¿Cómo reaccionamos en estampidas humanas?

¿Cómo reaccionamos en estampidas humanas?

EL UNIVERSAL / GDA
México

Científicos conductuales de la Universidad de Toulouse (Francia) crearon un modelo que retoma la forma en que actúan las personas en espacios reducidos y atestados de gente.
Con esto explicarían cómo ocurren las tragedias de estampidas humanas y así crear acciones de prevención más efectivas.
La simulación de lugares concurridos ayuda a los arquitectos a diseñar espacios públicos seguros.
Sin embargo, hasta ahora ignoran la conducta humana cotidiana al caminar, como ir conversando o detenerse para atarse las agujetas, lo que implica una complejidad mayor.
Al ignorar esto, se deshumaniza a las personas y se consideran como partículas estáticas que reaccionan a fórmulas como cuánto toma ir de un lugar a otro.
El nuevo modelo diseñado por Mehdi Moussaid y su equipo partió de las dinámicas de las multitudes y cómo funciona el cerebro.
Para ello partieron de la idea de cómo los beisbolistas capturan la pelota en sus primeros juegos y cómo mejoran con el tiempo.
Los investigadores descubrieron que el cerebro no procesa ecuaciones complejas para lograrlo, sino que desarrolla pequeñas sinapsis basadas en la experiencia.
Tratamos de mantener el ángulo de la caída de la bola.
Si hacemos esto, la bola caerá en nuestras manos.
Estas reglas simples, llamadas heurísticas, se pueden transformar en fórmulas matemáticas y trasladarse a modelos de computadora, dijo Dirk Helbing del Instituto Tecnológico Federal Suizo, coautor del estudio que se publicó en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.
Después de estudiar patrones de peatones en videos, el equipo se concentró en las reglas que la gente está acostumbrada a utilizar en su cotidianidad y transformarlas en fórmulas heurísticas.
Las personas basan su conducta al caminar en la información visual, el cerebro considera la distancia y los obstáculos, de tal forma que adaptan su velocidad y el camino que seguirán.
Sin embargo, éste modelo presenta predicciones de trayectorias individuales y patrones colectivos que crean líneas unidireccionales, así como grupos que avanzan y frenan.
La combinación de estas conductas provocarían colisiones, así como empujones que terminan en las estampidas humanas.
Algunas de los patrones que hallaron es que en interacciones sencillas en un pasillo, las personas se alinean en torno a éste de tal forma que se pierde la capacidad de regular la velocidad y distancia, por lo que al acumularse las personas se crean verdaderos cuellos de botella que en escenarios de emergencia impiden salir de éste.
La relevancia del estudio es que nunca se había creado un modelo conductual de las dinámicas de las multitudes a partir de la observación empírica, por lo que ésta sumulación ayudaría a prevenir escenarios de crisis, dijo Iain Couzin del departamento de biología conductual de la Universidad de Princeton.

Más informaciones

Comente la noticia