Coronavirus repercutirá en las actividades que generan el 59% del empleo

Coronavirus repercutirá en las actividades que generan el 59% del empleo

En el primer semestre de 2020, el coronavirus (COVID-19) tendrá un impacto negativo sobre actividades que en la actualidad aportan 59% de la generación de empleo, con base en el comportamiento 2014-2019, y según las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec) de la Contraloría General de la República (CGR) de Panamá.

René Quevedo, consultor empresarial y experto en temas de empleo, al compartir este análisis con Capital Financiero, subrayó que esta dinámica del empleo lo lideró en el lapso 2014-2019, Comercio al detal (17% de la expansión del empleo); seguido por Logística y transporte (11%); Hoteles y restaurantes (9%); Industria (8%); Servicios administrativos y de apoyo (7%); Actividades financieras y de seguros (4%) y Entretenimiento (2%).

Indica, sin embargo, que “es difícil estimar el impacto económico y laboral a ciencia cierta, ya que nos enfrentamos a un evento inédito sin precedentes, cuyo comportamiento (virus) todavía estamos descifrando”.

Al analizar los escenarios del desempleo, observa que el peor sería que “se duplicara la cifra de desempleados a agosto 2020 versus agosto 2019”, estimación que se conocerá a finales de noviembre de este año.

Este pronóstico supone pasar de 146,111 desocupados en agosto 2019, a 300,000 en agosto 2020, “lo cual implicaría que en los próximos cinco meses 150,000 personas perderían sus trabajos (30,000 por mes).

A este ritmo, considera Quevedo, estaríamos hablando de un desempleo del 13.6% a agosto 2020. “Sin embargo, mi estimación es que estará alrededor del 10% (3 puntos más que el 7.1% actual)”.

El Centro de Estudios Económicos (Ceecam) de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá (Cciap), en encuesta aplicada del 17 al 23 de marzo de 2020 para medir la situación de las empresas frente a la crisis por el COVID-19, ante la pregunta de qué medidas tomarían si el periodo de emergencia se extendiera por tres o cuatro semanas, revela que el 31.12% de los encuestados reduciría su personal.

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), ante consulta de Capital Financiero con respecto a soluciones para que el desempleo no se acentúe como un problema de orden social, recordó que la orden de cierre del Decreto 500 del 19 de marzo de 2020, supone que no se pueden realizar labores en los centros o establecimiento de trabajo pero no impide las labores que puedan hacerse remotamente mediante teletrabajo a petición del empleador, en cuyo caso la relación de trabajo se mantiene íntegra con pago de salario.

Por otra parte, “el Decreto Ejecutivo No. 81 del 20 de marzo de 2020, dispone que se considerarán suspendidos los efectos de los contratos de trabajo de los trabajadores de las empresas afectadas por el cierre. Esto no constituye en modo alguna un despido o terminación de la relación de trabajo.  La relación se mantiene plenamente vigente y durante el tiempo que dure el cierre únicamente está suspendida, del mismo modo que cuando se otorga al trabajador una licencia sin salario. La suspensión no exime a la empresa de las otras obligaciones laborales existentes ni afecta la antigüedad del trabajador”.

La Cciap dijo que si bien no se obliga al empleador a pagar un salario, están pidiendo a la  membresía y el sector privado en general, “buscar alternativas y soluciones creativas para preservar los puestos de empleo”.

Además, observa la Cámara, el Decreto 81 dispone que los trabajadores cuyos contratos hayan sido suspendidos serán incluidos por el Gobierno Nacional en los programas que establezca el Órgano Ejecutivo para mitigar la falta de ingresos regulares, mientras dure el cierre.

Por otra parte, detalla la Cciap, las empresas excluidas del cierre, pero que sus operaciones se reduzcan por la emergencia sanitaria y la crisis económica, tienen diversas opciones que pueden utilizar, preferiblemente en forma gradual. Estas son:

-Disponer que todo el personal que tenga vacaciones vencidas haga uso de todo el tiempo acumulado. Esto permitirá al trabajador disponer del pago correspondiente al tiempo de vacaciones.
-En la medida en la que la situación financiera de la empresa lo permita, considerar la posibilidad de adelantar el pago del décimo tercer mes correspondiente al 15 de abril y del 15 de agosto.
-Reducir la jornada de trabajo según lo reglamentado por el Decreto Ejecutivo No. 71 de 13 de marzo de 2020.

En la perspectiva de Quevedo, la coyuntura del COVID-19 podría tener un impacto positivo “sobre actividades que hoy generan 19% de los nuevos empleos”, al respecto: Salud (10%), Negocios desde el hogar (5%) y Agricultura (4%).

En el caso de agricultura, importante destacar el impulso al productor y a la agroindustria, con el Programa Panamá Solidario que abastece a las familias de menores recursos.

Empleo informal

En el ámbito del empleo informal, Quevedo recuerda que existen 716,113 trabajadores informales en Panamá, de los cuales, 592,063 (83%) son independientes y freelancers.

“Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el empleo informal “Incluye todo trabajo remunerado (tanto autoempleo como empleo asalariado) que no está registrado, regulado o protegido por marcos legales o normativos, así como también trabajo no remunerado llevado a cabo en una empresa generadora de ingresos. Los trabajadores informales no cuentan con contratos de empleo seguros, prestaciones laborales, protección social o representación de los trabajadores”, indicó.

 “En consecuencia, todos los 592,063 trabajadores independientes existentes en el país son informales, aunque paguen impuestos y coticen a la CSS”, advirtió.

Durante 2019, observa que cuatro de cada cinco nuevos informales vinieron de Actividades desde el Hogar (19%), Actividades de Apoyo Administrativo (18%), Otros Servicios (18%), Logística (15%) e Industria (12%). Los nuevos informales en el sector Comercio sólo aportaron 7% del total.

Resalta que el gran problema del informal es que “si bien sus ingresos son afectados por los mismos factores que impactan la actividad económica en general, no tienen salario, por lo cual enfrentarán dificultades para su subsistencia a corto plazo”, de allí que observe favorables “acciones de corte asistencialista para este segmento de la población”.

Empleo en las Pymes

Quevedo, quien también es asesor de la Comisión de Pequeñas y Medianas Empresas de Exportadores (Pymex) de la Asociación Panameña de Exportadores (Apex), dijo que esta caída económica en los sectores ya detallados afecta a todas las empresas con independencia de su tamaño.

Sin embargo, las Pymes “son especialmente vulnerables por no disponer, en la mayoría de los casos, de un colchón financiero que les permita operar ante una interrupción de sus ingresos”.

Quevedo, ante este panorama, se inclina por poner en marcha políticas de estímulo al consumo y la demanda interna, además de no olvidar, además del empleo general, el empleo juvenil en particular “que ya antes del COVID-19 enfrentaba la peor crisis de su historia”.

Otra acción con la categoría “prioridad nacional” es poner en marcha los megaproyectos de infraestructuras, proyectados en Panamá Oeste (Cuarto Puente y Línea 3, entre otros) que sumados a 507 proyectos urbanísticos privados en curso, representan, subraya Quevedo, una inyección de más de $6,000 millones, cifra superior a lo invertido en la ampliación del Canal de Panamá.

Violeta Villar Liste
Violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com