Culmina la era Trump: ¿Qué pasó en la economía estadounidense?

Culmina la era Trump: ¿Qué pasó en la economía estadounidense?
La llegada de Trump a la presidencia de EE.UU. significó todo un cambio de paradigmas,Archivo

Se cierra un ciclo político en Estados Unidos (EE.UU.). Un nuevo mandatario tomará en breve las riendas de la Casa Blanca.

El que será su antecesor, el actual presidente Donald Trump, marcará un legado que no ha sido del todo equivocado en lo que se refiere a la evolución de la economía del país del norte, previa a la pandemia.

La llegada de Trump a la presidencia de EE.UU. significó todo un cambio de paradigmas, diferenciándose totalmente del gobierno liderado por el demócrata Barack Obama.

En 2016, la desaceleración de la economía ya venía observándose con cierta preocupación, ya que ese año registró un ligero crecimiento de 1.6%, al compararla con el de 2015 que fue de 2.9%.

2017 marcó un año en el cual se inició el repunte. Si bien algunos analistas consideraron erradas las políticas de la administración Trump, los resultados mostraron lo contrario. Durante ese periodo el Producto Interno Bruto (PIB) de EE.UU. se colocó en 2.4%, en 2018 se ubicó en 2.9% y en 2019 se desaceleró para llegar a 2.3%.

El crecimiento evidenciado obedece a una política fiscal expansiva que ha impactado en el déficit público.

Debido al coronavirus (COVID-19)), este déficit se incrementó y la deuda del gobierno estadounidense es la más alta desde la Segunda Guerra Mundial (SGM).

El monto representa 98% del PIB a septiembre del año fiscal 2020. En 2019, se ubicaba en 79% del PIB y cuando asumió el poder era de 70% del PIB. El incremento en cuatro años ha significado cerca de 30 puntos del indicador.

Ahora bien, en lo correspondiente al desempleo (antes de la pandemia), en 2019 se logró el mejor desempeño en 50 años, con una tasa de 3.5%. Cuando Trump llegó al poder, se situaba en 4,8%.

Se propuso la creación de 1.9 millones de nuevos empleos y la meta fue superada con creces:  alcanzó más de 7 millones de puestos de trabajo. Pero, la crisis sanitaria dio al traste con los éxitos en esta materia y el desempleo repuntó hasta 14.7%.

Una de las fuertes críticas que se han hecho al mandato de Trump es la excesiva política proteccionista de EE.UU. hacia China, con lo cual ha buscado apalancar la industria manufacturera estadounidense. Los números acerca de la creación de nuevos puestos de trabajo no han sido del todo los más altos.

Se habla de apenas 400,000 empleos en ese sector en un periodo de cuatro años.

La imposición unilateral de aranceles sobre el acero, el aluminio y otros productos provenientes de la nación asiática presionó al alza los precios en EE.UU., lo que representó incrementos de $57,000 millones de costos anuales para los consumidores. Afortunadamente, revisó y acordó con China estas políticas, logrando reducir y suspender definitivamente el incremento en el tercer tramo de aranceles.

Si bien es cierto que no todas las medidas aplicadas por el gobierno de Trump durante el periodo por culminar han sido las más acertadas, es menester reconocer que previo a la crisis sanitaria, la economía del país estaba comenzando a dar señales de crecimiento y expansión en algunas áreas fundamentales.

Y han sido tan importantes esas transformaciones que, luego de superado el primer tramo de la crisis sanitaria, las finanzas estadounidenses muestran signos de recuperación, lo que da a entender que el crecimiento estaba sustentado sobre bases sólidas.

Por: Danilo Díazgranados

Especialista en Finanzas Internacionales y Banca

 

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias