Conozca las perspectivas y desafíos económicos de Panamá para el 2022

Conozca las perspectivas y desafíos económicos de Panamá para el 2022

La recuperación económica de Panamá camina a buen ritmo y se espera que en 2022 tome mayor impulso, sin embargo, la pandemia de Covid-19 nos ha impuesto importantes desafíos en temas cruciales como las finanzas públicas-principalmente el incremento del gasto y la deuda, la crisis del programa de pensiones de la Caja del Seguro Social, el aumento del desempleo y la informalidad, y por supuesto la creciente inflación producto del aumento de precios a nivel internacional.

Estas fueron algunas de las conclusiones de los expertos que participaron del Foro Perspectivas económicas 2022, que marcó el reinicio de los foros presenciales de Capital Financiero, gracias al patrocinio de la Embajada de la República de China Popular en Panamá, Scotiabank, AV Security y Banco Nacional.

El director del Centro de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), Manuel Ferreira, señaló que el año 2021 ha sido de recuperación económica, lo cual continuará en 2022, dado el impacto que todavía tiene el Covid-19 y sus nuevas variantes, además de la inflación principalmente de Estados Unidos, que es uno de los principales proveedores de Panamá, el incremento en los fletes y la crisis de los semiconductores, que generan una inflación importada.

Estos factores frenan drásticamente las inversiones y nuevas contrataciones de personal, y en consecuencia el consumo, agregó.

Por ello, Ferreira estima que no será hasta el 2023, que el crecimiento de la economía de Panamá estaría alcanzando niveles similares a la prepandemia en casi todos los sectores económicos, con excepción del turismo y el inmobiliario que requerirán de un mayor apoyo para nivelarse. No obstante, advirtió que la recuperación va a depender del comportamiento de la pandemia y proceso de vacunación.

Ferreira precisó que el modelo económico de Panamá lleva a que las caídas de la economía sean dramáticas, como en 2020 que decreció -17,9%, la mayor caída en la historia económica del país.  Sin embargo, ese mismo modelo, permite que la recuperación sea mucho más rápida que en otros países llevando al país a un crecimiento económico del 13.8% al cierre del 2021 -de acuerdo con lo pronosticado por la Cciap– que, aunque no alcanza los niveles del 2019, si es un indicador de que vamos mejorando.

En ese sentido, sostiene que para alcanzar una economía sostenible se hacen necesarios cambios estructurales al modelo económico del país, impulsando nuevos motores como la energía, la minería, la madera sin desforestar, y otras actividades que permitirán generar las inversiones y los nuevos empleos que se requieren en el país.

En cuanto a “Que esperar del Presupuesto del Estado y perspectivas fiscales del 2022”, el exministro de Economía y Finanzas y director Financiero de Morgan & Morgan, Dulcidio De La Guardia, señaló que también hay que prestar atención al posible aumento en las tasas de interés en Estados Unidos que afectaría nuestra economía dolarizada, la permanencia en listas discriminatorias, el déficit de la Caja del Seguro Social (CSS), el grado de inversión, y sobre todo el déficit fiscal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De La Guardia enfatizó que se registra una gran expansión del gasto público en momentos en que los ingresos están muy por debajo del presupuesto aprobado, lo cual se hace insostenible y definitivamente deteriora todos los indicadores económicos del país.

Explicó que esta situación acarrea una baja en los ahorros corrientes, y en consecuencia un aumento de la deuda pública que en estos momentos alcanza un 69% con relación al Producto Interno Bruto (PIB). Como resultado de este manejo, el déficit fiscal se sitúa en 7.5%.

En su opinión, para el 2022 el panorama no pareciera ser diferente, los ingresos proyectados en el presupuesto 2022 están “subestimados” debido a que muchos de ellos no se podrán concretar, ejerciendo una mayor presión fiscal en tanto que los gastos están basados en esas proyecciones de ingresos.

Ante este panorama, su recomendación es tomar medidas de mitigación enfocadas en una consolidación fiscal, contención del gasto público y mayor ahorro corriente para poder disminuir la necesidad de financiamiento.

De no tomar medidas, se corre el riesgo de una rebaja en la calificación de riesgo y a su vez un costo más alto del financiamiento trayendo efectos negativos en la economía panameña, advirtió De La Guardia.

Para el economista Olmedo Estrada, expresidente del Colegio de Economistas de Panamá, otro factor que influye negativamente en la economía es la informalidad que alcanza el 52%, así como la falta de una verdadera contención del gasto público que empieza por frenar el crecimiento de la planilla estatal y la revisión de los subsidios a fin de eliminar muchos de cuales deberían tener fecha límite.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Resalta que la informalidad está afectando la economía del país debido a que son personas que si bien están ocupadas no pagan impuestos ni seguro social, sin embargo, gozan de todos los subsidios y apoyos gubernamentales.

Para atacar esta situación, recomendó establecer estrategias, como, por ejemplo, darle apoyo financiero a quienes tienen mayor capacidad para los negocios para que se establezcan como mipymes, y capacitación a aquellos que requieren de conocimientos para optar por un trabajo formal o formalizar su emprendimiento.

