Colombia firma el acuerdo final para la paz

Colombia firma el acuerdo final para la paz

paz-colombia-03-808

Se habían dado la mano antes, pero fuera de Colombia, en La Habana. Ahora fue en Cartagena, frente a 2.500 invitados y las cámaras de televisión de todo el mundo.

Y esta vez, el presidente Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño Echeverri, máximo líder de la guerrilla de las Fuerzas Armas Revolucionarias de Colombia (Farc) no sólo se dieron un apretón de manos, sino que firmaron el acuerdo final que sus equipos negociadores habían alcanzado en La Habana, hace poco más de un mes.

El acuerdo es fruto de cuatro años de negociaciones realizadas en La Habana entre las partes, con la participación de los gobiernos de Noruega y Cuba, en condición de garantes; y de Venezuela y Chile, a modo de acompañantes.

Sin embargo, todavía resta un paso fundamental: El plebiscito que tendrá lugar el próximo 2 de octubre, en el que los colombianos decidirán si aprueban o no lo el texto.

La firma

Sin duda el momento central fue el de la firma del acuerdo final, que se realizó con un bolígrafo hecho con una bala.

Primero fue Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko, máximo líder de las Farc. Al acercarse al documento, se tropezó. Un colega que estaba sentado a mi lado dijo: Que se caiga ese jueputa.

Luego le siguió el presidente Juan Manuel Santos.

Se dieron un apretón de manos. Aunque algunos gritaron que se abracen, solo se pusieron las manos en los hombros.

Santos le regaló a Londoño Echeverri la paloma de la paz que llevó durante años en la solapa.

El pedido de perdón de Timochenko

Timochenko habló primero. Mientras pronunciaba su discurso algunos alrededor mío murmuraban: Que pida perdón.

Así que uno de los momentos más emotivos, que recibió una inmensa ovación, fue cuando pronunció las palabras: Ofrezco sinceramente perdón.

¡Al fin!, dijo el colega a mi lado, y sentí haber protagonizado un acto inmediato de posible reconciliación o al menos tolerancia.

La entrada de Humberto De la Calle

Humberto De la Calle fue un hombre clave en la negociación de paz.

Antes de la firma, el presidente, Londoño Echeverri y los miembros de los equipos negociadores de ambas partes entraron al escenario atravesando una puerta de la paz.

De todos los que se iban nombrando por los altavoces la mayor ovación de los más de 2.500 invitados presentes fue para Humberto De la Calle, jefe del equipo negociador del gobierno.

Aviones de guerra sobrevolaron el escenario de la firma.

Casi cuando ya terminaba el discurso de Timochenko, tres aviones de guerra sobrevolaron el escenario con un ensordecedor estruendo.

Esta vez venían a saludar La Paz y no a descargar bombas, dijo el líder de las Farc en referencia a los ataques aéreos que durante años lanzaron las fuerzas del gobierno sobre la guerrilla y que acabaron con varios de sus más altos mandos.

Al comenzar su discurso, Juan Manuel Santos asintió: Esos aviones eran un saludo a la paz.

No todos estaban seguros luego de que hubiera sido una buena idea.

No más guerra, no más guerra

Santos terminó su discurso muy emocionado. En un momento de su discurso el presidente Santos gritó no más guerra, no más guerra.

WEF
BBC Mundo

Más informaciones

Comente la noticia