Cobre Panamá comienza instalación de molinos

Cobre Panamá comienza instalación de molinos

El proyecto también registra avances en la construcción del puerto y la planta de energía

P1020274 web

A pesar de las dificultades que pueden caracterizar un proyecto valorado en $5.950 millones, que cuenta con tres componentes fundamentales para su operación: Un puerto, una planta de generación de energía a base de carbón de 300 megavatios (MW, por su siglas en inglés) y la planta de procesamiento o molido, la mina Cobre Panamá, registra avances importantes en su desarrollo.

Y nada ilustra mejor este avance que la instalación del primer molino de los siete que conformarán la planta de procesamiento del material rocoso para la extracción de cobre, oro y molibdeno en calidad de concentrado, que será exportado a los mercados internacionales.

Durante un recorrido por los diversos componentes del proyecto minero, Todd Clowett, gerente de País de Minera Panamá, explicó a Capital Financiero que si bien las obras de este proyecto se ejecutan de forma paralela, y ya hay avances significativos en muchas de ellas, la prioridad de la empresa es la instalación y puesta en operación de una termoeléctrica de 300 MW,  que deberá entrar en operaciones en 2017 para suministrar la energía que requiere el proyecto e inyectar el resto en la red nacional a través de una línea de transmisión, cuyo trazado ya ha comenzado a construirse.

Clowett indicó que la construcción de esta planta de generación de energía registra un avance del 25% y se espera que para el mes de diciembre de este año ese avance se ubique en un 80%.

Igualmente indicó que ya se ha comenzado a construir las facilidades para el almacenamiento del carbón. Se trata de una galera con una extensión de tres canchas de fútbol, que  estará totalmente techada.

Por otra parte, advirtió que otro avance importante es el inicio de la construcción del primero de los tres tajos que operará la mina para la extracción de cobre, oro y otros metales. Esto incluye la remoción de la cobertura vegetal, la construcción de taludes y caminos, la siembra de pasto para evitar la erosión y posibles desplazamientos de rocas en las áreas de trabajo.

Sin embargo, un elemento que pone de manifiesto la firmeza con la que Minera Panamá adelanta la construcción de la mina Cobre Panamá es la instalación del primer molino de la planta de procesamiento. Esta planta contará con siete molinos, que  serán  de dos tipos, para poder pulverizar unas 9.000 toneladas de roca sólida por hora hasta convertirlas en partículas de un tamaño menor a un grano de sal, de las que, mediante un proceso de sedimentación, se separará el metal (cobre, oro y molibdeno) del material de desecho.

El primer molino que está en fase de instalación está valorado en $10,8 millones y será montado en una base de concreto que tiene el tamaño de un edificio de 16 pisos de altura.

Por su parte, el ingeniero Iván Barría, gerente general de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A, (Etesa), considera que el país no solo tiene que diversificar su matriz energética e incrementar su planta de generación para poder responder al crecimiento de la demanda, sino que también debe contar con las líneas de transmisión necesarias para transportar esa energía de los centros de producción a las áreas de alta demanda.

El gerente general de Etesa destacó que por ello, el país, además de la construcción de dos nuevas línea de transmisión estará repotenciando las líneas existentes para ampliar su capacidad de transportar energía, a lo que se sumará la construcción de varios anillos de transmisión que ayudarán a darle redundancia al sistema de transmisión y elevará la capacidad de transportación a 6.000 MW para el año 2019.

Barría explicó que uno de esos anillos pasa precisamente por la nueva planta de energía que construye actualmente Minera Panamá, anillo que la unirá con la red tanto en la subestación de Llano Sánchez como en la ciudad de Colón.

Para el viceministro de Comercio e Industrias, Manuel Grimaldo, la minería será sin duda uno de los pilares de la economía panameña en el futuro cercano, con exportaciones valoradas en torno a los  $2.000 millones anuales por espacio de 34 años, que sería el período de vida de la mina Cobre Panamá, por lo que lo más importante para garantizar su crecimiento y evitar cualquier impacto negativo en la calidad del medio ambiente y la calidad de vida de los panameños, es que las autoridades ambientales del país ejecuten una estricta supervisión sobre sus operaciones para garantizar el cumplimiento de los compromisos para la mitigación de su huella ambiental.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia