Cuando el negocio es más que vender

Cuando el negocio es más que vender

El negocio no es sólo vender productos, sino conseguir profesionales comprometidos conectados y motivados

business, career and office concept - businesswoman at job interview in office

Inquietud número uno que me comparten la mayoría de los directivos de Recursos Humanos y dueños de empresas cuando les hablo de la oportunidad de poner en marcha un programa de marca personal y de embajadores de marca corporativa.

La respuesta que leí una vez y que con la cual me gusta responder es:

¿Qué pasa si NO los formas y se quedan en tu empresa? Eso es todavía peor, ¿no crees?

La huella que una marca o una empresa deja en sus clientes será directamente proporcional a aquella que esté dejando en sus colaboradores.

El involucramiento de los empleados es la primera señal que existe un ambiente saludable en una empresa y la intención de convertirlos en embajadores de marca es señal que una empresa ¡está para quedarse! y está dispuesta en crear compromiso, fidelidad, credibilidad y confianza con sus clientes.

Otro desafío cada vez más evidente es lograr que los empleados se conviertan en embajadores de producto. Ellos son los primeros que deben conocer mejor que nadie el producto o servicio que producen o realizan para que puedan compartir su experiencia, defender o avalar a los mismos en sus relaciones sociales, reales o virtuales.

¿Está preparada tu empresa para tener una avalancha de fans internos?

Entonces…¿Cómo conseguir profesionales comprometidos?  ¿Por dónde comenzar?

1.Inspiramos: No importa cuál sea el sector, la construcción de una gran marca requiere que todos los profesionales de la empresa conecten con la marca corporativa y comprendan la importancia de caminar juntos para lograr objetivos. La empresa debe ayudarlos a creer en su misión, en la calidad de los productos y servicios que vende para que se sientan inspirados a compartir la experiencia como empleados.

Cada profesional necesita determinar cómo puede a su manera- trasladar la promesa de marca de una forma auténtica, aprovechando y uniendo la identidad corporativa con lo que le moviliza y hace único.

Cuando inspiramos a la gente para ser embajadores de marca, estamos aprovechando una oportunidad única (y evitamos que los competidores avancen posiciones).

2. Conectamos lo personal y lo corporativo: Uno de los mayores malentendidos que hay, según William Arruda, especialista en Personal Branding, es que las marcas personales y las marcas corporativas compiten (en vez de cooperar). Nada puede estar más alejado de la realidad.
Las compañías de éxito ayudan a su gente a conocerse mejor, a conocer su marca personal, y capitalizan la integración de esos rasgos individuales con los más amplios objetivos de la compañía.

Cuando los empleados tienen más claro quiénes son y qué les hace excepcionales y, además tienen claros los objetivos corporativos de marca, pueden poner en marcha sus competencias únicas y su experiencia para activar los objetivos de la empresay de seguro lo harán por propia voluntad, sin necesidad de que los recompense o incentive.

3.  Le damos voz al empleado: ¿Qué tal si pensamos en términos de capacitar a los empleados para jugar un rol de periodistas? ¿Qué tal si le damos a los empleados la oportunidad de contar sus experiencias al participar de eventos de la compañía para que lo compartan y comuniquen a colegas y amigos a través de blogs, redes sociales corporativas y artículos en la intranet?

¿Quién mejor para recomendar a una marca que las personas que están más vinculadas a ellas?

Un empleado embajador acostumbrado a utilizar redes sociales corporativas será sin duda tu mejor embajador 2.0.

¿Qué pasa entonces si formo a un empleado y se va a otra empresa?

Tienes una persona con la cual podrás contar bastante 🙂 Cuídala.

También te dejo sólo tres razones de decenas que hay:

Se produce una avalancha de transformaciones positivas que desembocan en profesionales líderes, motivados, comprometidos, felices y más animados.

La empresa se acerca a los clientes de una forma más directa, elevando la credibilidad y el nivel de penetración de su mensaje, valores, productos y servicios.

Profesionales capacitados generan sentido de pertenencia y orgullo, aumentando su moral y los hacen socios en el éxito de las campañas

No hay mejor ni mayor fan que el empleado que construye la empresa cada día

Ayudar a la gente a desenterrar su mejores fortalezas para integrarlas en toda su actuación laboral al propósito del negocio, me parece como un buen comienzo o una buena ruta para mantenerse competitivos.

Darle la oportunidad al empleado para determinar cómo puede a su manera- trasladar la promesa de marca de una forma auténtica, aprovechando y uniendo la identidad corporativa con lo que le moviliza y hace único: Eso es branding personal y así se ganan embajadores de marca.

¿Está preparada tu empresa para tener una avalancha de fans internos?

Espero que digas que sí.

Coach de Empoderamiento y Proyección

Más informaciones

Comente la noticia