Crecimiento económico esconde algunos pecados

Crecimiento económico esconde algunos pecados

El total de activos del Centro Bancario Internacional creció 9,3% en 2015

BANCOS P17El crecimiento de la economía panameña, en promedio 8% en la última década y la estimación de 6% para este 2016, son buenas noticias para los panameños. Sin embargo, en los períodos de vacas gordas se pueden esconder ciertos pecados en la gestión de los negocios que lidera el Estado y las corporaciones empresariales del sector privado.

Capital Financiero conversó en la ciudad de Panamá con René Medrano, director senior de Instituciones Financieras y Alejandro García, director gerente de Instituciones Financieras para América Latina, ambos ejecutivos de Fitch Ratings.

El crecimiento acelerado de Panamá en medio de un entorno bueno esconde ciertos pecados a la hora de originar los créditos que podrían generar desbalance sobre todo a mediano y largo plazo, comentó Medrano.

La cartera de crédito del Centro Bancario Internacional (CBI) cerró el año 2015 en $72.563 millones, lo que representa un crecimiento de 9,9% en comparación al año anterior.

En cambio la cartera de crédito del Sistema Bancario (bancos con licencia general) se ubicó en $61.621 millones, con un crecimiento de 11,1% respecto al año 2014, indican las estadísticas de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP).

A juicio del analista, las condiciones para acceder a los créditos se han relajado bastante y de ocurrir un cambio en el ciclo económico favorable que registra la economía panameña y se deja de crecer, podría darse un deterioro importante en la cartera de crédito.

También es un tema de seguimiento de la calificadora de riesgo, el  aumento del apalancamiento de los bancos  que se traduce en mayores ajustes a los indicadores de capital, por lo que el margen de maniobra para hacerle frente a un eventual cambio del ciclo económico es menor, debido a que los márgenes son muy estrechos por la competencia y bajas tasas de interés.

Pero, Medrano destacó que el contexto económico ha sido muy bueno para Panamá y sin duda ha favorecido el desempeño de la banca que también ha gozado de un entorno positivo que le ha permitido crecer a un buen ritmo.

Reconoció que la banca establecida en Panamá hoy mantiene balances saludables, inclusos tan buenos que bancos recién fundados han alcanzado el punto de equilibrio en períodos records (menos de dos años).

A juicio de Medrano, la eficiencia de los bancos establecidos en el país es muy buena, de modo que no hay espacio para mejorar, por lo que la capacidad de absorber un golpe por el lado de los resultados es limitada y el capital se ha debilitado bastante.

El analista opina que los bancos grandes están en mejores condiciones para enfrentar cualquier cambio en el ciclo económico, pero no así los pequeños.

Situación que lleva a pensar a los representantes de Fitch que existe la posibilidad de concretarse fusiones y adquisiciones entre las operaciones bancarias más pequeñas del país.

Anticipación de riesgos

Medrano y García reiteraron que las observaciones realizadas al sector bancario panameño tienen como objetivo anticiparse a los riesgos.

Panamá es una economía con grado de inversión y las expectativas de crecimiento siguen siendo buenas, pese a la desaceleración respecto a los años anteriores, expresó Medrano.

Fitch Ratings publicó el 10 de diciembre de 2015 una perspectiva negativa para el desempeño de los bancos panameños en 2016 al considerar que los riesgos que enfrentan se están incrementando, aunque su efecto en los balances es lento, debido a que el entorno aún es favorable.

Medrano dijo que Fitch no ve ningún deterioro de las calificaciones de los bancos, las mismas son estables, pero anticipan que la gestión y los resultados en 2016 serán ligeramente menores a los de 2015.

Al ser consultados sobre los retos de las calificadores de riesgo en la presente coyuntura, Medrano señaló que el reto es anticiparse lo más posible a los potenciales cambios en el entorno económico y sobre todo intentar dar opiniones que perduren a lo largo de un ciclo económico.

Por su parte, García dijo que las dinámicas de los sectores financieros están evolucionando, se tienen nuevas fuentes de riesgos.

En el sector financiero se desarrollan algunas que antes no eran tan importantes, tales como: Riesgos legales, riesgos de reputación y elementos relacionados con la corrupción. Vemos como en Brasil donde los efectos del ciclo económico negativo se han acentuado, ante los eventos de corrupción.

Otros riesgos difíciles de predecir como el lavado de dinero sigue siendo una fuente de riesgo importante y particularmente  en Panamá por el CBI.

Los activos del CBI al cierre del 2015 se fijaron en $118.478 millones, un crecimiento de 9,3% en comparación con el año 2014.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia