Clinton promete vuelta a EE.UU. del sector manufacturero

Clinton promete vuelta a EE.UU. del sector manufacturero

La candidata demócrata ajustosu mensaje acerca del comercio después de la derrota en las elecciones primarias de Michigan.

ADHOK14

Hillary Clinton ha prometido llevar de vuelta la manufactura a Estados Unidos (EE.UU.) y ha recalibrado su mensaje acerca del comercio a raíz de su inesperada derrota en las elecciones presidenciales en Michigan la semana pasada, conforme su campaña enfrenta otra prueba en un Medio Oeste industrial afectado por preocupaciones económicas.

En sus comparecencias en Ohio, Missouri e Illinois, la señora Clinton se ha dedicado a describirse como feroz defensora de mantener en el país los empleos del sector manufacturero estadounidense, como detractora del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) el cual incluye 12 naciones, y como oponente de las prácticas comerciales de dumping del acero realizadas por China.

Durante una visita a una fábrica en Youngstown, Ohio, el sábado, la señora Clinton dijo que sería una firme defensora de los movimientos y sindicatos obreros estadounidenses y pidió más restricciones a la importación de automóviles.

Acerca del TPP, el cual la administración de Obama quiere que el Congreso apruebe este año, dijo: Cuando vi lo que estaba en el acuerdo, me quedó claro que había demasiadas lagunas, demasiadas oportunidades para que la gente se aproveche.

Un día más tarde, en una reunión abierta en St. Louis, Missouri, criticó las prácticas comerciales de dumping de acero barato realizadas por China, afirmando que EE.UU. tendría comenzar a tomar medidas mucho más agresivas para detenerlas. Quiero que el gobierno de EE.UU. defienda el acero, defienda las compañías y los trabajadores.

El renovado interés en la fabricación y el comercio se produce a raíz de la sorpresiva derrota de la señora Clinton frente a su oponente demócrata Bernie Sanders en Michigan, un estado que encuestadores y partidarios consideraban dominaría fácilmente.

Públicamente la campaña de la señora Clinton ha comenzado a restarle importancia a su desempeño en el Medio Oeste, señalando que aún se espera que obtenga más delegados que el señora Sanders gracias a un fuerte apoyo en Florida y Carolina del Norte, que tienen en total 367 delegados.

Sin embargo, en privado los partidarios de la señora Clinton se preguntan qué significaría para ella una derrota en un estado clave como Ohio en la elección general.

Si a Sanders le va mejor de lo que se espera el martes, se demostrarán dos cosas. La primera es que Michigan no fue una casualidad y que a Sanders le puede ir bien en más estados de los que cualquiera hubiera esperado, dijo Jim Manley, ex ayudante de los senadores Harry Reid y Edward Kennedy.

«Más importante aún, si ella pierde algunos de los estados del Cinturón Industrial, podría quedar debilitada para el enfrentamiento en las elecciones generales entre ella y Donald Trump, el candidato republicano favorito, porque siempre han sido estados clave para los demócratas».

El nuevo énfasis en el TPP y en las prácticas de dumping del acero destaca el cambio en la campaña hacia los estados industriales en los que las políticas comerciales han sido volátiles durante décadas, y donde muchos votantes de las filas de los trabajadores y obreros culpan a los acuerdos comerciales de un socavamiento del sector de la fabricación y de la pérdida de empleos.

También señala uno de los mayores desafíos políticos de la señora Clinton.

Como secretaria de estado, Hillary Clinton llamó al TPP el cual incluye a EE.UU., Japón, Australia, México, Chile, Perú y a otras seis economías del Pacífico un «patrón oro» para los acuerdos comerciales, y apenas comenzó a criticarlo duramente en octubre del año pasado después de que concluyeron las negociaciones. Esto ha provocado sospechas, las cuales el señor Sanders ha señalado en repetidas ocasiones, de que su oposición tiene motivos exclusivamente electorales.

«Hillary Clinton ha apoyado vigorosamente casi todas las legislaciones comerciales desastrosas que este país ha visto, las cuales nos han costado millones de empleos bien remunerados y provocado una carrera hacia el abismo, dijo el señor Sanders a CNN el domingo. «No se debe obligar al trabajador estadounidense a competir contra la gente de México o de China».

Aunque la señora Clinton ha intentado mostrarse como una detractora del TPP al nivel del señor Sanders, su postura anterior puede llegar a ser una vulnerabilidad después de las elecciones primarias.

El señor Trump ha hecho de la crítica a la política comercial estadounidense y al  TPP el centro de su campaña, mientras que Ted Cruz, su principal rival, también se muestra escéptico.

Aunque el llamado de la señora Clinton a imponer normas de origen más estrictas sobre los automóviles en el TPP imita al de los sindicatos y los segmentos de la industria de partes para automóviles, algunos expertos dicen que ignora las realidades de las cadenas de suministro globales de la industria.

Tampoco está claro si alguna de las otras partes del TPP estaría de acuerdo en renegociar las normas para los automóviles, las cuales estaban entre los últimos puntos de fricción en las negociaciones que concluyeron en octubre pasado. Japón, en especial, hizo mucha presión a favor de las nuevas normas.

Courtney Weaver y Shawn Donnan
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL