Crece demanda de tarjetas Premium

En Panamá mantiene una expansión del 15%

Chendo Chavarria color web

En el mundo de las tarjetas de crédito a  los segmentos masivos  generalmente se le brinda  servicio con tarjetas de débito y tarjetas clásicas, que son más básicas en sus presentaciones y caracterizadas  por  programas de recompensas.

En el caso de  Visa, se cuenta con tres  alternativas  dentro del segmento Afluente o Premium, de acuerdo con el poder adquisitivo, para lo cual cuentan con las tarjetas  Visa Platinum,  Visa Infinite y Visa Signature.

Estos segmentos se diferencian en dos elementos: El poder adquisitivo del individuo y las necesidades de consumo que surgen a raíz de ese poder adquisitivo.

Ninguno de estos productos es mejor que el otro, sino que van dirigidos a  necesidades distintas, sobre todo a la hora de consumir y  lo que los consumidores necesitan de un medio de pago.

Para explicar un poco sobre la estrategia de Visa para el segmento afluente, el crecimiento e importancia de este sector  en Panamá y algunas cifras sobre el mercado de las tarjetas de créditos, Chendo Chavarría, gerente general de Visa Panamá y Nicaragua, conversó  con Capital Financiero.

-¿Cuál es la importancia del segmento Afluente en Panamá?

-A nivel mundial el segmento Afluente ha estado creciendo de forma importante en los últimos dos años, impulsado por el comercio internacional, sobre todo la demanda de materias primas en  países asiáticos y  en especial China.

Panamá como hub o como base del comercio entre las Américas y puente comercial entre Asia y las Américas se ha visto beneficiado de ese auge en el comercio internacional y, por tanto, el nivel de renta promedio del panameño ha ido aumentando a medida que la renta mundial ha elevado el número de consumidores Afluentes.

Vemos que ese segmento de consumidores en Panamá ha estado creciendo a tal punto que hoy en día constituye  el 15% de nuestras tarjetas en Panamá. Es un segmento considerable que de alguna manera es más grande como segmento en Panamá que en el resto de la región.

-¿Cuántas tarjetas Visa se manejan en Panamá?

-En Panamá se manejan 976.000 tarjetas, de las cuales el 15% son del segmento Afluente o productos Premium como decimos nosotros.

-¿Cómo es el consumo de estas tarjetas?

-Generalmente lo que vemos en estos productos es que tienen un consumo mayor que el promedio de las demás tarjetas.

¿Por qué se utilizan  más y por más monto? Porque el tarjetahabiente Afluente tiene mayor predisposición a viajar, y cuando uno viaja está comprando boletos aéreos, consumiendo noches de hotel, comiendo o haciendo turismo, por ende el consumo es mayor que el resto de las tarjetas.

Hay que constatar que generalmente entre los consumidores afluentes hay dos perfiles prototípicos: Tenemos el consumidor que le gusta el estatus, que es muy común  en el resto de los países de Centroamérica. Donde quiero que tú sepas quién soy yo y por lo tanto quiero un producto que te diga muy claramente el tipo de persona que soy, y sobre todo entiendas que tengo mayor poder adquisitivo.

También hay otro tipo,  que es el  consumidor americano o brasileño, para  quienes no solo es importante demostrar estatus a través de su producto a nivel de pago, sino que es importante que ellos perciban que ese producto tiene un valor.

El consumidor panameño está más al lado del consumidor americano o brasileño. Entonces el producto que estamos lanzando tiene una combinación de beneficios que conjugan esas dos necesidades.

-¿Qué otras proyecciones tiene Visa a corto plazo?

-No quiero especular y prefiero rebobinar un poquito y decir de dónde venimos. Panamá es un mercado que para nosotros ha  estado creciendo en los últimos años de manera bastante acelerada. Al final del 2014 crecimos un 13% nuestras facturaciones en punto de venta, es decir el volumen de compra que todos los panameños realizaron en los establecimientos aumentó con respecto al año anterior.

Este dato es muy importante porque generalmente cuando hablamos de Panamá en medios de pago, suponemos  que es un mercado bastante maduro, es decir el panameño se maneja muy bien con las tarjetas y  consume más que otros vecinos de la región con el plástico. Sin embargo, el hecho de que todavía tengamos tasas de crecimiento del 13% indica que queda mucho de efectivo que desplazar y eso es un punto muy importante. Cuando yo veo quién es mi competencia en el mercado panameño mi competencia es el efectivo.

-¿Cuánto representa eso en dinero?

-Al 31 de diciembre del año pasado el volumen total era de $3.581 millones, con casi 40 millones de transacciones. Para nosotros es un mercado importante que sigue creciendo.

-¿En el medios de pago quién es su mayor competidor?

-Históricamente hemos crecido sobre todo quitándole participación al efectivo, y creo que esto es una perspectiva general de los medios de pagos electrónicos. Ha medida que el consumidor va apreciando los beneficios de pagar con tarjeta el efectivo irá disminuyendo de manera sustancial.

En cuanto a nuestros productos como medio de pago frente a otras tarjetas, tenemos hoy en día para Panamá beneficios únicos sobre todo con las tarjetas Visa Infinitive, que no la supera ningún otro producto que exista en el mercado panameño.    

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia