Construyendo sociedades desde el cumplimiento: principio básico para frenar la corrupción

Construyendo sociedades desde el cumplimiento: principio básico para frenar la corrupción
Desde la perspectiva de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), la gobernanza, la transparencia y la rendición de cuentas son el punto de partida.| Pixabay

Ahora sí, viene con todo. No queríamos hablar demasiado de sobornos y corrupción, casi que si una empresa hablaba de ello o abordaba el tema como relevante en su agenda, es que tenía problemas a lo interno de tu empresa, o “algo malo estaba pasando”.

Pues eso se acabó, porque el tema vino para quedarse. No hay voluntariedad, no es un “querer ser”.

Los compromisos gubernamentales internacionales como el reciente dado con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos siendo un convenio multilateral para mostrar su responsabilidad en materia fiscal y otros con el Grupo de Acción Financiera Internacional, la legislación panameña, además de los mecanismos adicionales de intercambio de información, van a hacer muy difícil continuar con esta práctica.

Por lo que en estos tiempos, no se trata de una opción, sino en una obligación para las empresas.

Pero, ¿es obvio que es obligación para las empresas no ser corruptas y que no deben sobornar?”

Pues no… sino haces nada para que no ocurra, se seguirá dando. Sin embargo, es conocido lo difícil que es cambiar la forma de hacer negocios.

La autora de este artículo es M. Teresa Moll de Alba de Alfaro, directora ejecutiva de Sumarse | Cortesía

Para que en una empresa no se produzcan situaciones no deseables ética o legalmente, es necesario que la gobernanza de la misma así lo establezca, esto desde los principios y valores, pasando por el código de ética y el establecimiento de las políticas correspondientes de gobierno, transparencia y rendición de cuentas, sobre todo, se hace necesario establecer mecanismos de prevención y denuncia de los casos de vulneración del código de ética y mecanismos de remediación para el caso de que lo anterior no funcione.

Una vez se tiene la estructura y la forma de actuar deseable, la empresa debe crear un plan de sensibilización y comunicación a toda la organización de estas políticas y mecanismos, probarlos, y asegurarse que son efectivos.

Desde la perspectiva de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), la gobernanza, la transparencia y la rendición de cuentas son el punto de partida para poder hablar de que verdaderamente existe un compromiso con el actuar responsable de las empresas.

PRINCIPIO 10 ANTI-CORRUPCIÓN: “Las empresas deben trabajar contra la corrupción en todas sus formas, incluidas extorsión y soborno”.


Principio 10 compromete a los firmantes del Pacto Mundial no solamente a evitar el soborno, la extorsión y otras formas de corrupción, sino también a desarrollar políticas y programas concretos que aborden el tema de la corrupción. Se les plantea a las empresas el reto de unirse a los gobiernos, agencias de la ONU y a la sociedad civil por una economía global más transparente.


M. Teresa Moll de Alba de Alfaro
Directora Ejecutiva
Sumarse

Más informaciones

Comente la noticia