Estrada proyecta que para 2022, la informalidad crecerá al 65% de la población económicamente activa dado que el desempleo podría aumentar en 20% producto de los despidos que se están generando ante el término del plazo para reactivar los contratos suspendidos.

Perspectivas Financieras

Al abordar el tema “Previsiones para la banca panameña en 2022”, Amauri Castillo, superintendente de Bancos de Panamá, aseguró que el Centro Bancario Internacional (CBI) continúa siendo un importante protagonista de la recuperación económica a través del crédito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Castillo dijo que la banca muestra comportamientos positivos y de recuperación en sus activos (+1.75%), gracias a la confianza de sus depositantes y la reactivación de los créditos, y también mantiene resultados saludables en cuanto a liquidez 57.6% (doble de lo requerido regulatoriamente) y solvencia 16.01% y 16.06% en el CBI.

Sobre los créditos nuevos, indicó que es el indicador crediticio más importante, el desempeño de este determinará el éxito de la recuperación económica. Hasta ahora el nivel de desembolsos se ve positivo, sin embargo, faltan $8.000 millones para estar en los niveles del 2019.

Por último, en cuanto a los efectos directos de la pandemia, los créditos modificados representan el 23% de la cartera total, sin embargo ha ido disminuyendo significativamente desde febrero 2021, trasladando ese saldo a los créditos no modificados.

La directora regional de Soporte de Banca Personal de Scotiabank, Alexandra Burgos, que la transformación digital que incluyo la digitalización de los servicios bancarios, sin duda es una herencia positiva del Covid-19 que permitió sostenibilidad de la operación de las diferentes industrias y la seguridad sanitaria de sus respectivos clientes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desglosó que esta digitalización logró importantes avances como la inclusión financiera, por medio de la administración y gestión de políticas de crédito responsable y enfocada en asesorar a los clientes, el desarrollo y disponibilidad de nuevos productos y servicios digitales para que los clientes no tengan que desplazarse a canales físicos como sucursales.

Además del foco en eficiencia de procesos, los cuales nos permitan operar bajo estándares internacionales para garantizar el menor costo posible a los clientes.

Burgos citó el ejemplo de Scotiabank, que ha robustecido su infraestructura tecnológica con una inversión de cerca de $50 millones en los últimos tres años en Centroamérica, siendo nombrado el banco más innovador de 2021 en datos, analítica e inteligencia artificial.

Al respecto del mercado de valores en Panamá, Eddy Silvera, vicepresidente ejecutivo y asesor financiero de AV Securities, señaló que la pandemia no ha impedido el crecimiento del mercado de valores panameño que mostró un incremento del 88% en volumen negociado durante el primer semestre del 2021, reflejando que continúa siendo una fuente importante de financiamiento para las empresas privadas y el sector público.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También se destaca el incremento en el cobro de interés y capital durante el 2021 que corrobora la calidad crediticia de los Emisores y los Volúmenes Negociados (26.4% de incremento en comparación a 2020), agregó.

Silvera hizo alusión a importantes emisiones del 2021 como el caso del Aeropuerto Internacional de Tocumen, S.A. – Bonos por $2,000,000,000; el Banco General, S.A. – Bonos Perpetuos Subordinados No Acumulativos por $ 500,000,000 y DB Hotel & Residences, S.A. – Acciones Comunes por $232,020,000 dando dinamismo al mercado.

El experto consideró que el mercado de valores continuará en crecimiento y caminando de acuerdo con las tendencias con estrategias como la creación Importantes inversiones tecnológicas, nuevos productos que aumenten la liquidez e integren a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) al mercado de capitales y el impulso de programas de creadores de mercado corporativos de nuevos productos y servicios, incluyendo subastas corporativas, repos, facturas negociables y ETFs.

Relaciones entre Panamá y la República Popular China

Como invitado especial del foro disertó el embajador de la República Popular China en Panamá, Wei Qiang, resaltó que, a pesar de la pandemia, el intercambio comercial entre Panamá y China se mantiene en crecimiento, tras cuatro años del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El diplomático enfatizó en que China es hoy en día el principal socio comercial de Panamá en el sentido que se mantiene como principal proveedor de la Zona Libre de Colón, segundo usuario del Canal de Panamá y de los principales destinos de las exportaciones panameñas, además de la presencia de importantes empresas chinas en el país que han llevado grandes proyectos como el puerto de cruceros de Amador y el Centro de Convenciones de Amador, recientemente concluidos.

Wei Qiang detalló que las cifras indican que las relaciones comerciales bilaterales entre China y Panamá crecieron 27.16% en 2021, impactado principalmente por las exportaciones panameñas hacia el mercado chino que aumentaron en 187.10% en 2021.

Adelantó que las expectativas son muy positivas y que las relaciones comerciales y de cooperación entre ambos países continuarán en crecimiento.

 

Darsy Santamaria Vega                                                                                              [email protected]

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias