Comer balanceado, lo más efectivo

Comer balanceado, lo más efectivo

Las personas que utilizaban edulcorantes no calóricos realizan más actividad física

Food for a balanced diet in the form of circle. Isolated on white

Si usted es de las personas que cada vez que almuerza se siente atraído por el postre, pero teme que le pueda provocar  aumento de peso, es hora que saque esa idea de la cabeza, porque solo se trata de un mito.

Diversos estudios demuestran que por naturaleza los seres humanos  son  atraídos por los dulces. Esto no es una sorpresa, pero si esa atracción  lleva a un consumo excesivo  enfrentará  las consecuencias.

La ventaja es que existen viarias alternativas para disfrutar del dulce sin  mayores  dificultades.

La nutricionista Raquel Tejada explica que el secreto está en el balance, usted puede disfrutar del dulce en las frutas o puede optar por un producto en su versión regular o light. Lo importante es conocer el consumo de calorías a lo largo del día y ajustar las porciones para que el resultado final sea un equilibrio ideal para su organismo.

La experta agregó que sea regular o light el consumo debe ir acompañado de actividad física y un consumo consciente, es decir no caer en abusos.

La Academia de Nutrición y Dietética de Ohio, Estados Unidos (EE.UU.),  destaca que todos los alimentos pueden ser parte de una dieta, siempre y cuando se consuman con moderación, respetando el tamaño de las porciones  y se realice actividad física.

La nutricionista Consuelo Pardo comentó que no hay alimentos buenos o malos, solo dietas mal balanceadas.

Cada alimento  tiene una composición química y funcionan como un vehículo de nutrientes. Por esta razón, es de suma importancia que todos estén presentes en la alimentación diaria.

Por ejemplo, las frutas son excelentes fuentes de vitaminas y antioxidantes, las carnes y lácteos de minerales y proteínas,  los cereales y tubérculos de vitaminas y fibra e incluso las grasas y el azúcar son importantes para el buen funcionamiento del cuerpo.

Pardo agregó que dentro de una alimentación balanceada es esencial mantener una correcta hidratación, ya que el líquido representa alrededor del 60% del peso corporal y participa en diferentes procesos como la digestión, respiración, absorción y excreción, ayuda a eliminar toxinas del cuerpo y mantiene la temperatura corporal.

Todas las personas tenemos necesidades calóricas y nutricionales diferentes, de ahí la importancia de aportar diariamente porciones adecuadas y suficientes de todos los grupos de alimenticios con el  fin de proporcionar toda la energía y nutrientes requeridos, sostiene  la Academia de Nutrición y Dietética.

Los beneficios

Debido a que algunos alimentos contienen más calorías que otros, la recomendación de balancear la dieta con versiones regulares y light se mantiene como una de las mejores para quienes cuidan su salud y peso.

Los productos o alimentos en su versión light  contienen, por lo general, edulcorantes no calóricos, es decir, el sabor es el mismo pero no aportan calorías.

Un estudio del Centro de Nutrición y Salud Pública de la Universidad de Washington reveló que las personas que consumían edulcorantes no calóricos poseían un mejor puntaje basado en el Índice de Alimentación Saludable (HEI, por sus siglas en inglés), que las personas que no los consumían.

El HEI es una herramienta que evalúa la cantidad de alimentos que se ingieren, asignando diferentes puntuaciones a diversos rangos. Si los alimentos se consideran saludables, a mayor cantidad, más puntos se reciben.

De igual manera, el estudio demostró que las personas que utilizaban los edulcorantes no calóricos realizaban más actividad física y eran menos propensos a fumar.

Según Pardo, nuestro organismo no sabe que estamos haciendo dieta, simplemente está sufriendo una situación restrictiva y busca optimizar sus funciones en pro de la supervivencia, lo que  logra a través de ajustes metabólicos y hormonales.

Una alimentación restrictiva es calificada como una agresión al organismo, ya que debe modificar su forma de trabajar para poder enfrentar los cambios.

Ante la falta de energía, el organismo reacciona disminuyendo el volumen muscular y   almacena energía extra en forma de grasas.

Al finalizar la dieta restrictiva tenemos menos músculo para trabajar y un metabolismo lento, lo que permite ahorrar fácilmente la energía en forma de grasa. 

Las dietas que restringen algún grupo de alimento, generalmente las bajas en carbohidratos, proteínas o grasas, tienen como consecuencia un déficit en el consumo de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales. 

Dietas restrictivas

Dietas cetogénicas: Pocos carbohidratos y muchas proteínas y grasas. Comprometen el sustrato energético del cerebro, provocando serios trastornos renales y hepáticos que lesionan la salud.

Dieta líquida: Limita el aporte calórico, vitaminas, minerales y fibra.

Dietas que excluyen algún nutriente: Generan desequilibrios hormonales y metabólicos.

Dietas de alimentos específicos como el pepino o atún: Restringen el consumo de otros nutrientes presentes en los grupos de alimentos energéticos y provocan alteraciones en el metabolismo. 

Sassha Fuenmayor Yépez
Sassha.fuenmayor@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia