Colapso del mercado deja al sector tecnológico vulnerable

Colapso del mercado deja al sector tecnológico vulnerable

Inversionistas se muestran cautelosos con respecto a compañías valoradas según las perspectivas de crecimiento.

Apple_Inc web

Los inversionistas se muestran cautelosos en cuanto a las perspectivas del sector tecnológico esta semana, después de que uno de los restantes bastiones del mercado cayó víctima de la caída generalizada de los valores en medio de crecientes temores sobre la economía china.

La caída agudizó una merma que dejó a algunos de los nombres más conocidos del sector de la tecnología con pérdidas aún mayores que las del resto del mercado. Apple, Microsoft e Intel perdieron casi un 9% cada uno durante la semana.

El revés también ha expuesto una brecha cada vez mayor entre las eufóricas valoraciones para las compañías privadas de tecnología y un mercado público de valores más sombrío, lo cual aumenta las posibilidades de una regresión para un grupo de compañías privadas de alto nivel que han llegado a encarnar las esperanzas del sector para el crecimiento futuro, según algunos inversionistas del sector de la tecnología.

Aunque las empresas públicas de tecnología no se cotizaban a altas valoraciones según estándares históricos, el sector se ha visto atrapado en un extenso colapso del mercado.

Muchas compañías tecnológicas estadounidenses generan más de la mitad de sus ventas en el extranjero, lo cual las hace más vulnerables al hecho de que el dólar estadounidense se está fortaleciendo a medida que otras monedas se debilitan, dijo Ryan Jacob, de Jacob Asset Management.

El más reciente desplome disminuyó las acciones de Apple en un 20% en el transcurso de un mes, borrando $150.000 millones de su valor en bolsa. La caída dejó las acciones a sólo 11 veces los beneficios esperados para este año, lo cual provocó que algunos inversionistas sugirieran que las valoraciones en el sector habían disminuido demasiado. Sin embargo, la velocidad de la caída de la semana pasada pareció dejar pocas ganas de buscar oportunidades de compra, y uno de los inversionistas señaló que Apple había caído a un múltiplo incluso menor de aproximadamente nueve, después de una mayor caída del precio de las acciones del 40% que ocurrió a inicios de 2013.

Las valuaciones tecnológicas se veían bastante bien y ahora realmente se ven bien a no ser que nos estemos encaminando hacia una recesión global, dijo el señor Jacob.

Es probable que el daño más profundo al sector de la tecnología debido al revés del mercado lo sientan las compañías valoradas según sus propias perspectivas de crecimiento, dijeron los inversionistas. Las compañías chinas de Internet han sufrido fuertes caídas, por ejemplo, las participaciones en la compañía de comercio electrónico Alibaba perdieron 9% la semana pasada para cerrar en $68,18, apenas por encima de los $68,00 de la oferta pública inicial (OPI) de la compañía de hace 11 meses y un 43% por debajo de su nivel máximo.

La tendencia descendente también planteó interrogantes sobre las infladas valoraciones dadas a un grupo de compañías privadas de tecnología conocidas como «unicornios». Gran parte del efectivo que ha estimulado sus valores ha sido proveniente de los fondos mutuos estadounidenses, y «no hay posibilidad alguna de que no se vean afectados» por el mayor repliegue en los mercados públicos, dijo Bill Gurley, un inversionista de capital de riesgo de Silicon Valley y un crítico de los excesos del mercado privado. Al igual que otros inversionistas en empresas tecnológicas de nueva creación, los fondos mutuos probablemente tendrán menos dinero disponible para respaldarlas en el futuro, dijo.

El retroceso del mercado de valores también implica que muchos de los unicornios se verán obligados a aceptar valoraciones más bajas en una OPI que las que lograron en sus más recientes rondas privadas de financiación, lo cual dejará a sus inversionistas con pérdidas sobre el papel, dijo el señor Gurley.

Richard Waters
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL