Cuentas individuales y sistema de reparto

Todos los afiliados a la CSS seguimos vinculados al esquema antiguo de reparto

Another day at the office (USD coins and banknotes)

En Panamá coexisten dos sistemas de pensiones dentro del régimen obligatorio de la Caja del Seguro Social (CSS), uno es el antiguo sistema de reparto (Subsistema exclusivamente de Beneficio Definido) y el otro es el nuevo sistema con cuentas individuales (Subsistema mixto). Casi una década después de reformada la CSS, la gente se pregunta a cuál sistema pertenece, a dónde van los aportes y cuáles son las diferencias.

Para saber si usted pertenece al antiguo sistema de reparto, pregúntese si tenía más de 35 años el 1 de enero de 2006 (hoy más de 44). Usted pertenece a ese sistema si su respuesta es afirmativa o si la misma es negativa y no se afilió al Subsistema mixto antes del 31 de diciembre de 2007.

En aquella época muchas personas tuvieron la oportunidad de escoger el sistema, ya sea por acción o por omisión,  pero la realidad es que pocas de ellas tuvieron el conocimiento y asesoría necesarios al tomar su decisión.

Para comprender cómo funciona cada sistema es importante conocer la forma en que se distribuyen los aportes.

En el antiguo sistema de reparto, todas las cotizaciones que haga usted y su empresa a la CSS (15% de su salario), van a un fondo común que sirve para pagarle a los pensionados actuales, es decir, sus cotizaciones no son para usted sino para otros, con la esperanza que en el futuro usted también reciba una pensión si cumple con los requisitos de edad y cuotas, por supuesto si hay reservas con que pagársela.

Por ejemplo, calculemos el aporte total a pensión en un año para una persona con salario de $2.000 mensuales:

Aporte anual empresa = $2.000 x 4,25% x 12+$2.000 x 10,75% = $1.235

Aporte anual persona = $2.000 x 9,25% x 12+$2.000 x 7,25% = $2.365

Total aporte anual a pensión (IVM) = $1.235+$2.365 = $3,600

En el antiguo sistema, el 100% de los aportes ($3.600), van a un fondo común, ese dinero no le pertenece a quien lo aporta y sirve para pagar a otros.

En el nuevo Subsistema mixto, aunque tiene cuentas individuales (componente de ahorro personal), no es un sistema 100% puro de cuentas individuales, ya que lo cotizado por usted y su empresa no se capitaliza todo en su cuenta individual, para el ejemplo los $3.600 se distribuyen así:

Componente de Beneficio Definido $1.620  (fondo común)

Componente de ahorro personal    $1.800  (cuenta individual)

Seguros Invalidez y Renta Vitalicia      $180,Total  $3.600      

Se puede observar en este ejemplo, que únicamente el 50% ($1.800), del total aportado para la pensión  va a la cuenta individual, el 45% va al fondo común ($1.620), y el 5% ($180), se gasta en seguros. Esto ocurre porque en la reforma a la CSS del 2005 se estableció, que a la cuenta individual solo se destinará el 10% de lo cotizado, sobre el exceso de los primeros $500 del salario.

Así las cosas, todos los afiliados a la CSS seguimos vinculados al esquema antiguo de reparto y únicamente los que están en el Subsistema mixto poseen cuentas individuales en las que capitalizan solo una parte de lo aportado. La tabla muestra la distribución de los aportes dentro del Subsistema mixto y el porcentaje aportado a la cuenta individual con respecto al total aportado en un año, para diferentes niveles de salario.

Las diferencias entre los sistemas de reparto y los sistemas de capitalización individual, se fundamentan en que la persona que posee una cuenta individual es dueña de su ahorro capitalizado, el cual le servirá para pagar su propia pensión, mientras que en el sistema de reparto no se es dueño de las cotizaciones, solo se lleva el registro de las mismas con el fin de liquidar el monto de la pensión al momento de cumplir con los requisitos de edad y cuotas de cotización exigidos.

Es por eso que en los sistemas con cuentas individuales, el monto de la pensión guarda relación con el esfuerzo y condición propias, los saldos de las cuentas son heredables, los rendimientos son del afiliado, el monto de la pensión no tiene límites, los afiliados reciben información periódica de su cuenta, es posible pensionarse anticipadamente y el pago de la pensión no depende de generaciones anteriores.

Por el contrario en los sistemas de reparto, el monto de la pensión depende de requisitos y fórmulas, no existe la herencia, no hay rendimientos para el afiliado, el monto de la pensión es limitado, no hay información periódica acerca de su pensión, generalmente no hay pensión anticipada y el pago de su pensión depende del Estado y de las nuevas generaciones.

A nivel global ambos sistemas afrontan el desafío que implica el aumento en la expectativa de vida y por tanto hay que pagar por más tiempo las pensiones, esto ha planteado reformas estructurales a los sistemas que permitan poder financiar pensiones adecuadas, para lo cual se debe partir del valor real de una pensión.    

Jorge Mesa
jorge.mesa01@gmail.com

Más informaciones

Comente la noticia