Comunicaciones en el mundo de los Millennials

Comunicaciones en el mundo de los Millennials

No se piensa en las posibles implicaciones o riesgos que esto puede representar para el negocio

26 COMUNICACIONES NOTA 1

Mientras celebro el cumplir más 30 años de existencia de nuestra empresa, hago un análisis de la edad promedio de nuestros colaboradores. ¿El resultado? Sorprendente: Un 62% de los empleados son menores o tiene la misma edad que el Grupo.

Este descubrimiento tiene implicaciones mucho más contundentes que solo una cifra demográfica. Impacta la forma en que trabajamos, colaboramos, nos comunicamos y a su vez, los resultados que logramos como equipo. La diversidad de estilos, preferencias y habilidades innatas entre una generación y otra son abismales y por lo general, no son muy obvias a la alta gerencia. Sabemos que la Generación Y, conocida con los Millennials, vienen con sed de aprender, se aburren rápido, quieren contribuir y están permanentemente conectados; han salido un sinfín de libros y artículos sobre como motivarlos, liderarlos y apelar a su sentido de contribución.

Aceptando esta realidad, las preguntas que me hago van en otra dirección: ¿Qué usan estos jóvenes para trabajar, qué riesgos representa y qué medidas tengo que tomar para mitigarlos?

1. El sistema Operativo de celular impacta en mucho más que solo el teléfono móvil: Las preferencias individuales prevalecen sobre los métodos tradicionales de colaboración y además son diversas entre sí dependiendo de la plataforma de preferencia del usuario, generalmente dicha preferencia se rige por la plataforma de teléfono móvil del usuario: Apple, Android o Windows. Dependiendo de la plataforma móvil que se use, el usuario escogerá así mismo las opciones de colaboración, mensajería instantánea y para compartir archivos entre otros. Aún dentro de una sola plataforma, existen muchas versiones, producto de lo que se conoce en la industria como fragmentación. Es virtualmente imposible determinar a-priori, qué versión de un determinado sistema operativo va a utilizar uno de nuestros usuarios. Más aún, la gran mayoría de los usuarios no está en el hábito de mantener su dispositivo actualizado, lo cual supone riesgos de vulnerabilidades conocidas que pueden ser fácilmente subsanadas con algo tan sencillo como una actualización.

2. Los departamentos de Tecnología enfrentan un nuevo reto: Al ser los usuarios que toman la iniciativa en el uso de aplicaciones y herramientas, los departamentos de tecnología se enfrentan con el reto de administrar usuarios, dispositivos y proteger la información de la empresa. A medida que la tecnología se vuelve más cotidiana para todas las organizaciones, se necesita encontrar un nuevo balance entre brindarles a los usuarios las herramientas que le permiten la productividad que necesitan, pero a la vez tomar en consideración la seguridad y el cumplimiento con las políticas empresariales.

3. La tecnología de consumo personal se ha vuelto estándar en el ámbito de trabajo: Es común que escuchemos a la gente mencionar alguna aplicación de uso personal que aplica para uso laboral sin pensarlo dos veces:

Ya te coloqué el reporte de ventas en Dropbox, estaba muy pesado para pasártelo por e-mail.

Te mandé las opciones de diseño por WhatsApp.

¿Hacemos la conferencia telefónica por Skype?

Los hábitos y la necesidad de colaboración van a llevar a los usuarios hacia las plataformas y aplicaciones que resuelvan sus problemas y provean los mecanismos que buscan. De hecho, muchas de estas aplicaciones resultan ser los denominadores comunes entre usuarios de diferentes organizaciones.

Todas estas son frases que podríamos escuchar o decir en la oficina, sin ponderar un segundo en que hacen referencia al uso de aplicaciones diseñadas para consumo personal. Como usuarios, la prioridad es lograr resultados trabajando de manera eficiente con herramientas familiares y no se piensa en las posibles implicaciones o riesgos que esto puede representar para el negocio.

Súmele a todo eso que las organizaciones buscan migrar sus usuarios a plataformas de colaboración en la Nube; persiguiendo la posibilidad de brindar la última tecnología sin tener los impactos derivados del peso de adquirir, mantener, operar y actualizar plataformas en sus propias premisas.

Alrededor de estas realidades surge, como complemento, la tecnología de administración de dispositivos móviles (Mobile Device Management) que permite a los administradores implementar políticas que permitan un nivel de control sobre la información propietaria de las organizaciones y las necesidades en términos de cumplimiento. Las noticias son buenas. Nuestros usuarios son más adeptos y amantes de la tecnología. La industria nos ofrece opciones de herramientas robustas, disponibles y con la posibilidad de conectarnos desde los dispositivos y las redes de nuestra preferencia. Todo esto sin perder la habilidad de implementar políticas de control, salvaguarda de la privacidad y la información.

Marco Gateño Ch.
CEO Grupo Comtel
Mgateno@comtel.com.pa

Más informaciones

Comente la noticia