Décimo tercer mes, aguinaldos y bonificaciones

Décimo tercer mes, aguinaldos y bonificaciones

Business partners demanding money from boss, white background

Mediante Decreto de Gabinete 221, de 18 de noviembre de 1971, con el propósito que todo el que trabaja merece por su contribución a los beneficios recibidos por su empleador, se estableció el Décimo Tercer Mes, como retribución especial a los trabajadores.

Esta bonificación especial debe pagarse en tres partidas proporcionales: El 15 de abril, el 15 de agosto, y el 15 de diciembre; estos pagos son inembargables y gozarán de las protecciones y privilegios del salario. No obstante, los trabajadores deben contribuir con el 7,25% de lo recibido en concepto de cuotas al Seguro Social, y con el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que corresponda, en los casos en que proceda.

Para el cálculo de las partidas del décimo tercer mes se debe sumar todos los salarios o beneficios
contractuales recibidos, las horas extraordinarias trabajadas, con los recargos de ley, o cualquier otro beneficio que se considere como salario, durante el período de cuatro meses correspondiente y el resultado se divide entre doce. Esta operación aritmética proporcionará el monto real a pagar a cada trabajador.

Muchos empleadores acostumbran en esta época de fin de año conceder a sus trabajadores un pago adicional o mejora sobre la partida del décimo tercer mes, o un aguinaldo de Navidad.  En estos casos, según se establece en el Artículo 142 del Código de Trabajo, estos pagos no se consideran como salario, sean permanentes u ocasionales, y están exentos del pago de cuotas a la seguridad social; sin embargo, el empleador deberá deducir lo concerniente al ISR, en los casos en que corresponde.

Estas mejoras al décimo tercer mes y los aguinaldos o bonificaciones de Navidad no se consideran como costumbres o usos, ni como condiciones de trabajo.  En consecuencia, los empleadores no quedan obligados a continuar con el pago de estos beneficios en los años subsiguientes, sino que queda a su entera discreción el mantenimiento o no de esa política económica. 

No obstante, si el aguinaldo y bonificaciones de Navidad exceden de un mes de salario, la diferencia sí está sujeta al pago de cuotas al Seguro Social.

Es importante destacar que todos los trabajadores que laboren para una empresa o para un empleador, indistintamente de la duración del contrato de trabajo, o de la condición de empleada o empleado doméstico, tienen derecho a recibir el beneficio especial del pago del décimo tercer mes, pues éste constituye un derecho adquirido. 

Ricardo J. Alemán A.
Abogado Socio
BDS ASESORES

Más informaciones

Comente la noticia