Crece la pobreza en zonas rurales de América Latina y el Caribe

Crece la pobreza en zonas rurales de América Latina y el Caribe
En América Latina y el Caribe existe un total de 59 millones de personas en pobreza en las zonas rurales| Pixabay

La primera edición del Panorama de la Pobreza Rural en América Latina y el Caribe advierte sobre “una histórica reversión en la pobreza rural de la región”.

De acuerdo con datos de esta publicación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), presentada este miércoles 21 de noviembre en Buenos Aires, Argentina, durante la Semana de la Alimentación y la Agricultura, la pobreza en el rural creció en dos millones de personas entre 2014 y 2016.

En la región, de acuerdo con el informe, existe un total de 59 millones de personas en pobreza en las zonas rurales.

Desde 1990 hasta 2014, la pobreza rural en la región, señala FAO, había caído casi 20 puntos porcentuales, desde 65 % a 46%. “Pero entre 2014 y 2016, tanto la pobreza como la pobreza extrema aumentaron dos puntos porcentuales cada una, alcanzando, respectivamente, 48,6 % y 22,5%”.

En la sección, `Cambios en la tasa de pobreza rural en países de América Latina y el Caribe´, Panamá refleja esa tendencia al haber pasado de una tasa de pobreza rural de 55% (año 2001) a 44% en 2014.

Sin embargo, los datos actualizados del Índice de Pobreza Multidimensional de Panamá (año 2017),  elaborado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec), revela el mayor impacto de la pobreza multidimensional en las comarcas y provincias del interior del país.

Comarca Ngäbe Buglé (93.4%), Comarca Guna Yala (91.4%) y Comarca Emberá (70.8%), en promedio, superan “en 4.5 veces el valor del promedio nacional”, refleja el estudio.

En cuanto a las provincias, destaca la investigación que permite contar con data actualizada para definir políticas de Estado, las tres con mayor porcentaje de personas en condición de pobreza multidimensional y por encima del promedio nacional, fueron Bocas del Toro (44.6%), Darién (40.0%) y Coclé (22.6%).

En Los Santos (4.2%), Herrera (7.2%) y Panamá (8.5%), las proporciones fueron las menores.

La pobreza multidimensional considera en general las “múltiples privaciones y carencias distintas al ingreso, tales como salud, educación, trabajo, medio ambiente, nivel de vida, entre otros”, destaca el estudio elaborado por MEF, Mides e Inec.

Según el estudio de FAO, el porcentaje de personas con ascendencia indígena dentro del grupo de personas en situación de pobreza rural llega a 64% en el caso de Paraguay.

En Panamá la incidencia sería menor: menos del 20%. Esta estadística también se refleja en los casos de Chile, Ecuador y Brasil.

“No podemos tolerar que uno de cada dos habitantes rurales sea pobre, y uno de cada cinco, indigente. Peor aún, hemos sufrido una reversión histórica, un quiebre que vuelve patente que nos estamos olvidando del campo”, señaló Julio Berdegué, representante regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), citado por la entidad en el comunicado.

De acuerdo con el informe, el ingreso laboral anual promedio de un trabajador del sector rural en América Latina en 2015 era de $363, menos de la mitad de los $804 de los trabajadores urbanos, en el mismo año.

En la tabla, Crecimiento anual del empleo agropecuario y total en América Latina y el Caribe del informe de la FAO, se destaca que el empleo agropecuario crece en Panamá 1.4% contra el 3% del empleo general.

Otro elemento relevante es que solo 18% de la población de la región vive en zonas rurales, pero “concentran el 29% de todas las personas pobres de América Latina: 59 millones”.

Berdegué advirtió que sin desarrollo rural no habrá desarrollo sostenible, “ya que 132 de las 169 metas de los ODS están íntimamente vinculadas al desarrollo rural, y dos de cada diez metas sólo se pueden lograr en el campo”.

La publicación de la FAO aporta cinco medidas para revertir la situación: crear sectores agrícolas eficientes, incluyentes y sostenibles; protección social ampliada; gestión sostenible de los recursos naturales; impulso al empleo rural no-agrícola y mejorar la infraestructura.

Violeta Villar Liste
[email protected]
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias