Construcción, agro y banca, los tres pilares de la reactivación post COVID-19

Construcción, agro y banca, los tres pilares de la reactivación post COVID-19

Mientras el presidente de la República, Laurentino Cortizo, evalúa un primer borrador para el levantamiento progresivo de la cuarentena impuesta en el país para combatir la pandemia del coronavirus (COVID-19), algo sí ha quedado claro, y es que la reactivación de la economía tendrá tres pilares; Construcción, producción agropecuaria y servicios financieros.

Cortizo asegura que “el país ha hecho las cosas bien” y ha progresado significativamente en la lucha contra el COVID-19, alcanzando un ratio de contagio de 0.95, el cual no solo debe mantenerse, sino también reducirse las próximas semanas para que se pueda pensar en iniciar el proceso de levantamiento progresivo de la cuarentena.

El mandatario explicó que Panamá “no puede poner en riesgo los avances alcanzados en la lucha contra la pandemia” del COVID-19 porque se puede registrar un rebrote de esta enfermedad, recordando que “algunos países que han estado en la misma situación en la que se encuentra hoy Panamá se equivocaron”, generándose nuevos brotes del virus que han teniendo consecuencias negativas en la salud de sus ciudadanos, y aclaró que “eso es precisamente lo no se quiere en nuestro país”.

Cortizo confirmó que equipos de Salud y Economía le entregaron el primer borrador con propuestas para ir levantando de manera gradual la cuarentena vigente en el país y evaluar la posibilidad de reactivar, paso a paso, algunas actividades comerciales, obviamente bajo parámetros estrictos de bioseguridad.

Pero aclaró que, si bien “a todos nos interesa que la economía avance”, este es un tema que requerirá la adopción de medidas “bien pensadas”, ya que cada decisión que se tome en este momento puede retrotraer al país al inicio de la pandemia nuevamente.

Agregó que, en su opinión, mientras mejor se maneje la crisis del COVID-19, mejor será la recuperación económica, tal como lo ha señalado el ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander.

El Presidente de la República destacó que su administración ya tiene un plan post-COVID-19 centrado en darle un impulso a aquellos sectores de la economía con mayor potencial para generar empleo, el cual estará centrado, en primer lugar, en reactivar la construcción de infraestructura pública, lo que incluyen proyectos que ya han sido licitados y adjudicados y cuyos presupuestos están en línea para ser utilizados, como el Cuarto Puente Sobre el Canal, la Línea 3 del Metro y el nuevo Hospital del Niño.

Destacó que ya la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) y el Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), han sostenido reuniones para discutir y acordar las condiciones en que se podría dar una reactivación del sector construcción, poniendo fin a la suspensión temporal de contratos que afecta a más de 50,000 trabajadores en este momento.

Cortizo manifestó que otro sector que jugará un rol preponderante en la reactivación económica del país y la generación de empleo es el agropecuario, para el cual anunció se contará con una cartera de préstamos valorada en $64 millones a fin de brindarle el apoyo necesario a la producción de alimentos, y mencionando como ejemplo la necesidad de incrementar la producción de granos básicos, lo que incluye la siembra de unas 64,000 hectáreas de arroz a nivel nacional para satisfacer gran parte de la demanda nacional.

Finalmente agregó que el tercer sector que jugará un papel fundamental en la recuperación económica será el sector financiero, y más específicamente la banca, recordando que el país cuenta con una banca fuerte y robusta, mayormente de capital local, y que jugará un papel fundamental en la economía post-COVID-19 al garantizarle a las empresas el financiamiento que requerirán para reiniciar sus operaciones.

Por su parte, Jean Pierre Leignadier, vicepresidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura (Cciap), consideró “positivo” que se haya iniciado la revisión de un primer borrador sobre las acciones que deben tomarse para una posible reactivación económica, siempre desde una posición responsable ante una crisis de salud que no va a desaparecer.

Agregó que igualmente en el sector privado ya se han iniciado conversaciones sobre una posible flexibilización de la cuarentena, tal como se ha dado ya en otros países de América Latina y el Caribe, sin embargo, advirtió que es necesario que se inicie un diálogo entre el sector empresarial, el Ministerio de Salud (Minsa) y el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) para definir una posible reapertura de la actividad económica por sectores e incluso por regiones.

El dirigente empresarial aclaró que este proceso inicia porque el Minsa defina las normas sanitarias y de movilidad que se aplicarán en todas las empresas de aquellos sectores que podrían reiniciar operaciones, a fin de mitigar los riesgos que pueden conllevar la aglomeración de personas.

Además, advirtió que en general esta reactivación de la actividad económica se va a dar en un ambiente de recesión globalizada, que tiene distintas aristas para las empresas, por ejemplo, financieros y laborales, sin embargo, es evidente que un primer paso es definir    prontamente los parámetros sanitarios que deberán cumplir las empresas para poder reanudar sus operaciones.

Mientras, el exministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De La Guardia, estima que para enfrentar esta situación el Ejecutivo debe establecer programas de apoyo que tomen en cuenta no sólo a las empresas grandes y medianas, sino especialmente a las micro y pequeñas empresas  (Mipymes) que son las que generan la mayoría de los empleos a nivel nacional, ya que de lo contrario el país enfrentará un crecimiento del desempleo sin precedentes y con ello una drástica caída de la demanda interna que llevaría a muchas empresas a una situación crítica e incluso a la quiebra.

Finalmente, es importante tener presente que según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Panamá, con una contracción de 2% este 2020, será una de las economías de América Latina y el Caribe con el mejor desempeño económico en un año en que la región sufrirá la mayor contracción de la actividad económica en la historia, al registrar una caída de 5.3% como consecuencia de la pandemia COVID-19.

Sin embargo, esas mismas proyecciones también anticipan un importante deterioro de los indicadores laborales en 2020. La tasa de desempleo se ubicaría en torno a 11,5%, un aumento de 3.4 puntos porcentuales respecto al nivel de 2019 (8,1%). De esta forma, el número de desempleados de la región llegaría a 37.7 millones.

Asimismo, la elevada participación de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) en la creación del empleo (más del 50% del empleo formal) aumenta los impactos negativos, pues este sector ha sido duramente afectado por la crisis, mientras que la desigualdad de género se acentuará con medidas como el cierre de las escuelas, el aislamiento social y el aumento de personas enfermas, pues aumentará la sobrecarga de trabajo no remunerado de las mujeres.

Hitler Cigarruista
[email protected]
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com