Conocer las jurisdicciones más favorables de inversión ayuda a proteger el patrimonio

Conocer las jurisdicciones más favorables de inversión ayuda a proteger el patrimonio
Cada país tiene sus propias reglas en materia de convenios para evitar la doble tributación, así como tratados bilaterales y multilaterales de protección de la inversión| Archivo

Conocer los criterios imperantes en las jurisdicciones al momento de la solución de controversias entre un inversor y el Estado, así como los tratados vigentes en materia de doble tributación, son algunas condiciones que se deben evaluar para garantizar la protección del patrimonio en los procesos de inversión.

Estos aspectos fueron evaluados durante el foro virtual Protección patrimonial en tiempos turbulentos, organizado por la plataforma tributaria Connectax, Iesa y Capital Financiero.

El evento, moderado por Reynaldo Díaz de Connectax, contó con la participación de Ronald Evans, socio administrador de Baker McKenzie, abogado venezolano con maestría en leyes y programa de tributación internacional de la Universidad de Harvard, y María Eugenia Salazar, socia de Baker McKenzie Caracas, del departamento de contratos y relaciones gubernamentales, con un LL.M. de McGill University de Montreal (Canadá) y especialización en derecho administrativo de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Evans comenzó por analizar que en el contexto de la región latinoamericana, algunos gobiernos regidos por la izquierda o la derecha radical aumentan la arbitrariedad, en un escenario favorecido por la pandemia, tendencia que lleva a las familias a considerar las mudanzas de sus vidas e inversiones a nuevos territorios.

Está ocurriendo en México, afirmó Evans, que asiste al hecho de ver familias adineradas que decidieron radicarse en Miami.

En Argentina, también las propuestas de incremento de impuestos al patrimonio, se convierte en un factor a considerar por el inversionista.

Venezuela, por su parte, detalló el especialista, tiene la realidad reciente de un impuesto al patrimonio que de 0.25% podría llegar al 2%.

En este caso hay un factor interesante: la consideración de residencia fiscal podría afectar a los cerca de cinco millones de venezolanos residentes en el exterior, con más o menos bienes en Venezuela.

Al respecto, Evans subraya que la ley establece que a efectos de la residencia fiscal, quien tengan nacionalidad venezolana y viva en un país de baja imposición fiscal, será considerado residente fiscal venezolano, salvo que esa jurisdicción tenga un convenio de intercambio de información fiscal amplio con el gobierno venezolano.

Por otra parte, subrayó que ante el evidente descenso de la recaudación tributaria de manera global, los gobiernos intentarán recaudar mayores tributos.

En general, sostuvo Evans, los tiempos están cambiando y es importante repensar estos temas de cómo proteger los patrimonios.

Por otra parte, cada país tiene sus propias reglas en materia de convenios para evitar la doble tributación, así como tratados bilaterales y multilaterales de protección de la inversión, con criterios distintos e incluso pueden ser cambiantes.

María Eugenia Salazar destacó el papel de los tratados de protección a las inversiones, mecanismos a través de los cuales los Estados pueden optar por financiamientos de inversionistas privados, cuando tengan el propósito de desarrollar una actividad económica, en lugar de acudir a organismos internacionales para solicitar préstamos.

Por otra parte, sostuvo la especialista, de no existir este llamado, los inversionistas por iniciativa propia pueden estructurar una inversión de cara a la economía que existe en un país.

Ante la oportunidad de acudir a muchos Estados para desarrollar diferentes actividades económicas, aconseja revisar tanto las condiciones de los tratados de protección como de doble tributación.

Observa que la ventaja de operar bajo el resguardo de un tratado, es que en caso de trato discriminatorio o violación de las condiciones contempladas, se puede optar por la vía del tribunal de arbitraje internacional y ser compensado ante el daño ocasionado por el Estado.

Resaltar la posición que han adoptado algunas economías con respecto a los tratados de inversión, al alegar los Estados que los inversionistas abusan de su posición.

De hecho, la experta citó la decisión de 5 de mayo de 2020, de 23 Estados de la Unión Europea (UE), de firmar un acuerdo para terminar los tratados bilaterales de inversión en el contexto de la zona euro.

De acuerdo con esta decisión, estos acuerdos bilaterales entre inversores y Estados europeos, no son compatibles con los tratados propios de la UE.

La experta de Baker McKenzie predice que esta decisión traerá consecuencia porque será difícil implementar el acuerdo, en tanto se deben respetar los derechos adquiridos de los inversionistas y la llamada cláusula de sobrevivencias de los tratados.

Explica que Indonesia también decidió renegociar sus tratados, pero respetando los derechos de los inversionistas.

Salazar reflexiona que este “muro jurídico” que está levantando Europa, puede convertir a América Latina en un destino de inversión atractivo.

En realidad, subraya, aporta más tener tratados de protección a las inversiones que eliminarlos, porque el Estado pierde una fuente de inversión privada como también pierde el inversionista al verse excluido de una jurisdicción objetiva.

Los expertos de Baker McKenzie observan como lección que todo inversionista debe determinar cuáles son los criterios imperantes en los destinos de inversión, tanto en materia de medidas de protección como de doble tributación, además de hacer avalúos de la inversión: que tenga sustancia, haga aportes a la inversión de la empresa local, de continuidad a la operación y sentido al negocio.

Violeta Villar Liste
[email protected]
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com