Con propuestas contrarias sobre el salario mínimo, termina gira de reuniones en el interior

Con propuestas contrarias sobre el salario mínimo, termina gira de reuniones en el interior
Posterior a la gira por el interior, se iniciará el proceso de ponencias técnicas.| Melissa Novoa

La Comisión de Salario Mínimo concluyó esta semana su gira de reuniones por el país, con la reunión sostenida entre el Gobierno, representantes del sector obrero y del sector empresarial en la provincia de Chiriquí.

Los representantes del sector obrero pusieron en la mesa la misma propuesta: que haya un aumento general de salarios independientemente de la región o de la actividad económica, que no existan 34 salarios mínimos.

Además, proponen que el aumento aprobado cubra las necesidades de los trabajadores y de sus familias, y que sea la Comisión de Salario Mínimo –que es la que hace las evaluaciones y las consultas- la que tenga la última palabra y que no sea el Ejecutivo que tome esta decisión.

Ariel Rodríguez del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) dice que la realidad de provincias como Chiriquí, es que existen distritos como David, Dolega, Boquete, San Félix, Bugaba, Barú y Boquerón que están dentro de la región 1 de salario, y hay otros distritos que quedan en la región 2; lo que ha generado que la población de estos últimos emigren a otras áreas en busca de un mejor salario.

Mientras que Alfonso Santos de la Unión General de Trabajadores solicita que se incluya en este aumento a los funcionarios gubernamentales.

Y agrega que hay que tener en cuenta que las necesidades de un obrero, de un agricultor, de un doctor o de un diputado son las mismas.

Empresarios opinan

Por su parte, el sector empresarial resaltó la necesidad de analizar el tema de la productividad y la realidad que está viviendo el país.

La presidenta de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Chiriquí, María Isabel Anguizola, desaprueba el incremento que se ha dado en subsidios sociales, porque la experiencia ha demostrado que estos son vistos como otra planilla.

“Esto ha disminuido la productividad en personas que se sientan a esperar el pago de la Red de Oportunidades o de la Beca Universal. Como es el caso de la población de la comarca que cada vez menos cultiva la tierra, no baja a trabajar en la zafra ni a los campos como hacía antes”, reclama la presidenta de la Cámara.

Por lo que se pregunta a qué está apostando Panamá: a irse por el camino fácil y darle todo a la población, o a enseñar a su gente a ser realmente productivos y aumentar el índice de competitividad de los pobladores de la comarca y de los llamados cordones de pobreza del país.

Para la empresaria el camino es a través de la productividad, y no de los subsidios y de la complacencia.

“No podemos permitir que se realicen aumentos sin antes medir la productividad”, dice y a la vez se pregunta ¿cómo es posible que cada dos años se tenga que incrementar el salario mínimo a aquel trabajador cuyo rendimiento es evidentemente menor que el de un trabajador esforzado y que da la milla extra siempre?

La representante del sector empresarial recuerda que Panamá tiene el salario base-vital más alto de Latinoamérica, lo que le resta al país competitividad; y que es la productividad la piedra angular para que se pueda proyectar un crecimiento sostenible, y se pueda soñar algún día con una distribución más equitativa de la riqueza.

Anguizola hace un planteamiento entre los presentes a la reunión de salario mínimo “si se realizara una encuesta entre elegir un día libre por la celebración del Mundial a un día libre para asistir a una jornada educativa, ¿qué escogerían? Seguramente pocos pensaron en optar por el día libre por asistir a educarse, simplemente porque no tenemos prioridades como Nación”. [Lea: Día de Fiesta Nacional; empresa privada deberá pagar recargo adicional]

Si los gobiernos siguen en su política de pan y circo en vez de educación y productividad seguiremos jugando con armas de doble filo”.

María Isabel Anguizola

A lo que expone la representante de la Cámara de Comercio se le suma lo que sustenta el también representante del sector empresarial Luis Carlos Watts “el ajuste debe estar sujeto a la competitividad de los sectores. Hay actividades económicas que soportan aumentos de salarios, hay otras que no”.

“Las desigualdades de un país no se definen con un salario mínimo, sino con productividad y educación”, subraya Watts.

Sobre el tema que plantean los empresarios de ver la productividad, los representantes del sector obrero dicen que ellos no tienen miedo a este concepto, pero es un aspecto que se debe debatir de una forma amplia y tener presente que en Panamá no existe una metodología que pueda medirla, aunque consideran que sí se debe trabajar en eso.

Expectativa de las autoridades

Con el cierre de la gira de reuniones de salario mínimo en Chiriquí, la viceministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Zulphy Santamaría, sostiene que en cada provincia hay realidades diferentes, con su propia idiosincrasia, sus propios problemas y eso se ha demostrado en las reuniones que han tenido a lo largo del país.

La viceministra Santamaría asegura que ahora se pasará a la siguiente etapa que es la de las ponencias técnicas de cómo debe ser esta revisión de salario, para después pasar por la etapa de debates y discusión, y confía en que este año se llegue a un acuerdo.

Nota relacionada: Comisión de Salario Mínimo inicia gira en todo Panamá desde septiembre

Nota relacionada: Instalan comisión que definirá el salario mínimo a partir de 2018 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL