¿Cómo será el cierre fiscal 2020? Las claves para los contribuyentes y empresas

¿Cómo será el cierre fiscal 2020? Las claves para los contribuyentes y empresas

En atención a la crisis de salud pública generada por el COVID-19, el Gobierno Nacional decretó Estado de Emergencia Nacional y se adoptaron múltiples medidas relacionadas con aspectos laborales, el cierre y reducción de actividades de las empresas y la restricción de la movilidad de los ciudadanos. Luego de transcurridos poco más de 10 meses, el estado de emergencia aún se mantiene.

Si bien es cierto el cierre fiscal del año 2019 se vio impactado por la pandemia, será el cierre fiscal del 2020 el que verdaderamente represente el reto para los contribuyentes. ¿Qué sabemos con certeza? Que no hay reglas tributarias especiales para las situaciones extraordinarias que los contribuyentes enfrentaron durante este período y que las medidas de alivio emitidas por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), así como la Dirección General de Ingresos (DGI) estuvieron orientadas a flexibilizar los pagos al Tesoro Nacional y los vencimientos de las distintas obligaciones.

Por lo tanto, el reto es aplicar las normas legales y reglamentarias existentes a la nueva normalidad tributaria.

Aunque el cierre fiscal presupone una complejidad de temas y asuntos, y que estos varían según el tipo y tamaño del negocio y la industria a la que pertenece, nos referiremos en este artículo a los asuntos más comunes a los cuales se debe poner atención.

Reconocimiento de ingresos y ajustes relacionados

Los contribuyentes deben tener en cuenta que la Dirección General de Ingresos solo acepta declaraciones de renta preparadas con base a un registro de contabilidad donde el sistema de devengado sobre la base de las Normas Internacionales de Información Financiera. Y esta regla tiene muy pocas excepciones.

Un tema muy común en este período, fueron los descuentos a los clientes y las devoluciones de las mercancías y la documentación de estas a través de notas de crédito. Se debe recordar que sobre la documentación de las notas de crédito se tienen las mismas obligaciones que respecto a las facturas: es decir, debe documentarse, cualquiera sea la forma en que se perfeccione la transferencia o venta de bienes o la prestación de servicios, la nacionalidad de las partes y la forma de pago; y a través de documentación emitida por equipos fiscales autorizados.

Por lo tanto, al cerrar el período es necesario efectuar una conciliación de ingresos, prestando especial atención a aspectos como el registro contable oportuno y apropiado de todos los ingresos, devoluciones y descuentos, notas de crédito y otros ajustes que correspondan al período o la conciliación de todos los ingresos reportados en el Estado Financiero vs. los reportados en las declaraciones de ITBMS, entre otros.

Cuentas Incobrables

Atrasos, morosidades y cuentas que se han convertido en incobrables, son la nota común en las empresas al cierre del 2020.

Para que una cuenta incobrable pueda ser considerada como gasto deducible para efectos del Impuesto sobre la Renta, se deben cumplir una serie de requisitos: (i) la cuenta haber sido registrada como ingreso gravable en su oportunidad y (ii) haber sido debidamente contabilizada; y debe comprobarse la insolvencia del deudor o la prescripción de la deuda.

Serán pruebas de insolvencia del deudor, entre otras: la mora superior a un (1) año, la cesación de pagos, la quiebra, la desaparición o paralización de operaciones del deudor o la iniciación del cobro judicial. Por tanto, al cierre del año, debe hacerse este análisis incluyendo el análisis de la provisión y reserva para cuentas incobrables, si el contribuyente mantiene este sistema.

ITBMS

El ITBMS presentó retos para los contribuyentes desde el mismo primer vencimiento después de decretado el Estado de Emergencia Nacional y el primer cierre de empresas.

Como hemos comentado, las medidas de alivio se enfocaron a aplazar los vencimientos de presentación y pago. Sin embargo, los problemas concretos de los contribuyentes se referían a otros temas de mayor complejidad.

Facturación vs. Prestación de servicios. En la prestación de servicios, la obligación de pagar el ITBMS ocurre cuando se den cualquiera de las siguientes situaciones, la que ocurra primero: emisión de la factura correspondiente, finalización del servicio prestado o percepción del pago total o parcial del servicio prestado. Por lo tanto, si se prestó un servicio, aunque no se pudiera facturar, se debe reconocer ese ingreso en la declaración jurada de ITBMS del mes correspondiente.

Devoluciones y descuentos. Cuando la contraprestación no se hizo efectiva, total o parcialmente, por rescisión del contrato, devolución de mercancía o bonificación y/o descuento de uso general en el comercio, el contribuyente tiene derecho a la deducción del impuesto proporcional cargado en la factura, siempre que las situaciones mencionadas se produzcan en un plazo no superior a los ciento ochenta (180) días (6 meses) de la fecha de la facturación y estén documentados.

Facturación vs. Documentación que da soporte a los créditos fiscales del ITBMS. Aunque la DGI exceptuó temporalmente a ciertos contribuyentes del uso de equipos fiscales, enfatizó que estas medidas eran temporales y que solo aplicaron para aquellos contribuyentes que de alguna forma no tenían acceso a sus equipos fiscales o de otro sistema de facturación, porque dichos equipos estaban en las oficinas o establecimientos que estaban cerrados temporalmente. Además, una vez terminado el Estado de Emergencia Nacional -o ese cierre temporal-, todas las proformas o facturas pre-impresas utilizadas, deben ser emitidas a través de los equipos fiscales y entregadas a los clientes.

Rectificar o corregir las declaraciones juradas de ITBMS. Se puede rectificar sin incurrir en multa, dentro de los tres (3) meses siguientes a la fecha de su presentación, pero solo dentro del año de haberse presentado y solo se puede rectificar o corregir una declaración de ITBMS una vez, teniendo en cuenta una solicitud que especifique los motivos.

Definitivamente existen otras situaciones que considerar, temas que analizar, decisiones que tomar y acuerdos que documentar. Pero si una enseñanza nos deja este estado de emergencia, es que este no será un cierre de año igual a ningún otro que hayamos tenido. En BDO contamos con un equipo experimentado y tenemos las herramientas necesarias para asistirles en este complejo proceso.

La pluma invitada de ElCapitalFinanciero.com es:

Simone Mitil A.
Abogada
Socia de Impuestos en BDO Panamá

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias