Del plástico al celular

Del plástico al celular

Apple, Samsung y Google se alían con la banca para digitalizar el plástico

Man holding credit card and entering card numnber to complete purchase

¿ Se atreve a guardar su billetera y pagar con su celular?

En las potencias mundiales la respuesta ha sido sí, aunque todavía no de manera unánime.

Los gigantes tecnológicos como Samsung, Apple y Google (Android Pay es el nombre de su sistema) ya tocaron las puertas de los bancos y comenzaron con sus apuestas.

Estas empresas diseñaron la tecnología para efectuar sus pagos y el sistema financiero aportó la infraestructura para colocar sus servicios en los móviles.

Se trata de un sistema que permite que con solo el contacto de un celular con una terminal o datáfono se puedan realizar los pagos, de la misma manera que se hace con una tarjeta de débito o crédito.

Es un mercado que arrancó de forma modesta, pero sus indicadores muestran que llegó para cambiar la forma en la que pagamos dentro de los comercios.

Se prevé que el crecimiento de los usuarios de pago por móvil sea de 37,5 millones de usuarios durante este 2016, lo que representa un aumento del 62%, afirmó Bryan Yeager, analista de eMarketer Inc. durante el evento  Money 20/20 realizado el año pasado en Estados Unidos (EE.UU.)

Ya los celulares sirven como un canal de pago, por ejemplo, mediante transacciones en línea, envíos de mensajes de texto y a través de aplicaciones.

Sin embargo, expertos consideran que el contacto del celular con los datáfonos terminará de transformar la manera en que se pagan los bienes y servicios.

Para Costa Rica, representa un reto interesante, pues se debe crear el ecosistema necesario para atraer las miradas de los gigantes tecnológicos.

Ejercitar el músculo de la bancarización y mantener la alta penetración móvil es el balance que necesita el país.

El Banco Central de Costa Rica (Bccr) cree que con la incorporación de este método se abren oportunidades de negocio para los bancos y facilidades para los clientes del sistema financiero.

Para utilizar esta tecnología, lo que usted necesita es descargar la aplicación de pago en su teléfono inteligente, incorporar la información de sus tarjetas (crédito, débito e incluso las de cliente frecuente), seleccionar con cuál desea hacer la cancelación, acercar su celular a una terminal y el cobro se efectuará.

Actualmente existen diferentes empresas a nivel mundial que ofrecen el servicio: Samsung , Apple, Google y Alibaba, entre otras.

Vamos a los números para comprender cómo se mueven las piezas sobre un tablero que muestra diferencias marcadas según la cultura, posición geográfica y desarrollo de los países.

En el caso de China, un mercado populoso y que se mueve por la tecnología, el rey indiscutible es Alibaba, que ofrece el servicio de Alipay.

Los pagos en línea por teléfonos móviles en 2015 totalizaron en China $1,4 billones, lo que representa un crecimiento del 57%, según el portal especializado Big Data Research.

Para que se dé una idea, a mediados del año pasado, unos 360 millones de internautas chinos (más que toda la población de EE.UU.) pagaban bienes y servicios con sus smartphones .

Alipay cuenta con 400 millones de usuarios activos y controla el 70% de las transacciones, según citó la agencia AFP.

El mercado asiático parece tan provechoso que Apple decidió en febrero de este año introducir ahí su servicio Apple Pay.

La compañía de la manzana también lo tiene en operación en EE.UU. (en más de 700.000 tiendas) y el Reino Unido.

En setiembre de 2014, Apple hizo el lanzamiento de su servicio de pagos junto con su iPhone 6 y iPhone 6 Plus, los que  ya tienen instalada la tecnología para que el sistema funcione.

Desde entonces su expansión se ha dado de forma paulatina y mesurada.

Samsung Pay se sumó a lista y lanzó sus plataforma de pago el año anterior en Corea del Sur y EE.UU. Este año la mira la tienen en Australia, Brasil, Canadá, China, Singapur, España y Reino Unido.

Gabriel Farias, director de planeamiento e innovación de Samsung para Latinoamérica, afirmó durante una entrevista con El Financiero que ya son 5 millones de usuarios los que utilizan la plataforma y $500 millones los que se han transado en Corea del Sur y EE.UU. durante los primeros seis meses de operación.

Transacción incompleta

A pesar de la facilidad que ofrece la tecnología y la innovación que marca, la llegada de los sistemas de pago por móvil ha sido lenta en comparación con otras tendencias. ¿A qué se debe?

La regulación de la banca, la creación de ecosistemas compatibles de pago, negociaciones entre sistema financiero y tecnológico, y dudas sobre cuál es la participación de cada actor, han representado trabas para agilizar la implementación.

Los bancos necesitaban saber cuál iba a ser su representación dentro de las plataformas de pago, es decir cuál iba a ser su porción del pastel.

Al aclarar este panorama se formó la combinación: Los bancos colocaron la infraestructura financiera y la tecnología desarrolló los chips para incorporarlos dentro de los teléfonos.

Los bancos siguen con su rol protagónico en el manejo de los datos, pues ellos son los únicos que pueden ver la cantidad de dinero que poseen los usuarios.

Toda la información de la tarjeta no está en el celular, solo el banco la puede ver, dijo Farias.

Krisia Chacón  Jiménez
Corresponsal
Costa Rica

Más informaciones

Comente la noticia