Crecimiento con inclusión social y reducción de la pobreza

Crecimiento con inclusión social y reducción de la pobreza

En el año 2010, las economías latinoamericanas crecieron al 6%, considerado excelente. Para este año 2011, se estima que el crecimiento total será de 4,5%, que es moderado, pero aceptable. Este crecimiento es el resultado de políticas económicas bien estructuradas, conservadoras, el aumento de precios y volúmenes de las materias primas latinoamericanas exportadas a los mercados asiáticos, el flujo de dinero proveniente de otros sectores económicos internacionales, las inversiones públicas y privadas. Este crecimiento ha producido algunas tensiones inflacionarias, superávit de ingresos y reducción de los niveles de pobreza extrema en la región.

El reto que América Latina y especialmente Panamá tienen, es el mantener niveles de crecimiento económico sostenible y al mismo tiempo equilibrado con políticas públicas que reduzcan la pobreza, concentración de las riquezas, disminuyan las desigualdades con inclusión social.

No habrá paz y seguridad en las sociedades latinoamericanas que concentren la riqueza y aumenten las desigualdades sociales aún con crecimiento económico. Esto producirá tensión, conflicto, inseguridad y lucha de clases.

El crecimiento económico es necesario para reducir los niveles de pobreza. No se puede distribuir la riqueza no producida, por lo tanto, las economías latinoamericanos tienen que ser eficientes, competitivas y productivas.

Todo los que participan en la creación de riquezas tienen derecho a beneficiarse de la misma, para mejorar su calidad de vida. Los gobiernos latinoamericanos si desean vacunar a sus pueblos contra políticas populistas, que poco contribuyen al crecimiento económico y la estabilidad social, deben implementar políticas públicas en las áreas sociales, que transformen a largo plazo las estructuras injustas que por años se han mantenido en algunas sociedades latinoamericanas.

La incorporación de la economía informal a la formalidad, debe ser una de las principales políticas de estado. Está comprobado que la informalidad produce bajo niveles de productividad, salarios por debajo del margen legal mínimo establecido. En adición, los trabajadores informales no se benefician de ninguna política de prestaciones sociales, no son sujeto de crédito personal o comercial y su informalidad lo lleva generalmente a actividades de subsistencia.

Una de las formas de distribuir mayor el ingreso, es creando oportunidades. Las oportunidades a la población se ofrecen en un mercado laboral competitivo mediante una buena educación. Sin educación no hay oportunidades, sin oportunidades no se rompe con el círculo de la pobreza.

Otro sector cuyas políticas públicas tienen que ser agresivas es el sector salud y prestar especial atención a los niveles de desnutrición preescolar y escolar de la mayoría de la población de America Latina. Así como, la atención médica que debe ofrecerse mínimo desde que la madre sale encinta hasta que termine su escuela primaria.

Para el 2008, el 33% de la población latinoamericana no podía satisfacer sus necesidades básicas, esta realidad es una vergüenza para los dirigentes políticos latinoamericanos de izquierda, centro o de derecha, ya sean liberales, neoliberales o de izquierda revolucionaria . El establecer políticas públicas que elimine esta cruda realidad en nuestros países no solo son mandatarias sino inaplazables. La concentración de riquezas, desigualdades y exclusión social debe combatirse no con criterio de caridad cristiana o de demagogia políticas, sino con políticas de estado con sentido de justicia social.

 

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL