Congestión vehicular en Panamá afecta la competitividad de la economía del país: BID

Congestión vehicular en Panamá afecta la competitividad de la economía del país: BID
De acuerdo con el BID, la mejora del transporte público no es suficiente si no se complementa con otras acciones que permitan que el servicio sea más inclusivo para la gente.Pixabay

En el área metropolitana de la ciudad capital el tiempo promedio de viaje en transporte público supera al que se consume en otras ciudades de la región entre las que se destacan Santiago de Chile, Lima, Perú, y San José, la capital del vecino Costa Rica.

La información arriba compartida forma parte de un estudio de medición llevado a cabo por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que financió el denominado Plan Integral de Movilidad Urbana para el Área Metropolitana de Panamá conocido por sus siglas Pimus. Ver más detalles del Pimus.

El BID no ha investigado cuánto significa en la economía panameña el impacto del embotellamiento vehicular pero, según su especialista en transporte, Sergio Deambrossi, la “congestión afecta los costos y tiempos de viaje y, por lo tanto, la productividad del país”.

Se ha medido el tiempo promedio de viaje en transporte público en el área metropolitana de la ciudad, el cual es mayor al de muchas ciudades de la región. En Panamá es de 67 minutos frente a 39 minutos en Santiago de Chile; 52 en Lima o 57 en San José, por ejemplo)”.

Sergio Deambrossi- BID

 

De acuerdo con datos que comparte la CAF, el Banco de Desarrollo de América Latina en su observatorio de movilidad urbana, en el año 2010, la ciudad de Panamá, San Miguelito, Arraiján y La Chorrera tenían una población en conjunto de un millón 577 mil 959 habitantes. Ver observatorio de movilidad urbana de la CAF

A ese número, no obstante, hay que sumarle la llegada masiva de extranjeros en los últimos años, cuya cifra oficial, públicamente, no ha sido informada.

Lima, por ejemplo, tiene cerca de 9.1 millones de habitantes, la capital chilena, Santiago 5.1 millones y San José, Costa Rica está por 334 mil.

Una nueva metodología del BID

En relación con la logística en zonas urbanas, el BID ha desarrollado una metodología para cuantificar los efectos de la congestión en las cadenas de suministro en las ciudades, debido a demoras e ineficiencias. Se desarrollaron estudios piloto en tres ciudades de la región.

Así, se conoce que en Sao Paulo, Brasil, por ejemplo, la congestión adiciona 3.63 horas (con un incremento del 51%) al tiempo óptimo de viaje de la carga en camiones desde los centros de distribución hacia los supermercados.

Ello, según Deambrossi, genera costos de transporte adicionales del 108%, en promedio. Este valor resultó de 151% en Barranquilla, Colombia o de 47% en Santiago de Chile.

Se espera, dijo,  que la metodología pueda aplicarse de manera generalizada para otras ciudades de la región, pero aún no se tiene una medición para Panamá.

Diagnóstico de Panamá

Para el BID, en un contexto de desarrollo urbano “sin planificación proactiva, alta cantidad y gran dependencia del uso de vehículos privados y restringida capacidad del sistema vial”, la congestión en el área metropolitana de Panamá significa un problema “muy importante” que no solo impacta la calidad de vida de la población, sino que también afecta la competitividad de la economía del país.

A juicio del organismo, la puesta en marcha del Metro (tren) que cuenta con una línea en operación, otra en construcción y  varias líneas en proyecto sumado al sistema Metrobús (autobús) han sido medidas “muy importantes” para la mejora del servicio y la calidad del transporte público urbano en Panamá.

Sin embargo, acotó Deambrossi, “hay todavía mucho espacio para mejorar su cobertura, eficiencia y comodidad”.

¿Cuáles serían las principales acciones que se deben emprender en Panamá?  “En lo posible acelerar la expansión Metro con la construcción de las nuevas líneas planeadas así como ampliar la cobertura del Metrobús”, respondió el especialista.

Se requiere también, dijo Deambrossi,  ofrecer un servicio más eficiente, mejorando la conectividad y la integración (física y financiera) de los distintos medios.

El transporte público, a juicio del BID, no sólo requiere de una operación eficiente, sino también de mecanismos de planificación y financiamiento que le den sostenibilidad”.

“Sin embargo, la mejora del transporte público no es suficiente si no se complementa con otras acciones que permitan que el servicio sea más inclusivo para la gente, desincentivando el uso del automóvil y promoviendo la movilidad en bicicletas y peatonal”, acotó.

¿Próximos pasos?

Deambrossi considera necesario actuar sobre el ordenamiento de la movilidad al igual que en la  regulación del servicio de taxis. De igual manera, dijo, hay que adoptar medidas referentes a la gestión y oferta de los estacionamientos; la logística y el transporte urbano de cargas y mercaderías así como la mejora de la infraestructura vial.

En síntesis, añadió el especialista del BID, mejorar la planeación y la gestión de la movilidad urbana en general.


Notas relacionadas:

Panamá necesita una Autoridad de Movilidad: Pedir permiso a la Attt no se entiende, sostiene Blandón

Autoridad del Tránsito: Eslabón en la renovación urbana de Panamá

Propietarios de Diablos Rojos están advertidos: Tienen que salir del sistema de transporte

MiBus intenta, entre realidades y proyectos, estabilizar el sistema de transporte en Panamá

 

Más informaciones

Comente la noticia