¿Cómo implementar el Home Office?

¿Cómo implementar el Home Office?

El Home Office o teletrabajo es una modalidad creciente en los países de Latinoamérica y aporta beneficios como la movilidad de las ciudades, reduce la huella de carbono e impacta significativamente en los objetivos de nuestros colaboradores.

En estricto sentido, se entiende como la oportunidad “brindada” a un colaborador para desarrollar funciones y actividades laborales desde una ubicación remota, sin supervisión inmediata y bajo comunicación a distancia.

Sin embargo, ¿qué sucede si lo traducimos estratégicamente? Dejemos ir por un momento la idea del “privilegio hacia el empleado”, y comprendámoslo como un modelo de liderazgo que potencia la oportunidad de atraer a los mejores talentos, retener y fidelizar a los colaboradores más eficientes; así como reducir costos en infraestructura, manutención y trasportación.

En el continente europeo cerca del 35% de las empresas ofrece a sus colaboradores laborar desde casa. En Latinoamérica compañías como Softland ya están generando empleos mediante esta modalidad, aplicándola con sueldos competitivos en los últimos años.

“Uno de los cambios más importantes es la despersonalización, tanto de la voz de mando como del ejecutor. Hablamos de contar con mediciones y feedbacks mucho más naturales y asertivos que se aplican a la actividad realizada, no a la persona”, agregó Teresa Morales, directora de las Soluciones de Recursos Humanos de Softland.

Descartar el presencialismo como garantía de actividad, merece contemplar herramientas diferentes de organización de metas. Cuando en su filosofía cambian la unidad de medida de horas por resultados, en automático aportan autonomía al colaborador y enfoque al líder.

La forma de implementar este nuevo modelo de gestión dependerá por supuesto del tipo de industria, giro, y actividades de cada empresa. Sin embargo, el camino más sencillo para integrarlo estriba en la evaluación previa.

En este caso, se trata de identificar los perfiles de puesto con el potencial para adaptarse, controlarse y mantenerse bajo un entorno remoto, con vías de desarrollo y evolución a fin de mejorar el rendimiento de todo un departamento.

La tecnología, a diferencia de cualquier inversión física, es mucho más escalable. Softland propone una serie de soluciones tecnológicas para digitalizar el talento humano y hacer que el teletrabajo sea una actividad exitosa en las organizaciones.

Fidelizar o morir

Contar con los mejores talentos, y además mantener a los aliados con mayor experiencia y la antigüedad suficiente para desempeñarse con el compromiso a tope, es algo que todo director y dueño aspira. La pregunta con respuesta titubeante es: ¿cuál es tu estrategia para fidelizarlos?

La motivación principal sin duda seguirá siendo la económica. No obstante, la reestructuración e incrementos del sueldo son finitos. Es decir, la ganancia por actividades, puestos y servicios tiene un límite.

Esto sin incluir a aquellas compañías que carecen de prácticas de evaluación y desempeño con tal de no ofrecer un sistema transparente de aumento de salarios.

El Home Office es una opción más para la relación compañía-colaborador, pero se respalda con un trasfondo que apela por alejarnos del liderazgo conservador. Se trata de entender que los profesionales son personas autónomas contratadas para generar un consenso a fin de alcanzar objetivos.

Más informaciones

Comente la noticia