Corrija los errores al comer

Resolver la ingesta de alimentos con comida rápida es una de las malas decisiones que toman los ejecutivos

Business People Having Meal Together

Muchas responsabilidades, compromisos, estrés, tensión, problemas, preocupación, falta de tiempo y alimentación en carrera. ¿Le parece esto una descripción de su día a día?

Algunas personas se enfrentan a esta realidad que altera de manera significativa su estado de salud y calidad de vida, pues provoca estrés laboral, malos hábitos alimentarios, alteraciones del apetito, cansancio habitual, estreñimiento crónico y varias enfermedades.

De manera general, se ha observado que las personas con altos cargos y que tienen un nivel alto de responsabilidad, consumen mayor cantidad de comida rápida y menos porciones de frutas y verduras, realizan menos actividad física y tienen una mayor inclinación a comer mientras realizan otra tarea.

A continuación citamos algunos errores comunes que comenten los ejecutivos a la hora de alimentarse:

Saltar el desayuno y sustituirlo por café solo.

Comer fuera de casa, con presión, prisa y ansiedad.

Saltar tiempos de comida.

Consumir alimentos muy energéticos, dulces o grasosos, precisamente para estimular la secreción de serotonina y otros mediadores, como compensación al estrés, la ansiedad y la falta de energía.

Acumular estrés durante el día y traducirlo por la noche en un ataque de ansiedad frente a la comida.

Abusar de los cafés y las bebidas excitantes durante el día y terminar la jornada con alguna copa de alcohol.

Consumir chicle de manera frecuente y estimular la secreción de jugos gástricos de manera innecesaria.

No realizar actividad física ni tener momentos de ocio y recreación entre semana.

¿Qué puede hacer?

La correcta alimentación de un ejecutivo debe tener las siguientes características:

Disfrutar de una amplia variedad de alimentos, de todos los grupos.

Incluir alimentos ricos en antioxidantes que ayuden a combatir todas las sustancias dañinas que produce el estrés: Frutos de color rojo-morado-azul (fresas, moras, arándanos, etc), aguacate, semillas como las almendras, pescados como el atún o el salmón, vegetales de color verde intenso como brócoli y espinacas.

Buena hidratación, de preferencia: Agua, jugos naturales, agua de pipa, infusiones. Es importante evitar los refrescos gaseosos, las bebidas muy azucaradas, el alcohol y el café en exceso.

Regularidad para consumir pequeñas y frecuentes comidas durante el día.

Incluir frutas y vegetales de manera abundante varias veces al día, todos los días.

Evitar las comidas y productos grasosos.

Evitar el consumo excesivo de sal.

Recuerde que una dieta no implica dejar de comer todo tipo de productos, sino aprender a consumirlos de forma adecuada y en las porciones recomendadas por su nutricionista.

Elijir la calidad

Aumente  el consumo de alimentos que proporcionen energía de buena calidad (para que esta dure por más tiempo). Algunos ejemplos son: Frutas, avena, arroz integral, tortillas, frijoles, garbanzos, lentejas, papa con cáscara, yuca, plátano (no frito), semillas (almendras, nueces, chia, etc) y chocolate oscuro (pequeñas cantidades). 

Laura Mata
Corresponsal
Costa Rica

Más informaciones

Comente la noticia