Cuando la ineficiencia se paga con impuestos

Cuando la ineficiencia se paga con impuestos
El alcalde del distrito capital, cuya percepción de su gestión alcaldicia indica que el 71,2% de los encuestados según Dichter & Neira la consideran mala o muy mala, presenta a la comuna capitalina, un nuevo sistema tributario municipal que aumenta los impuestos que deben pagar las empresas, para sufragar los deficientes servicios municipales.

El escenario donde se presenta este aumento, la mala percepción de la gestión alcaldicia, la falta de transparencia en la administración de los recursos financieros, programas sin justificación, escándalos por sobreprecios en algunas contrataciones municipales, las contrataciones directas sin licitación y la planilla de $3,5 millones en asesores, hace que los ciudadanos cuestionen la justificación de un aumento en los impuestos municipales.

La ciudad capital está inundada de basura y el alcalde fue incapaz de enfrentar este problema. La crisis del agua, la inseguridad ciudadana, el caos en el tráfico urbano, una ciudad sin aceras, señalizaciones parques, estacionamientos y ornamento es la realidad de la comuna capitalina, sin considerar la gran cantidad de problemas de muchos corregimientos que conforman el distrito capital, en donde los servicios municipales son escasos o ausentes.

El sector empresarial panameño acaba de enfrentar una nueva reforma tributaria, aumento en el salario mínimo, e inicia el 2011 con un incremento en la cuota patronal de la Caja de Seguro Social, aumento en el impuesto de placas y ahora los impuestos municipales, con el débil argumento, el cual indica que si las empresas pagan la totalidad de sus impuestos anticipadamente en el mes de enero de 2011 no verán sus actividades tasadas en base al acuerdo municipal N°162 de 2010. Quienes argumentan de esta forma probablemente no han gerenciado una empresa y desconocen el concepto de flujo de caja. Además, el argumento de que la nueva reforma tributaria municipal se aplicará a partir del mes de abril, también es un argumento débil de sustentar.

El sector empresarial debe exigir una administración financiera municipal eficiente, transparente y con rendición de cuentas. El consejo municipal debe presentar un presupuesto balanceado de ingresos y gastos. El alcalde y su equipo administrativo deben aplicar un uso eficiente del control de los gastos municipales, administrar sus recursos financieros de manera eficiente y competitiva, realizar gestiones de cobro de los millones de dólares que tienen en cuentas por cobrar y dar ejemplo de utilizar los recursos de manera que cumplan con las leyes fiscales y maximizar el uso de los recursos de la comuna capitalina.

El alcalde del distrito capital, asesores, equipo gerencial y los concejales deben tener presente, que el derroche de los recursos municipales ha producido la quiebra financiera de muchos municipios en varios países del mundo. La ineficiencia financiera y administrativa no puede resolverse solo con aumentos en los impuestos, porque esto producirá protestas sociales de los ciudadanos sobre todo, cuando la municipalidad del distrito capital no presenta proyectos concretos que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos y la ciudad de Panamá.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL