trabajos. Si son buenos para archivar o llevar la contabilidad, pregunte si las tiendas o negocios locales tienen vacantes de trabajo a tiempo parcial. Si les encanta trabajar al aire libre, una agencia de construcción podría ser una buena opción. Si su adolescente tiene problemas de comunicación, un empleo personalizado podría ser más apropiado. Pregúntele a su equipo de transición si conocen agencias con vacantes.

Considerando la universidad como una opción

A muchos niños de alto rendimiento les va bien en un entorno académico estructurado como la universidad, hoy en día muchos colegios y universidades ofrecen servicios de apoyo para niños mayores o adultos jóvenes con autismo.

Por ejemplo, algunos ofrecen pisos especiales en dormitorios con asesores residentes de apoyo o entrenadores académicos que entienden y pueden trabajar con sus necesidades únicas. Un adolescente que se destaca en la escuela aún puede enfrentar desafíos en el nuevo mundo social y, a veces, aterrador de la universidad. Pero al igual que con la capacitación laboral, hay ayuda disponible en muchas escuelas.

Gran parte de los mismos principios de capacitación vocacional, también se pueden aplicar al proceso de preparación para la universidad a medida que su hijo se esfuerza por ser más independiente, como adulto joven. Para ayudarlos a prepararse para la universidad, también es ideal ayudarlos a desarrollar habilidades sociales y de comunicación para su nuevo entorno. Usted y su equipo de transición deben explorar la enseñanza de habilidades relacionadas con el autocuidado, el establecimiento de metas, técnicas para manejar múltiples tareas y aprender a pedir ayuda cuando las cosas se vuelven difíciles para ellos.

“Comenzar temprano es clave para permitir tiempo y flexibilidad a medida que su hijo adolescente con autismo continúa dando forma a su propia identidad”, afirma la especialista Courtney Gebura. “Como padre, pensar en la independencia de su hijo puede, por supuesto, ser emotivo, incluso un poco abrumador. Pero centrarse en estas áreas objetivo para el desarrollo lo ayudará a brindarles una gran base para su futuro”.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias