Comentarios sobre ‘modelo de Libia’ pueden haber hundido la cumbre EU-Corea del Norte

Comentarios sobre ‘modelo de Libia’ pueden haber hundido la cumbre EU-Corea del Norte
El líder norcoreano Kim Jong-Un (i) y el presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump (d). Trump anunció esta semana la cancelación de la cumbre prevista con el líder norcoreano el 12 de junio en Singapur debido a la reciente "abierta hostilidad" por parte de Pyongyang.| EFE|Michael Reynolds

Hace unas semanas, Donald Trump especuló que podría recibir el Premio Nobel de la Paz por su diplomacia en el tema de Corea del Norte. Pero ahora el presidente estadounidense ha cancelado abruptamente su cumbre con Kim Jong Un, el líder norcoreano.

La cancelación de la muy anticipada reunión despertará, una vez más, los temores de un conflicto en la península de Corea. De hecho, ambas partes han recurrido a fanfarronear en cuanto a sus respectivos arsenales nucleares.

¿Qué ocurrió?

El miércoles, Choe Son Hui, un alto funcionario de Corea del Norte, afirmó que le correspondía a Estados Unidos (EU) decidir “si quiere reunirse con nosotros en una sala de reuniones o en una confrontación nuclear”.

La carta del presidente estadounidense cancelando la cumbre respondió: “Usted habla sobre su capacidad nuclear, pero la nuestra es tan grande y poderosa que le pido a Dios que nunca tengamos que usarla“.

Ahora existe un grave riesgo de que esta batalla retórica se intensifique, retrocediendo al mundo al período en que el presidente Trump amenazaba a Corea del Norte con “fuego y furia”.

El riesgo de una escalada de la crisis es exacerbado por el hecho de que el nuevo consejero de seguridad nacional de Trump es John Bolton, quien ha abogado abiertamente por la acción militar contra Corea del Norte.

Quienes advirtieron que el presidente Trump se apresuró en aceptar una invitación para reunirse con Kim considerarán que la cancelación de la cumbre es una reivindicación.

Los presidentes estadounidenses han evitado siempre reuniones directas con los dirigentes de Corea del Norte, por miedo a que esto les dé a los norcoreanos un golpe propagandístico. El riesgo de que una cumbre fallida empeore las tensiones también fue una consideración importante.

El presidente Trump rompió con esta tradición —y con el asesoramiento de sus altos funcionarios— al aceptar una invitación a la cumbre, la cual fue transmitida por Corea del Sur. El carácter impetuoso de su decisión siempre aumentó la probabilidad del surgimiento de desacuerdos y esto es precisamente lo que ha sucedido.

La ‘desnuclearización’

Por ejemplo, cada vez está más claro que EU y Corea del Norte tienen diferentes interpretaciones del término “desnuclearización“. Para la administración Trump, simplemente significa que Corea del Norte debe destruir sus armas nucleares y desmantelar su programa nuclear.

Sin embargo, para los norcoreanos la “desnuclearización” siempre fue parte de un proceso general de desarme en la península de Corea, el cual probablemente involucraba la partida de las tropas estadounidenses de Corea del Sur.

Muchos observadores se muestran escépticos sobre si se puede persuadir a Corea del Norte de que abandone sus armas nucleares bajo cualquier circunstancia.

¿El ejemplo de Libia?

Pero puede haber sido el ejemplo de Libia lo que finalmente hundió la cumbre. Bolton le dijo en la televisión estadounidense que el “modelo de Libia” para el desarme podría servir como una pauta para Corea del Norte.

Una interpretación inocente de los comentarios de Bolton es que EU esperaría un desarme completo, en lugar de sólo un congelamiento, del programa nuclear de Corea del Norte.

Sin embargo, Kim seguramente notó que algún tiempo después de que Libia se desarmó, Muamar el Gadafi, el líder libio, fue derrocado y asesinado. Corea del Norte podría haber concluido que eBolton estaba dando a entender que Kim debe sufrir una suerte similar. Las recientes declaraciones de Corea del Norte han incluido un airado repudio al precedente libio.

Dado que se pensó que Bolton estaba escéptico sobre la cumbre de Singapur, se especulará que el asesor de seguridad nacional estadounidense la saboteó deliberadamente. Esto prepara la escena para un importante aumento de las tensiones en la península de Corea.

Pero la saga completa es altamente impredecible. La carta de cancelación de Trump dejó abierta deliberadamente la posibilidad de que puedan resucitarse las conversaciones. En la telenovela del “Donald” y el “hombrecito del cohete”, sigue siendo posible que ocurra cualquier giro en la trama.


Por: Gideon Rachman
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias