Contratación de capital humano extranjero a modo inclusivo

La escasez de talento distorsiona las condiciones del mercado

migracion

Acogemos como beneficiosas las propuestas que tiendan a la incorporación de la diversidad a la fuerza laboral.  Panamá cuenta con asesores quienes hemos desarrollado vida profesional de muchas décadas, analizando las tendencias del mercado laboral, y hemos estado vinculados al diagnóstico y evaluación del  talento humano de muchas generaciones y  a su promoción de cara a su mejor inserción en una economía de servicios como la nuestra.

Por lo que no solamente compartimos, sino que promovemos el ideario de acoger como beneficiosos los cambios que tiendan a la incorporación de la diversidad a la fuerza laboral. Lo que se conoce como desarrollo inclusivo. Y en esta acepción, inclusión también se refiere a acoger al talento extranjero a fin de que contribuyan con el crecimiento y fortaleza de una economía como la nuestra. 

Ante dígitos de crecimiento vigorosos y según nuestra tasa de natalidad y situación de pleno empleo, entendemos que debe haber un fuerte componente de fuerza laboral de extranjeros que aporte valor agregado a nuestra economía, que soporte un crecimiento del producto interno bruto y que permita que los índices de crecimiento se mantengan.

La inflación es sensible a las variables del mercado laboral, a los salarios que se pacten o que el libre mercado defina. Estamos frente a un mercado laboral en el que la escasez de talento distorsiona las condiciones del mercado. Se tiene como un profesional de áreas en gran demanda, sin agregarle valor a su historial por el solo hecho de la escasez de su perfil, eleva su valor salarial de contratación más allá de su valor real. Por lo que grupos de extranjeros con capacidad de aportar valor se convierten en una válvula de estabilización del mercado laboral en segmentos precisamente de alta demanda.  

Como país podemos estar enviando señales inconsistentes en el tema de acoger o permitir la entrada  al mercado laboral a los extranjeros con deseos de integrarse productivamente a esta economía. En fechas recientes estos discursos se han tornado reiterativos. Es necesario recapacitar y hacer balance de las bondades que el talento extranjero aporta en términos de estabilización de valores salariales y aporte al tejido económico.

Considerar la formación y especialización que dicho personal trae, sin costo educativo para Panamá. Pueden afinarse condiciones de ingreso legal, pero no cometamos el error de incrementar los controles y edificar una barrera migratoria en un país que se nutre del tráfico internacional mundial.   

Ecade
 info@ecade.net
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia