Desaceleración económica es indefinida

Los espacios para las políticas monetarias y fiscales se han reducido

bajan

Los actores económicos de América Latina pensaron que la desaceleración de la economía que inició en el año 2011 era un tema temporal, pero hoy la premisa es diferente, se concluye que la misma llegó para quedarse, según dio a conocer el economista jefe del Banco Mundial (BM) para la región, Augusto de la Torre.

Las perspectivas económicas 2015 del BM para América Latina y el Caribe (LAC, por sus siglas en inglés) contenidas en el reporte: América Latina recorre un estrecho camino al crecimiento: La desaceleración y sus retos macroeconómicos, indican que tras casi una década de fuerte desempeño durante los años 2000, el crecimiento se ha desacelerado en los últimos años.

Desde el año 2011 y por cuatro años consecutivos, el crecimiento promedio de la región no ha dejado de
desacelerarse, pasando de casi el 4% a alrededor del 1% en 2014 y aproximadamente el 0,8% prevista para el presente año, indica el reporte del BM.

El economista jefe del BM, compartió las premisas del informe económico donde se indica que mientras la reciente crisis económica global comienza a superar sus síntomas más graves, LAC sigue trabada en una fase de bajo crecimiento y según los expertos, la misma va para largo.

Agrega el balance que al bajo crecimiento de Estados Unidos (EE.UU.), a la permanente incertidumbre en los países de la zona Euro y a la desaceleración China, se ha sumado recientemente la depreciación de las monedas locales y la caída generalizada de los precios de las materias primas, que han afectado negativamente a la región, especialmente a países exportadores como Argentina, Brasil, Chile y Perú.

Los expertos opinan que el margen de maniobra de los países de la región pasa por mejorar la eficiencia de sus políticas fiscales y manejar exitosamente sus políticas monetarias.

En el  resumen ejecutivo del reporte se indica que de cara al futuro, la evidencia existente indica que los shocks externos derivados de la desaceleración China y los cambios en los términos de intercambio son permanentes, lo que apunta decididamente en la dirección de una reducción permanente del crecimiento para la región en su conjunto.

Según el BM, el crecimiento más moderado de China y las proyecciones cautas de crecimiento del G-7 apuntan a un crecimiento promedio en LAC del orden de 2% a 2,5%, una nueva normalidad, solo marginalmente por encima de la tasa de crecimiento de la región previa al comienzo del gran ciclo chino.

Ahorros a la baja

En su presentación De la Torre resaltó que la desaceleración del crecimiento en LAC ha sido aguda e inesperada y más pronunciada que la de otras regiones de ingreso medio.

El choque externo fue amplificado por una gran reducción de la inversión, la cual respondió rápidamente a la caída en los precios de las materias primas, agregó el economista.

La nueva realidad económica requiere de políticas distintas, donde el endeudamiento no es una solución. Más que políticas contra-cíclica, lo que los países necesitan son políticas que suavicen el ajuste de la macroeconomía a la nueva situación, comentó De la Torre.

Añade que la región se encuentra, inesperadamente, con muy poco espacio de maniobra tanto para la política monetaria como para la fiscal. De cara al futuro, al objetivo de crecimiento hay que añadir el de ampliar el espacio de maniobra y el mayor ahorro puede ayudar a los dos.

La respuesta al nuevo panorama económico depende de las características del país y de los instrumentos de política que pueden verse en dos dimensiones. Sí el país es exportador o importador de materias primas.

Los países importadores tienen una posición más holgada y son receptores de los beneficios de la caída de precios de los productos importados. Mientras que la situación para las naciones exportadoras de materia prima es más complicada y mayor para aquellas que no tenga flexibilidad cambiaria, comentó el economista jefe.

El informe de perspectiva económica del BM para el 2015, pone en la mesa dos  grandes desafíos. Primero, el nuevo patrón de crecimiento económico en LAC es a la baja e insuficiente para generar el progreso social que la región anhela (hay que despertar el crecimiento), y segundo, tomar las medidas necesarias para construir un mayor espacio de maniobra en política económica, monetaria y fiscal.

Una de las herramientas que ayudaría es lograr un mayor ahorro en la región que tradicionalmente ha sido bajo.

Tasas de crecimiento

De la Torre expresó que la desaceleración de la economía de China se ve reflejada en la experimentada en LAC, sin embargo, comparada con la registrada en los países del sudeste asiático es mayor. Afectada también por una caída de la inversión.

LAC registró un crecimiento económico de 1,0% en 2014 y la proyección para este 2015 es de 0,8% y en este escenario Panamá logró la mayor tasa el año pasado con un 6,2% y la previsión para el presente año es de 6,3%.

Seguido (2015) de Nicaragua (4,8%), República Dominicana (4,7%), Bolivia (4,5%), Paraguay (4,2%) y Perú (4,1%).

Entre tanto, 10 países están en el rango de 3,0% a 3,8%. (Guatemala, Guyana, Suriname, Haití, Costa Rica, Honduras, Colombia, Uruguay, St. Kitts and Nevis y México.

A juicio del economista jefe del BM para LAC, la buena noticia es que estamos pasando por una situación difícil, pero no es una crisis macroeconómica o financiera como en el pasado. Sin embargo, hay que tomar las acciones necesarias para no vivir dicha situación, advirtió.   

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL