Crecen las preocupaciones por China

Crecen las preocupaciones por China

Map of China with Stethoscope (clipping path included)

Dos veces en el último año, la caída repentina en el valor del yuan sacudió a los mercados mundiales, generando la preocupación  que una caída más profunda estaba a la vuelta de la esquina en tanto que los funcionarios chinos, tras años de crecimiento alimentado por deuda, trataban de orquestar un aterrizaje suave de la economía.

Desde entonces, el Banco Popular de China ha calmado las aguas mediante una mejora de las comunicaciones y el Gobierno, en un intento por estabilizar el crecimiento, aumentó el estímulo. Al mismo tiempo, la decisión de la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) de retrasar los aumentos de las tasas de interés en Estados Unidos  (EE.UU.) ha mantenido a raya el valor del dólar, aliviando así en parte la presión sobre el yuan.

Sin embargo, y repitiendo el refrán conocido por inversionistas de todo el mundo, los analistas están ahora preocupados que el estímulo por sí solo no sea suficiente para poner de nuevo en marcha el crecimiento de China y para sostener indefinidamente al yuan.

Los indicadores fundamentales de la salud económica de China siguen deteriorándose, una señal para los escépticos  que el yuan sigue estando sobrevaluado y un recordatorio de los desafíos que enfrenta la segunda mayor economía del mundo.

China ha hecho un buen trabajo anclando las expectativas del mercado y usando de todas las herramientas [disponibles] para estabilizar la economía, pero no ha solucionado los problemas subyacentes, dijo David Loevinger, director gerente de TCW Group, que tiene $194.600 millones de activos bajo gestión.

Desde la devaluación de agosto de 2015, el yuan se ha depreciado 6,9% frente al dólar, menos que la libra esterlina y el peso mexicano. Después de perder alrededor de $800.000 millones de reservas, China ha logrado recientemente frenar la fuga de capitales.

Pero la estabilidad llegó a costa del retraso de las reformas, dijo Hung Tran, director ejecutivo del Instituto de Finanzas Internacionales. Para sostener el crecimiento, China ha postergado la reestructuración de sus empresas estatales, muchas de las cuales se ven afectadas por un exceso de capacidad y por la mala calidad de su deuda.

En junio y julio, la inversión privada en activos fijos cayó respecto de igual período del año anterior. Es la primera vez que esto ocurre en China por lo menos desde 2012.

Se trata de un signo de pérdida de confianza empresarial () la gente está preocupada porque agregar más crédito ya no es eficiente, dijo Claire Dissaux, economista de Millennium Global Investments Ltd.

Este retroceso refleja en parte los costos de la rápida acumulación de deuda que tuvo lugar en China desde la crisis financiera global.

La deuda total del país se ha elevado del 274% de su producto interno bruto hace un año a 298% ahora, según el IIF. El rápido aumento de la deuda tiende a estar asociado con la desaceleración del crecimiento debido a que aumentan los riesgos de una mala asignación de capital y de la cesación de pagos.

Carolyn Cui y Lingling Wei en Beijing
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia