Corte acoge recurso de apelación en caso British

Unos $9 millones están en juego en este juicio, que lleva ya tres años

British american web

La historia de la aseguradora British  American Panamá, aún no termina de escribirse, la Corte Suprema de Justicia de Trinidad y Tobago acogió el recurso de apelación interpuesto por  los  abogados Jonathan  Walker y Luke Hamel  Smith, quienes representan a las 7.000 personas afectadas por la quiebra de esta empresa.

El juez Ronni Boodoosingh había rechazado la repatriación de $7,5 millones  en bonos que fueron sacados de Panamá de forma irregular.

En su sentencia, emitida a mediados del año pasado, señaló que British  American Panamá no pudo probar el reclamo correspondiente contra First Citizens Investment Service Limited, donde determinaba que los bonos o fondos fueron sacados de Panamá de manera irregular, ya que British  American Panamá era una sucursal de British  American, por lo tanto, todos sus fondos le pertenecían a la casa matriz.

El curador  de la quiebra, Marcelo De León, dijo que los abogados están presentando los argumentos adicionales de este caso que será definido en una segunda instancia.

Los alegatos de los abogados que representan a los afectados panameños se basaron en el hecho que todas las reservas matemáticas en cualquier parte del mundo son intocables, que en este caso fueron sacados del país sin la autorización del ente regulador.

Nuestros abogados creen que tenemos la posibilidad de  ganar la segunda instancia, ya que se trató de un fallo localista, tomando en cuenta que los fondos fueron depositados en un banco del Estado trinitario, destalló.

Según el fallo emitido en primera instancia, el  First Citizens Investment Service Limited mantenía los bonos en custodia  como una garantía autorizada  por la Junta Directiva y el  gerente general de British American  Panamá, quienes  autorizaron a Banistmo Security a transferir los bonos a Caribbean Money Market Brokers Limited  (Cmnb) de Trinidad y Tobago.

Igualmente, se señala que los bonos fueron pignorados con autorización de  la Junta Directiva de  Brithis American Trinidad y Tobago por lo que al no cumplir con los pagos el Cmnb cobró la pignoración de los mismos, indistintamente  que  eran reserva matemática  de Panamá.

Este fallo también afecta las reclamaciones que se mantienen  en el Juzgado de Bancarrota de Miami,  Estados Unidos (EE.UU.) donde están involucrados $348.000 en acciones y  $1.175.000 en bonos, que también se ventilaban en la Corte de Trinidad y Tobago, por lo que están en juego más de $9 millones.

De León prefirió no adelantar una   fecha probable para  el anuncio  de un nuevo fallo, que será definitivo, pero recordó que el  juicio en primera instancia duró tres años.

Hasta el momento  los afectados  han recibido el pago de $4,3 millones, correspondientes a las propiedades que mantenía la empresa en Panamá, aunque las afectaciones totales suman $18 millones.   

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia