Consumerización de las TI, la nueva tendencia

El 79% de las empresas están adoptando dispositivos móviles como herramientas para los negocios

Group of Business People Using Digital Devices

Hace algunos días Intel, empresa que diseña y desarrolla tecnologías que sirven de base para los dispositivos de computación de todo el mundo, presentó cinco pasos para la consumerización de la Tecnología de la Información (TI) en las empresas.

Pero, para poder desarrollar esos pasos primero se debe entender lo que representa dentro de las empresas. Y es que lo que comenzó como una tendencia es ahora casi una norma.

Según McAfee, desarrolladores de softwares de seguridad, los nuevo en muchos lugares de trabajo es: Trae tu propio equipo (Byod, por sus siglas en inglés).

Un número creciente de empresas han llegado a la conclusión de que los equipos y servicios informáticos domésticos tienen mayor capacidad y cuestan menos que los sistemas heredados; por esta razón en las oficinas aparecen ahora de todo, desde portátiles pertenecientes a los empleados, hasta lo último en teléfonos inteligentes de consumo.

Pero, ¿por qué ocurre ahora? Debido a la sencillez, accesibilidad e invasividad de la tecnología, la consumerización de la TI se mantendrá en el tiempo, ya que proporciona libertad para trabajar en cualquier momento y lugar.

Según Intel, mientras  el 79% de las empresas en todo el mundo están adoptando dispositivos móviles como herramientas para los negocios entre sus prioridades, sólo 29% de las mismas se ha preocupado por comprobar que sus principales sistemas y aplicaciones sean funcionales en los dispositivos adoptados. Asimismo, el 35% afirma que ha considerado las soluciones móviles como objetivos prioritarios en sus empresas.

Y es por ello que presentaron los cinco pasos que pueden ayudar a las  empresas de todos los segmentos a definir una estrategia que brinde soporte tanto a los dispositivos propios de los empleados, como a los provistos por la empresa.

El primer paso es comprender las fuerzas influenciadoras, tomando en cuenta que los empleados de hoy tienen más conocimiento tecnológico e inmersión en la tecnología que nunca antes.

Si creen que las opciones de tecnología proporcionadas en el trabajo no satisfacen sus necesidades o perciben que los estándares de la TI al ser inflexibles afectan su productividad de alguna manera, ellos cuentan con el know-how (saber cómo o conocimiento fundamental) tecnológico para desarrollar una solución que les permita ser lo más productivos posible.

Lo pueden hacer usando sus propios dispositivos, bajando o usando un servicio de almacenamiento de nube personal o participando en las redes sociales, logrando mayor eficiencia.

Esto puede parecer conveniente, pero puede estar en conflicto directo con las políticas de seguridad establecidas para las TI y que son  necesarias para la empresa. 

La computación en la nube utilizada y controlada apropiadamente, puede proveer soluciones apropiadas con información y servicios accesibles desde cualquier lugar, en cualquier momento y usando cualquier dispositivo.

Lo segundo sería poner atención a los usuarios y no solamente a los dispositivos.

Los dispositivos de consumo plantean desafíos porque ejecutan  diferentes sistemas operativos, pueden conectarse a la red corporativa, están constantemente conectados a Internet, acceden a servicios de nube y aplicaciones, además pueden o no haber sido proporcionados o estar aprobados para su uso por parte del departamento de TI.

Las organizaciones deben analizar cómo administrar la computación del trabajador. Se necesita desarrollar una estrategia centrada en el usuario, diseñada a optimizar la experiencia y mantenerlo productivo en cualquier dispositivo, ya sea que esté conectado directamente a la red corporativa o no. 

El tercer paso es crear un enfoque inclusivo. Si la organización está considerando permitir el uso de dispositivos personales en el ámbito laboral o proveer versiones de dispositivos no diseñados para negocios como parte de las herramientas de trabajo, un enfoque de comunicación inclusiva se encuentra en la base de una estrategia centrada en el usuario.

Si se implementa un canal de comunicación bidireccional con los empleados, la organización estará en una posición más sólida para administrar los desafíos de consumerización, mientras que apoya el uso de las herramientas correctas e incrementa la productividad en toda la empresa.

El paso cuatro es uno de los puntos más difíciles. Se trata de definir un modelo de seguridad y control de los dispositivos, ya que se sabe que esta preocupación es generalizada.

Permitir el uso de dispositivos personales dentro de la empresa plantea desafíos importantes relacionados con la seguridad y la privacidad, especialmente porque las TI no pueden proteger lo que no conocen. La responsabilidad es mayor cuando se toma en cuenta que debería ser posible administrar cada dispositivo y mantener protegidos los datos aún cuando éste se pierda o sea robado, pues adicionalmente al riesgo empresarial, está el riesgo jurídico.

La administración de una amplia variedad de dispositivos con configuraciones, sistemas operativos y plataformas diferentes también tiene implicaciones en el costo de operación de las TI.

El último de los pasos recomendados por Intel es identificar la herramienta correcta. Parte del enfoque en la computación del usuario final es reconocer que ya no hay una solución única aplicable en todos los casos. Empleados de todos los segmentos y funciones disfrutan de las facilidades y aplicaciones de los PCs, notebooks, smartphones y tablets.

Lo más importante es que las compañías continúen proporcionando tecnología de punta para equipar a sus empleados con la herramienta correcta que apoye la productividad en el trabajo y mejore su desempeño.

En la era digital en que vivimos, es necesario e indispensable contar con conectividad desde cualquier lugar y en cualquier momento, puesto que es clave para la productividad, por lo tanto, las iniciativas y políticas de TI deben tener como objetivo facilitar el acceso a los sistemas e información de la compañía de la forma más sencilla y flexible posible. 

Sassha Fuenmayor Yépez
sassha.fuenmayor@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia