¿Cómo ser exitoso en el sector agrícola en tiempos difíciles?

¿Cómo ser exitoso en el sector agrícola en tiempos difíciles?
VeggieFresh se ubica en el Banco de Rovira en Potrerillos Arriba, provincia de Chiriquí.| Melissa Novoa

En algunos metros sobre el nivel del mar más arriba de donde hoy se encuentra VeggieFresh en el Banco de Rovira en Potrerillos Arriba, Guillermo Villarreal pasó su infancia comiendo pimentón y tomate que se sembraba en la finca que tenía su padre.

Él recuerda que los tomates y pimentones se sembraban en una tierra sin fertilizante y en la que solo se echaba la ceniza de la leña para resguardarla del ataque de los insectos que había en el lugar.

Por eso cuando 50 años después el empresario decide invertir en la agroindustria, le vuelven esos recuerdos de infancia y se le hace lógico que, si en una finca a más de mil 200 metros sobre el nivel del mar en la que el uso de la tecnología era nulo y los productos tenían buen sabor, si lograba hacerlo de una mejor forma seguro podría conseguir ser el doble, el triple y hasta cuatro veces más productivo.

Para un empresario que ha estado en diferentes actividades económicas, el ingresar en la agrícola parecería una decisión no muy acertada; sin embargo, él asegura que no fue un escopetazo al aire.

Este negocio no es más que la mitigación de adversidades y de potenciar bondades”.

Guillermo Villarreal

Con esto en mente Guillermo Villarreal, propietario y gerente general de VeggieFresh, habló con ElCapitalFinanciero.com sobre lo que está sucediendo en el sector agro, su experiencia para sortear las dificultades que se pueden presentar y las recomendaciones que les daría a los otros productores en la región.

>>Teniendo negocios en la banca, en la industria y en otros sectores ¿por qué invertir en uno de tantos riesgos como lo es el agrícola?

Contrario a lo que muchos piensan, la agricultura hortícola bajo clima controlado, como lo hacemos en VeggieFresh, es la actividad económica de más bajo riesgo en el agro. Esta actividad lo que implica no es riesgo, sino disciplina; siguiendo un protocolo de rígido cumplimiento.

>> ¿Qué hay que tener en cuenta para ser exitoso en el agro?

Le voy a poner un ejemplo muy pragmático. El trópico es el trópico. Pregúntese por qué Fernando De Lesseps, quien hizo un canal exitoso en Egipto, y cuando vino a hacerlo a Panamá, acabó arruinado por las enfermedades tropicales.

Las plantas son seres vivos, por lo tanto, hay que estar claro que los peligros de enfermedades en el trópico para los seres vivos son mucho más elevados que en un desierto. Un desierto no tiene la proliferación de flora, ni de bacterias, hongos, nemátodos, como sí lo tiene el trópico.

Hay que estar muy consciente de que, para poder ser exitoso en el trópico, lo primero que usted tiene que controlar no es cuánto kilo por metro cuadrado va a producir, ya que eso es una consecuencia de lo que hay que hacer primero y que tiene que ver con el manejo preventivo del producto.

>> En esos casos ¿qué tiene que hacer el productor?

Aquí siempre se están haciendo investigaciones no solo para determinar qué elementos se pueden implementar para mejorar la productividad y ahorrar; sino para prevenir enfermedades. Pero, eso hay que hacerlo in house y no externamente, porque nadie me hace investigación y desarrollo para este entorno.

Lo que pasa en Holanda y en España no me sirve de nada, porque lo que sucede en esos países no es lo mismo que pasa aquí. Si allá crece un insecto, acá en el trópico húmedo crecen 20. En ocasiones traen especialistas de otros países para que aporten conocimientos al sector agrícola ¿qué se puede aprender de estos especialistas?

Aquí vienen los israelíes a aprender. Lo único que puede hacer un extranjero es decir lo que existe en su país, pero no puede decir las enfermedades que se van a producir acá, ni las variedades que van a salir de un producto.

Esa es una tarea que tenemos que hacer in house. Sin exagerar, 100 metros más arriba de donde estamos o 100 metros más abajo, el comportamiento del ambiente no es el mismo, no son las mismas variables, ni la misma intensidad en que crece un insecto o ataca un hongo. Es decir que cada quien debe acondicionar las estrategias dependiendo del entorno.

Aquí (en VeggieFresh) tenemos un departamento de investigación y desarrollo porque no se puede pensar en que el Gobierno lo dé todo. Y en lo único en lo que son buenos los gobiernos, históricamente hablando, es robando y dando dádivas para convertir a la población en gente de segunda clase.

Los gobiernos no han sido capaces de hacer una carretera decente a la comunidad de Banco de Rovira, pese a que aquí hay una inversión de 15 millones de dólares de una empresa que le da empleo formal a trabajadores del sector agrícola. Creo que hasta la mala educación que recibimos los panameños es con premeditación, alevosía y ventaja. En algún momento pensé que era una casualidad, pero tristemente he tenido que aceptar que lo han hecho sistemáticamente.

>> ¿Eso qué ha traído como consecuencia?

Cuando me fui de la provincia de Chiriquí hace 45 años para estudiar en la universidad dejé una sociedad con alto sentido de la propiedad. Hoy otra es la historia. Aquí ha habido que tener una lucha enorme para que la gente aprecie el trabajo porque prefiere vivir del llanto y que le den migajas con programas como la Beca Universal, la Red de Oportunidades, que trabajar, lo que crea un círculo pernicioso.

