Código Tributario hará más eficiente relación entre el fisco y los contribuyentes

Código Tributario hará más eficiente relación entre el fisco y los contribuyentes
El Código Tributario entrará en vigor el 1 de enero del año 2020| Archivo

La entrada en vigencia del primer Código de Procedimiento Tributario dará mayor eficiencia y eficacia a la relación del fisco con el contribuyente, señaló Yaremis Pérez Aguilera, socia de Impuesto de la firma Deloitte. 

De igual modo, considera que se le da certeza jurídica a la inversión porque ahora las respuestas del fisco ante las consultas son vinculantes y no se puede modificar la decisión así cambien las administraciones.

El Código Tributario entrará en vigor el 1 de enero del año 2020, con excepción de los artículos referidos a la defraudación fiscal que estarán vigentes a partir del 14 de mayo de 2019 para cumplir con las exigencias del grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) y de los organismos internacionales. 

La especialista señaló que más allá de los requerimientos del Gafi, el Código surgió como una iniciativa en la esfera latinoamericana por el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (Ciat) con sede en Panamá. 

Nicaragua, Panamá y Haití eran los únicos países en no contar con un instrumento de este tipo. En la actualidad, solo le falta a Haití.

Por otra parte, en el año 2010, se creó el  Tribunal Administrativo Tributario como un ente independiente para decidir sobre los recursos de apelación en materia tributaria y en 2016 redacta un primer borrador que sirvió de base al actual Código.

Evasión y defraudación
Pérez Aguilera recordó que hay dos conceptos fundamentales: La defraudación fiscal penal que es  aquel ilícito cometido por un monto igual o superior a $300,000. 

El Ministerio Público (MP) tiene competencia, establece sanciones de dos a cuatro años de prisión y en algunos casos obliga a la devolución del monto defraudado.

Evasión fiscal administrativa es cuando el ilícito es menor a $300,000. 

En este caso lo investiga la esfera administrativa a través de la Dirección General de Ingresos (DGI) y el Tribunal Administrativo Tributario. Acarrea prisión cuando hay la intención de defraudar al fisco y se materializa. 

Por ejemplo, si se emiten facturas falsas, por no llevar contabilidad y registros, hacerlo con falsedad o destruir de manera intencional los registros contables

Los más defraudados
La especialista afirmó que  los impuestos con mayor defraudación son el Impuesto sobre la Transferencia de Bienes Corporales Muebles y la Prestación de Servicios (Itbms), el  Impuesto sobre la Renta por remesas al exterior en concepto de pagos de servicios de proveedores del extranjero y el Impuesto sobre la Renta (ISR) de las personas naturales y jurídicas. 

Considera que el primer Código Tributario de Panamá, además de la penalización de la evasión fiscal, debe mejorar la recaudación y dar eficiencia y eficacia a la relación Fisco-contribuyente. 

 Garantías al contribuyente
Entre otros aspectos positivos y garantías al ciudadano, destacan: 

Auditorías fiscales. Podían durar hasta año y medio. El Código establece que solo pueden prolongarse seis meses, prorrogables cuatro meses en casos muy puntuales.

Prescripción: En el caso de las deudas generadas por impuestos omisos e impagos, prescribirán a los cinco años en el caso de directos y a los 12 años si se trata de indirectos. La prescripción es de oficio y de modo automático.

Auditoría: Tres años es el derecho que tiene el Fisco para determinar la veracidad de los actos o su inexactitud

-En el caso de las rectificativas, a excepción del Impuesto sobre la Renta, se conceden 18 meses para corregir un tributo ya presentado.

Formas de pago de los impuestos: Tarjeta de crédito, efectivo, cheque, pago en especie (con un bien, procedimiento refrendado por la Contraloría) y por compensación de cuentas (se puede compensar los impuestos adeudados contra una deuda comercial con el Estado).

Aclaró que los impuestos mantienen su regulación específica y el Código Tributario solo contempla las distintas relaciones entre el Fisco y el contribuyente en lo referido a procesos de defensa, devolución y los derechos del contribuyente.

Importante es la incorporación de la figura de la Defensoría del Contribuyente.

De igual modo, se establecen los jueces tributarios, instancia nueva dentro de la DGI que determinará los recursos de reconsideración.

El Tribunal Administrativo Tributario continuará decidiendo los recursos de apelación y se ocupará de determinar si un acto constituye defraudación fiscal y lo remitirá al MP.

Considera que la cercana puesta en vigencia del Código amerita como tareas prioritarias capacitar al personal en planta porque no contar con funcionarios que conozcan y dominen la nueva regulación “puede ir en detrimento del fisco”.

Además, asignar un presupuesto para lograr la incorporación de los jueces tributarios y la puesta en marcha de la Defensoría del Contribuyente.  

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias