Corte Suprema declara en desacato a la Asep y otoga prórroga a Panamá Ng Power, S.A.

Corte Suprema declara en desacato a la Asep y otoga prórroga a Panamá Ng Power, S.A.
La Corte Suprema de Justicia dejó sin efecto la resolución de la Asep, activando nuevamente a dicha empresa en el mercado energético.| Archivo.

La Corte Suprema de Justicia declaró en desacato al administrador general de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep), Roberto Meana, por rehusarse a cumplir lo ordenado en la sentencia emitida el 20 de diciembre de 2017, en la que se acogió el amparo de garantías interpuesto por la empresa Panamá Ng Power, S.A. y ordenó conceder la prórroga solicitada por esa compañía de 150 días para presentar el cierre financiero del proyecto de construcción de una planta de generación eléctrica a base de Gas Natural Licuado (GNL).

Una fuente de la Secretaría Nacional de Energía (SNE) informó a Capital Financiero que en el 2013, Panamá Ng Power, S.A. ganó la licitación para el suministro de generación eléctrica a base de GNL, mediante la construcción de una planta con capacidad para 670 megavatios (MW, por sus siglas en inglés).

En 2014, la Asep canceló la licencia a Panamá Ng Power, que comparte sociedad con la asiática Shanghai Electric Power, por incumplir con la entrega del cierre financiero (financiamiento del proyecto), un documento indispensable para poder arrancar las labores de planificación, construcción y posterior operación de la planta.

Sin embargo, en el 2015 un fallo de la Corte Suprema de Justicia dejó sin efecto la resolución de la Asep, activando nuevamente a dicha empresa en el mercado energético.

Al ser consultado sobre este proyecto hace algunos meses el administrador de SNE, Víctor Urrutia, advirtió que no le preocupa que se construya la planta de Panamá Ng Power, S.A., pero sí que el contrato es más caro que los existentes, lo que obligará a todos los panameños a pagar un poco más por la electricidad. 

A criterio de Urrutia lo más sensato sería licitar el proyecto nuevamente, porque el contrato de Panamá Ng Power, S.A. es más costoso que los que se lograron en un ambiente de competencia.

En tanto, Fernando Aramburú Porras, expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede), ha manifestado en múltiples ocasiones que la licitación adjudicada a Panamá Ng Power, S.A. no fue el producto de un acto público concurrido, como normalmente pasa con las licitaciones de concesión para la producción de energía, resultando en un contrato oneroso para el Estado y un mayor costo para los panameños.

No obstante, es importante tener presente que este es el cuarto Amparo de Garantías Constitucionales que es acogido por la Corte Suprema de Justicia a favor de Panamá Ng Power, S.A., y que en los fallos emitidos se eliminó la exigencia del regulador de los servicios públicos para que consignará una fianza de cumplimiento de $55 millones y además le concedió 150 días de prórroga para presentar el cierre financiero.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL