Conjunto Patrimonial de Panamá Viejo conserva el legado de un pasado mestizo

Conjunto Patrimonial de Panamá Viejo conserva el legado de un pasado mestizo
El proyecto ArtEmpire, financiado por el European Research Council (ERC), ha permitido generar hallazgos fundamentales sobre la identidad del panameño | Violeta Villar Liste

Como parte de los avances del proyecto ArtEmpire, este 15 de agosto, 500 años de la Ciudad de Panamá, estará habilitado el sitio web artempire.cica.es que permitirá mostrar los resultados de una investigación que habla del pasado y del presente de Panamá.

El proyecto ArtEmpire tiene su origen en la iniciativa de Bethany Aram, investigadora de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, quien logra acceder a la beca Consolidator Grant del European Research Council (ERC) en el contexto del programa Horizonte 2020, con una propuesta sobre la importancia de Panamá en el contexto de la conquista, el comercio y la cultura (1513-1671).

El estudio a cinco años (culmina en 2020) ha vinculado los esfuerzos del Patronato Panamá Viejo, de investigadores panameños, de la Universidad del Norte (Barranquilla, Colombia), del Archivo General de Indias, del Archivo Arzobispal de Lima, del Archivo de la Nación del Perú y del Centro de Información Científica de Andalucía (Cica).

La investigación, en palabras textuales, “aborda los resultados de la convergencia de cuatro continentes en el istmo de Panamá durante la época moderna. Un enfoque en el desenlace de nuevas relaciones comerciales, culturales y biológicas y subraya el papel de agentes americanos, africanos, asiáticos y europeos en la construcción de una nueva sociedad”.

El proyecto promueve una visión novedosa y, en palabras de su autora, “al forjar un enfoque interdisciplinario para la globalización temprana, desafía las interpretaciones eurocéntricas e hispano-fóbicas del impacto de la conquista de América”.

Un primer gran regalo a la Ciudad de Panamá en estos 500 años, en esta base interdisciplinar que tendrá alojamiento perpetuo en el Cica.

El reto ha sido de gigante porque significó poner en línea el resultado de las 18 excavaciones realizadas en el sitio arqueológico de Panamá Viejo: 9,097 registros documentales de restos humanos (798 imágenes), 35 objetos (23 imágenes).

Del lado de la historia, 3,271 documentos (131 imágenes). Estamos hablando de cartas, interrogatorios, poderes, pleitos y procesos “y es una manera de sistematizar y agilizar la entrada de información sobre personas y bienes”.

Con respecto a la categoría ADN antiguo, 83 muestras y 21 pruebas, entre otros elementos.

Aram, en una demostración en el Museo de la Plaza Mayor Samuel Lewis García de Paredes, mostró los alcances de esta plataforma que le pone rostro y pasado a los primeros habitantes de Panamá.

La idea, en esa visión hacia el año 2020, es continuar cargando el sitio con imágenes y documentos.

Tomás Mendizábal, arqueólogo fundamental en los procesos de excavación en la Catedral de Panamá Viejo, de manera cronológica, expuso que en 1995 se crea el Patronato Panamá Viejo y tres años después, en 1998, inician las excavaciones en la nave de la Catedral para verificar los niveles de piso.

En el año 2000, se excava de manera parcial la nave y el atrio de la Catedral; en 2003 al sur de la plaza (Catedral original); en 2005 en la torre de la Catedral, en 2017 la esquina noroeste de la nave y en 2018, el sur de la plaza Catedral original.

Estas investigaciones permitieron determinar, con respecto a la Catedral, que la estructura original de 1519 (cuando se funda la ciudad y se escoge el sitio del templo), de “madera, caña y paja”, se convierte luego en una obra en piedra cuya reconstrucción culmina en el año 1649.

El valor de este templo, más allá de lo arquitectónico, es que servía de entierro para personas humildes.

Este dato es para Mendizábal, y en general el equipo de investigadores, relevante porque se creía que servía para dar sepultura a las familias de dinero de la época, quienes en realidad eran enterradas en otros templos.

Fray Bernardo de Izaguirre, en documentos al Rey, escribe: “Y esta (Catedral), es cierto que solo se entierran pobres de solemnidad o esclavos negros y mulatos, porque los vecinos y forasteros de caudal todos se van a las iglesias de los conventos de religiosos y los más a San Francisco siendo muy raro el que viene con testamento a esta Catedral”.

Como parte del proyecto ArtEmpire, el antropólogo Javier Rivera, con apoyo del equipo, obtuvo resultados fundamentales, entre otros, que, de las personas enterradas en la Catedral, la minoría son europeos y en su mayoría se localizan negros, mulatos, mestizos e indios, prueba, subraya Mendizábal, que “son nuestros ancestros directos y por eso vale la pena protegerlos”.

La mayor cantidad es de mujeres (muestra que los hombres estaban afuera en las batallas) y edades que responden a la del adulto joven.

Juan Guillermo Martín, arqueólogo de la Universidad del Norte y quien participó en las excavaciones de 2000 a 2010 y luego se integró en 2017, detalló que la idea central es difundir el conocimiento científico a través de publicaciones de alto impacto.

De hecho, está próximo a publicarse un artículo sobre esta primera Catedral de Panamá Viejo tan cercana en su misión de hablar de la identidad multiétnica del panameño.

Julieta de Arango, directora ejecutiva del Patronato Panamá Viejo, reflexiona que a la vuelta de cinco siglos la urbe modesta “ha dado paso a una metrópoli donde convergen los pueblos del mundo en un intercambio permanente de conocimientos de riquezas y proyectos”.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias