Débil demanda global impacta a las exportaciones

Débil demanda global impacta a las exportaciones

Los ajustes macroeconómicos que la región requiere, aunque no completos, están encaminados

Refrigerated container and other types of containers

Los mensajes de la investigación El gran giro en América Latina: Restaurar el crecimiento a través del comercio, informe semestral de la Oficina del economista jefe regional del Banco Mundial (BM) octubre 2016, preparado por Augusto de la Torre, son levemente esperanzadores, los cuales se centran en tres conjuntos de resultados, según el resumen ejecutivo del reporte.

En primer lugar los cambios en el volumen de exportaciones de los países de América del Sur responden mayormente a los efectos de la débil demanda global por importaciones, que más que compensa los efectos de la depreciación del tipo de cambio real de los últimos años.

Sin embargo, cuando uno se concentra en el margen intensivo (i.e. en los cambios en cantidades de las exportaciones ya existentes) y después de controlar por el nivel de demanda global y de China por importaciones, se encuentra una respuesta exportadora grande y significativa, con un repunte en el crecimiento del volumen de exportaciones detectado para el periodo de desaceleración post-2011, ocurriendo principalmente en los países de América del Sur con los regímenes de tipo de cambio más flexibles. De esta manera, los datos micro confirman los resultados mencionados anteriormente basados en observaciones agregadas, destaca la investigación.

En segundo lugar, cuando uno se concentra en el margen extensivo (i.e. en los cambios en cantidades de exportaciones nuevas) se detecta un repunte en el crecimiento del volumen durante los años de la desaceleración. Aunque estos productos aún se concentran en commodities primarios, los nuevos productos que la región ahora exporta tienden a ser de mejor calidad, con precios relativos más altos y en categorías con mayor potencial para agregar valor, comparado a los años de alto crecimiento.

Es importante remarcar que para estas nuevas exportaciones de mayor calidad, ni la estructura de comercio exterior ni el tipo de cambio real parecen ser determinantes clave. Sin embargo, la riqueza de los clientes sí parece importar, ya que las nuevas exportaciones están dirigidas al mercado relativamente más rico de Estados Unidos (EE.UU.).

Este resultado sugiere que los exportadores de Latinoamérica y el Caribe (LAC) están realizando esfuerzos para explotar nuevos nichos y este fenómeno parece prometedor de cara al futuro.

En tercer lugar, se detecta un proceso de diversificación de las exportaciones (definido como un número creciente de pares entre exportaciones y destinos) que ha ganado fuerza durante los años de la desaceleración en los países de LAC con los regímenes de tipo de cambio más flexibles.

Notamos también que la elasticidad de la diversificación de exportaciones con respecto a la depreciación del tipo de cambio disminuye con el tamaño de la economía. Esto también es buena noticia ya que confirma nuevamente la importancia de la flexibilidad en el tipo de cambio, particularmente para las economías más pequeñas que tienen mayor espacio para diversificarse.

Los mensajes principales del reporte son positivos ya que los ajustes macroeconómicos que la región requiere, aunque no completos, están encaminados.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia