Cómo adaptar el lugar de trabajo al cambio y a la innovación

Cómo adaptar el lugar de trabajo al cambio y a la innovación

business, people, cloud computing and technology concept - smiling business team with smartphones, tablet pc computers working in office

La innovación del software y las respuestas valiosas que ayuda a proporcionar a partir de datos continúan produciendo avances sin precedentes que transforman el mundo que nos rodea, brindan autonomía a las personas y permiten el crecimiento de las economías. Desde la construcción de ciudades inteligentes y la predicción anticipada de crisis climáticas, hasta la mejora de la agricultura y la lucha contra enfermedades, la omnipresencia y utilidad de los datos ayudan a mejorar nuestras vidas diarias.

Nuestro lugar de trabajo cambia velozmente. Cada vez más las tareas laborales se realizan desde lugares diferentes y con distintos dispositivos que ayudan a las personas donde quiera que se encuentren. El panorama competitivo evoluciona con la misma rapidez. Por un lado, las empresas se enfrentan a la presión en aumento de la competencia, que ha podido lograr paridad en términos de servicio, tecnología y precio. Por el otro, hasta las empresas más consolidadas, para mantener su vigencia, deben adoptar nuevos modelos de negocio, en muchos casos, habilitados por la movilidad y la nube.

En esta feroz carrera, las organizaciones deben estar en evolución constante para sobrevivir. Esta evolución o transformación exige innovación en frentes como productos, servicios o modelos de negocio, que faciliten el actuar con una rapidez cada vez mayor. Afortunadamente en muchos casos, la alta dirección está impulsando el cambio.

Al reconocer la necesidad de la transformación, los directivos empresariales llegan a la conclusión de que debe producirse un cambio radical en la forma de trabajar de las personas; porque los empleados son el recurso primordial de la innovación, y TI se encuentra en condiciones únicas para apoyar y hacer posible ese cambio.

Es imprescindible que las tecnologías y los espacios laborales evolucionen para admitir nuevas formas de colaboración, pero también es preciso considerar el componente cultural, que es decisivo para lograr el éxito.

Uno de los paradigmas que para la industria representa una base para desarrollar una empresa que aproveche al máximo el modelo digital es el SMAC (por las siglas en inglés para: Medios sociales Social-, Dispositivos móviles Mobile-, Analytics y Nube Cloud). Es indudable que este paradigma tiene un impacto profundo en el lugar de trabajo al incorporar nuevas áreas de enfoque o cobertura en el desarrollo de los negocios. Ahora más que nunca es imposible considerar que la tecnología sea la única clave del éxito en la transformación, la cultura y el entorno se unen a la ecuación.

Procesos y herramientas de la era industrial

Es posible que los procesos y las tecnologías que permiten implementar los cambios necesarios en los procesos de negocios, no formen parte de los procesos y herramientas de trabajo de las personas. Este fenómeno tiene especial relevancia en el caso de una fuerza laboral distribuida. Si los empleados no cuentan con las herramientas adecuadas para colaborar en forma sencilla con otros miembros del equipo, es posible que se llegue a una parálisis parcial o total de los flujos de trabajo, reduciendo la productividad de todo el grupo y de la empresa en su conjunto.

El impacto va más allá de la fuerza laboral distribuida. Si no se implementan las tecnologías y los espacios de trabajo adecuados, pueden surgir problemas hasta para los empleados que comparten el edificio. Es posible que una sala de reuniones no esté disponible o pueda ser difícil de hallar. También puede ser difícil compartir un documento con el proyector de la sala de conferencias si no se dispone del adaptador adecuado. Además, la productividad personal puede verse afectada por dificultades menores, como olvidarse una contraseña o poseer una tecnología incompatible.

Otro desafío común para las grandes empresas es la inteligencia encerrada. Puede resultar sumamente complicado encontrar a la persona con el conocimiento adecuado para proveer las respuestas a las preguntas que tienen los equipos de trabajo y que les impiden avanzar en sus tareas o proyectos; esta inteligencia encerrada es más frecuente en organizaciones grandes y distribuidas en distintas regiones del mundo. Para resolver este problema tenemos la inteligencia empresarial. En la actualidad, las empresas desbordan de terabytes de datos y tienen dificultades para administrarlos. Si se implementan las herramientas de análisis adecuadas, esos datos pueden convertirse en información valiosa, y ser la clave para agilizar la toma de decisiones.

TI: Hacer posible la pila SMAC

A medida que el paradigma SMAC se convierte en la nueva guía para la empresa digital, su papel crece en importancia para transformar el lugar de trabajo. La convergencia de sus cuatro componentes posee un efecto multiplicador para impulsar el cambio, que es más grande y más profundo que la suma de sus partes y es lo que Intel denomina la pila SMAC.

Medios sociales: Proporcionan una manera natural e intuitiva para que las personas se comuniquen y colaboren con sus colegas o con sus clientes. Elimina las jerarquías tradicionales de comunicación para mejorar las relaciones más allá de los límites geográficos y encontrar información valiosa en toda la empresa. También es una manera de democratizar ideas y opiniones, permitiendo a todos los empleados expresarse en un plano de igualdad.

Dispositivos móviles: En la actualidad, el trabajo ya no es más el lugar al que se acude; es lo que uno hace. La computación móvil es la herramienta que posibilita eso, ya que permite trabajar en cualquier momento y lugar. Las ventajas de los dispositivos móviles trascienden los patrones laborales flexibles para ayudar a las empresas a aumentar su dinamismo y su capacidad de respuesta.

Analytics: El análisis avanzado ofrece información valiosa en tiempo real a la hora de tomar decisiones y lograr que tengan fundamento organizacional. Se trata de habilitar un asesor inteligente, que brinde a todos los empleados datos claves de la empresa y que incorpore la democratización del análisis, logrando eliminar los silos que atrapan los datos en manos de pocos.

Nube: Mediante sistemas de TI compartidos en la nube, los empleados tienen acceso a datos y a la información que necesitan, en el momento en los necesitan, utilizando cualquier dispositivo y sin importar el lugar donde estén. El acceso a documentos de todo tipo se vuelve prácticamente irrestricto en la nube y se puede llegar a ellos en cualquier momento. Asimismo, la nube es una oportunidad para virtualizar el entorno de oficina, fundamental para transformar el lugar de trabajo.

Instalaciones: Por último, para apoyar nuevas formas de trabajo, es necesario contar con el entorno físico adecuado. En realidad, se trata de lograr un cierto nivel de armonía entre el lugar de trabajo y el estilo laboral para que estén alineados. Las instalaciones y TI siguen creciendo cada vez más a la par y, en algunos casos, se están fusionando. Por ejemplo, hoy una mesa de conferencia en una sala de reuniones es exactamente eso: una mesa. Sin embargo, en el futuro cercano, podrá incorporar una superficie de pantalla táctil con conectividad a la red. Debido al cruce inevitable entre instalaciones y TI, una estrategia ideal de transformación del lugar de trabajo consiste en reunir a los responsables de estas áreas para que fusionen sus talentos y trabajen en equipo.   

Lorena Sequeira
Experta en Mercadeo
Intel América Latina

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL