¿Cómo pueden competir mejor las empresas en el mundo post COVID-19?

¿Cómo pueden competir mejor las empresas en el mundo post COVID-19?

La contingencia actual cambió para siempre la forma de operar de las empresas y también el trabajo, las cadenas de suministro y el comercio electrónico no volverán a ser lo que eran.

De la cadena de suministro aprendimos que para sobrevivir y ser exitosa se debe volver más automatizada; con herramientas que busquen reducir la escasez y controlar los procesos y costos eficientemente desde la materia prima hasta el producto final.  Además el poder anticiparse y prepararse para los cambios bruscos en la demanda y la capacidad de manufactura requiere una transformación digital integral.

Así lo plantea Claudio Muruzabal, presidente de Sap Latinoamérica y el Caribe, quien en entrevista con Capital Financiero, destaca que en medio de esta coyuntura, el consumidor hoy depende más que nunca en el comercio electrónico y a las herramientas virtuales para poder satisfacer sus necesidades diarias.

Aun cuando los negocios regresen a cierta normalidad con las compras presenciales, los consumidores se volverán aún más exigentes a la hora de completar una transacción, ya sea por vía electrónica o en un lugar físico. Emociones tales como la lealtad y la confianza se volverán más relevantes que nunca.

“El reto mayor para las empresas que venden productos y servicios será como efectivamente captar e interpretar la experiencia para alcanzar una mayor satisfacción de sus clientes.  La capacidad que tendrán las empresas de “cómo” interpretar estos datos de satisfacción, para luego aplicar este conocimiento a su toma de decisiones, cobrará aun mayor importancia”, sostiene Muruzabal.

Para el presidente de Sap Latinoamérica y el Caribe, la clave para competir mejor es la tecnología: Es la que permite nivelar el campo de juego entre pequeños y grandes, eliminando barreras, así sean globales. “Por eso, hay que pensar en grande, prepararnos y adelantarnos a las expectativas de nuestros clientes para ganar mercado y crecer”.

 Le consultamos sobre ¿qué hacer para no desaparecer cómo empresa y no perder nuestros clientes?, a lo que nos indica que en medio de la pandemia, rapidez, foco en lo esencial, y cuidar la caja, es primordial.

Para el día después, que es la fase donde nos encontramos ahora que la mayoría de los países comienzan a reabrir y a la relajar las restricciones, Muruzabal observa tres procesos claves:

El primero es cómo nos conectamos con nuestros clientes potenciales. El comercio electrónico se volverá más relevante y cómo evaluamos la experiencia de ese cliente se volverá aún más crucial.

El segundo es la cadena de suministro, que se volverá más automatizada con herramientas que generen eficiencias en todos los procesos.

La tercera realidad clave se fundamenta en cómo cambiará la fuerza laboral. Es un cambio significativo, donde el trabajo virtual predomina. Esta realidad va a requerir herramientas tecnológicas que faciliten servicios administrativos, desde el desarrollo del personal hasta el manejo de beneficios, entre muchos otros.

Considera que al final de esta compleja coyuntura encontraremos empresas que muy seguramente comenzaron su transformación digital y tuvieron las herramientas primordiales para sobrevivir a la crisis y navegar lo que viene. Todo esto se verá reflejado a la final en una base leal de consumidores.

En la entrevista con Capital Financiero, Claudio Muruzabal, presidente de Sap Latinoamérica y el Caribe, también nos dio su análisis ante las siguientes interrogantes:

¿Cómo enfrentar con éxito la reapertura de los sectores económicos y cuáles de ellos pueden adaptarse con mayor facilidad a la denominada nueva normalidad?

 Los tiempos que vienen serán probablemente duros; un estudio que realizó IDC a fines de abril pronostica que el 50% de las empresas tendrán una reducción en sus ingresos y a pesar de que en un escenario probable se espera que el Producto Interno Bruto (PIB) se contraiga en más allá del 5%, también es cierto que América Latina es una región acostumbrada a las crisis y con mayor capacidad de recuperación que el promedio mundial.

Dependiendo de las industrias, habrán empresas que se recuperen más rápido que otras; por ejemplo el sector financiero y de telecomunicaciones está entre los que prácticamente no se ha detenido hasta la fecha, mientras que algunos sectores del consumo, manufactura y energía serán los que puedan tener un regreso más lento.

Para apoyar a las empresas en esta etapa crítica, hemos puesto a disposición varios productos de SAP sin costo, que permiten medir el clima de trabajo remoto, acercar a proveedores y clientes que procuran materiales y productos que puedan escasear durante esta crisis.

 ¿Cómo satisfacer a las nuevas exigencias o expectativas de nuestros clientes?

Para satisfacer las exigencias y expectativas de nuestros clientes debemos reflexionar sobre qué tipo de empresa queremos ser. Un ejecutivo latinoamericano me decía, “ahora tenemos que ver nuestra empresa como si hoy comenzáramos de cero, sin las restricciones actuales”.

El momento de invertir y transformarse es hoy. Ya sea una empresa pequeña, mediana o grande, la competencia no es más la que está en la misma cuadra, barrio o ciudad; ahora la competencia es global.

La clave para competir mejor es la tecnología: Es la que permite nivelar el campo de juego entre pequeños y grandes, eliminando barreras, así sean globales. Por eso, hay que pensar en grande, prepararnos y adelantarnos a las expectativas de nuestros clientes para ganar mercado y crecer.

En el caso de Panamá, ¿cómo estás tecnologías se convierten en claves para consolidarse como hub logístico  

Para SAP, el mercado de Panamá resulta especialmente estratégico por su ubicación geográfica lo cual lo convierte en un punto de encuentro ideal para el desarrollo de negocios.

En los últimos años, con el mejoramiento de la infraestructura y la ampliación del Canal, entre otras obras importantes, el país logró atraer a un gran número de empresas de varios sectores.

Panamá es un hub o centro de negocios versátil que ha demostrado condiciones muy favorables para la inversión extranjera, seguridad jurídica y un recurso humano altamente capacitado.

En SAP estamos conscientes de que en estos momentos difíciles esas compañías que han llegado al país necesitan mantener el flujo de negocios, desarrollar una logística de suministro eficiente y; además, afinar las estrategias para continuar operando después de esta coyuntura.

Sin duda, consideramos que la tecnología es una herramienta muy estratégica para seguir contribuyendo al fortalecimiento de diversos procesos dentro de las organizaciones; especialmente en la cadena de abastecimiento, clave para un centro logístico como Panamá.

Darsy Santamaria Vega
[email protected]
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com