No sé cuántas personas cree el Gobierno que tendremos que pagar a través de nuestros impuestos las pensiones o jubilaciones no contributivas de los 120 a los 65, si el agro no cotiza en el seguro social porque está sumido en la informalidad. En vez de darle una buena educación. Este no es un tema político, sino populista que le hace gran daño a la sociedad.

>> Siendo el agro un sector sumido en la informalidad ¿cómo ha tenido que hacer para mantener la mano de obra en una actividad agrícola?

Aquí a los indígenas se les ha tenido que enseñar todo. Llevo una estadística de cuántos trabajadores he tenido que contratar. Llegué a contratar en un periodo de cuatro años mil 100 trabajadores, y luego de filtrar nos hemos quedado con 92. Eso lo que demuestra es la cantidad de gente que no ha tenido ni la paciencia ni la habilidad para aprender, ni han tenido la humildad y un esquema de disciplina que se debe cumplir todo el tiempo.

>> Además de gerenciar una empresa agrícola en Chiriquí, también forma parte del Centro de Competitividad de la Región Occidental (Cecomro) ¿qué avance ha tenido el centro de competitividad?

Guillermo Villarreal en las instalaciones de VeggieFresh. | Melissa Novoa

Por primera vez logramos que los empresarios entiendan que el Gobierno no va a hacer nada por nosotros, sino demostramos que somos sujetos de confianza, que pasamos del llanto y el lamento a la acción, y que somos proactivos y propositivos. A mí nadie me sale a financiar la planilla ni la deuda bancaria, sino soy capaz de hacerlo. No me voy a sumar al problema, sino a la solución.

Soy patrocinador financiero de Cecomro por 3 años, junto a otros empresarios que de alguna forma supimos sortear las adversidades del Gobierno y del entorno económico. Cecomro es una alianza público-académico- privado donde el sector privado no es un espectador, es un actor no solo activo y propositivo sino económico. Aquí el sector privado tiene que hacer su aporte económico para hacer lo que hay que hacer.

En ese ejercicio nos hemos encontrado aliados importantísimos como el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) liderado por Susana Pinilla, la Senacyt, Oteima, la Ciudad del Saber y hemos encontrado una sinergia tan interesante que ya hay otras provincias que están haciendo su Cecomro.

>> ¿Hay alguna diferencia entre la experiencia de Chiriquí y la de las demás provincias?

Cada provincia tiene sus potencialidades. No quiere decir que allá hay que repetir las mismas cosas que se hacen en Chiriquí. Cada región ya sea por su clima, cultura, tiene sus propias fortalezas y debilidades.

Solo es una cuestión de identificar cuáles son esas fortalezas. ¿Cómo se debe hacer? Lo importante es cohesionarse para lograr propósitos. Siempre digo que, en un país pequeño, unidos somos pequeños, divididos somos doblemente más pequeños. Usted sabe a cuántos productores de tierras altas les ofrecí importar fertilizantes con nosotros, lo que le ahorraría el 22% del costo, y ninguno se me ha acercado.

También he ofrecido el servicio de germinación por alta tecnología, y solo dos productores han aceptado. Todo el mundo cree que es el dueño de la fórmula de la bomba atómica y se encierran en un círculo que yo le llamo el círculo pernicioso.

>> Si pudiera hacer recomendaciones a los productores ¿qué les diría?

Hay dos cosas básicas que recomendaría a los productores: primero que se olviden del Gobierno, primera regla de oro y segundo siembra menos, pero hazlo bien.

No podemos seguir hablando de que somos potencialmente, tenemos que pasar de la potencialidad a los hechos. Es igual en todas las actividades. Por ejemplo, en un país altamente deficitario en leche, cómo es posible que aquí tengamos lecheros con vacas que producen 7 litros por día, cuando el promedio mundial anda en 14-15 litros por día.

>> ¿Cómo olvidarse del Gobierno?

En uno de los análisis del plan de negocios que hicimos se determinó que había tres elementos de incentivo a la inversión en el sector primario: un incentivo a la exportación por cada contenedor exportado, otro contemplado en la ley 25 en el que el Gobierno le reconoce el 50% de la inversión a los que exportaban 200 mil dólares, y un tercero en que la empresa no está sujeta al pago del 7% del Itbms porque mi producto no está gravado y si lo exporto menos.

Hace exactamente 3 semanas la Dirección General de Ingresos aprobó la resolución para devolverle un millón de dólares en impuestos que había pagado en Itbms cuando importé toda la infraestructura de la finca. Cinco años he peleado para que me hagan la devolución ese dinero, y hasta ahora se ha firmado la resolución.

Si yo tengo que apostar a que esos incentivos van a ser posibles para que esta empresa exista, ya la hubiera cerrado cinco o seis veces. En ese caso hay que hacer tripas corazón, seguir y meterse la mano en el bolsillo e invertir. Si estabas contando con esos recursos para mantener a la cuadrilla de profesionales de investigación y desarrollo, para meter el sistema de reciclaje de fertilizantes, o para otras cosas…Por eso hago las cosas a pesar de los gobiernos.

Más informaciones

Comente la noticia

  • Juan

    Excelente, este tipo de información es clave para los que desean invertir en el campo. La economía necesita ser difundida así como lo hace este diario. Muy buena noticia!!!

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL