¿Cuáles son los países con la generación de electricidad más sucia en la región?

¿Cuáles son los países con la generación  de electricidad más sucia en la región?

En el último quinquenio lograron  invertir su matriz energética

Globe with Americas

El año pasado Costa Rica alcanzó el histórico porcentaje de un 99% en la generación de electricidad a partir de fuentes renovables. La cifra, ubica al país junto a naciones como Uruguay y Paraguay que generan casi la totalidad de su electricidad a partir de este tipo de fuentes limpias.

Sin embargo, la situación regional -aunque positiva- es particularmente distinta. Para el año pasado, Centroamérica logró generar solo un 67,8% de su energía a partir de este tipo de fuentes. El dato desciende a un 54% si se incluye en el cálculo a Belice y República Dominicana, los otros dos países miembros del Sistema de la Integración Centroamericana  (Sica).

Este es un resumen del panorama de América Central, a partir de las últimas estadísticas de producción de electricidad en los países del Sica, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Si se trata de producción de electricidad a partir de fuentes sucias, República Dominicana, Honduras y Nicaragua todavía dependen, en su mayoría, de las fuentes térmicas.

República Dominicana, con una situación particular debido a sus continuas crisis energéticas, genera casi un 92% de su energía a partir de fuentes sucias. El país no muestra mejoras en ese sentido, de hecho, la generación de energías renovables viene en caída en el último quinquenio (para el 2010 ocupaban un 11,7% y, para el año pasado, representaron un 8,1%). Casi la mitad de la energía no renovable de la región se produce allí.

Excluyendo a la isla, Honduras es el país de Centroamérica con la generación más sucia de electricidad. A pesar de ello, también registran la generación más alta de energía solar.

El año pasado, Honduras registró la segunda principal adición en electricidad de la región, luego de abrir doce centrales solares que suman 388 megavatios (un aumento mucho mayor al registrado por Costa Rica el año pasado a partir de sus ampliaciones en Torito, Cachí y en Orosi).

Región revierte matriz

Aún así, no todas son malas noticias para la región. En el último quinquenio, los países del Sica lograron invertir su matriz energética para dar prioridad a la generación de energías renovables.

Para el 2010, un 45,4% de la capacidad instalada de los países era renovable. De forma positiva, el mismo porcentaje corresponde ahora a la capacidad instalada para las no renovables (las energías renovables representan ahora un 54.6%).

Una tendencia positiva, apunta Hugo Ventura, Jefe de la Unidad de Energía y Recursos Naturales de la Cepal.

El gran reto ahora es mantener el moméntum: Que la instalación (renovable) no se ralentice ni se reduzca. Vienen desafíos sobre cómo se desarrollan las energías renovables si los precios del petróleo bajan. Ya hubo una primera amenaza en el 2015. En el 2016 parece que el mercado petrolero busca un nuevo equilibrio y ésa es una nueva amenaza señala.

El principal impulso de la región hacia las energías limpias se observa especialmente en la generación de energía eólica, que pasó de representar un 1,3% de la producción de la región en el 2010 a un 5,2%.

La matriz de Costa Rica

En el último quinquenio, Costa Rica también ha dado una mayor importancia a la generación de energías renovables, con un crecimiento especial hacia el sector eólico.

De hecho, para el 2010 la  energía eólica representaba casi un 3,8% de la generación energética. Hoy el porcentaje alcanza un 10,1%.

Daniel Salazar M.
El Financiero
Costa Rica

Más informaciones

Comente la noticia