Desaceleración y TLC afectan recaudaciones

Desaceleración y TLC afectan recaudaciones

Si la tendencia se mantiene, el déficit fiscal de 2013 podría ser mayor al esperado, a menos que la moratoria lo compense

Los ingresos corrientes que ha recibido el Gobierno Central en 2013 se mantienen por debajo de lo presupuestado, principalmente por el desempeño de los ingresos tributarios (Ver recuadro: Recaudaciones acumuladas).
Entre enero y septiembre de este año, los ingresos corrientes sumaron $4.423 millones, según el más reciente informe preliminar de recaudación de la Autoridad Nacional de Ingresos Públicos (Anip).
Esa cifra es $66 millones menor (-1,5%) a la que se contemplaba en el presupuesto de ingresos de este año fiscal y $86 millones mayor (2,0%) a la registrada en el mismo periodo de 2012.
Pero vale la pena destacar que los ingresos corrientes incluyen un dividendo extraordinario, no recurrente, de Petroterminal de Panamá por $39,4 millones. Si se excluye ese dividendo, los ingresos corrientes estarían más cerca del nivel registrado en  2012.
El desempeño de los ingresos tributarios, por su parte, es más débil que el de los ingresos corrientes.
Por este concepto se recaudaron $3.558 millones en este periodo, $85 millones menos (-2,6%) de lo que está previsto en el presupuesto y $19,9 millones por encima (0,6%) de lo conseguido el año pasado.
Ese comportamiento de las recaudaciones de impuestos llama la atención porque no parece guardar una relación perfecta con el ritmo de crecimiento que lleva la economía: El Producto Interno Bruto (PIB) se expandió 7,3% en el primer semestre del año, según la Contraloría General de la República.
Ese déficit presupuestario de $85 millones en los impuestos de este año obedece principalmente a la evolución de los impuestos indirectos.
Todos los impuestos indirectos han recaudado menos de lo que se había previsto: El Impuesto de Transferencia de Bienes Muebles y Servicios (Itbms), el Impuesto de Importación, el Impuesto al Consumo de Combustible y el Impuesto Selectivo al Consumo (Ver recuadro: Ingresos tributarios).
Y el hueco fiscal que han dejado estos impuestos en conjunto ha sido superior a $200 millones.
Los ingresos aduaneros plasmados en el presupuesto no reflejan el impacto de las estructuras arancelarias establecidas en los convenios comerciales entre Panamá y otros países y regiones, explica la Anip en su último informe.
En otras palabras, las rebajas de aranceles o eliminación de aranceles previstos en los Tratados de Libre Comercio (TLC) que han entrado en vigor este año (Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea), no fueron contempladas en el presupuesto de ingresos y, en consecuencia, se puede anticipar que las recaudaciones vinculadas a las importaciones se mantendrán en el lado deficitario en comparación al presupuesto durante todo el 2013 (Ver gráfica: Impuesto de Importación).
El Ejecutivo intentó compensar el hueco fiscal que causarían algunas desgravaciones con la aplicación de cambios en el Impuesto Selectivo al Consumo, por ejemplo en el caso de los electrónicos o autos, pero las estadísticas tributarias sugieren que esa estrategia no funcionó del todo.
La caída de los ingresos indirectos creo que tiene que ver principalmente por la disminución del Impuesto de Importación, que ha sido impactado por la situación global. No solo tiene que ver con los TLC, sino también con el entorno económico de la región. En la economía doméstica toda parece indicar que marcha bien, agregó el economista Aristides Hernández, presidente de la firma Latin Consulting Corp.

Efecto Amir
También se destaca el caso del Impuesto Sobre la Renta (ISR) aplicado a las personas jurídicas o empresas, porque en los primeros nueve meses del año se recibieron $705 millones por este concepto, $278 millones o 28,3% que en el mismo periodo de 2012.
Esta caída era esperada porque el año pasado convergieron pagos producto de dos sistemas para el cálculo del ISR: El adelanto mensual y la estimada. Pero este año se eliminó el Adelanto Mensual del Impuesto sobre la Renta (Amir) y el impacto de ese cambio ya se refleja en las estadísticas oficiales.
El cambio del Amir por la estimada ha tenido un impacto negativo en las recaudaciones del 2013. Toda vez que dicho cambio adelantó impuestos en el 2012 que se iban a pagar en el 2013. Sin embargo, no hay duda que la desaceleración económica está teniendo un impacto en las recaudaciones, destacó Dulcidio De la Guardia, ex viceministro de Finanzas y director de Morgan & Morgan.
La recaudación del Impuesto de Inmuebles también se mantiene por debajo de lo presupuestado a pesar de las actualizaciones catastrales que se han avanzado hasta el momento y a pesar de que entre enero y septiembre de 2013 entraron $8 millones más de lo que se había registrado en año previo.
No obstante, vale la pena reconocer que esos $8 millones adicionales suponen un incremento de 9,2% respecto a la marca de 2012 y esto debe responder, al menos parcialmente, a las valorizaciones de inmuebles llevadas a cabo por el Ministerio de Economía y Finanzas.
Recientemente se han producido fuertes aumentos en los avalúos de las propiedades. Creo que en la programación se sobreestimó la  capacidad de pago de los dueños de las propiedades. Y hay un creciente malestar por estos aumentos, comentó Hernández.

Canal de Panamá
Otro tema que merece referencia es la evolución de la anualidad, es el de los peajes y servicios del Canal de Panamá.
Por este concepto, se recibieron entre enero y septiembre $264,4 millones, $63,1 millones menos de lo presupuestado y $19 millones menos de lo conseguido en 2012  (Ver gráfica: Anualidad, peajes y servicios del Canal de Panamá).
Esto, obviamente, significa menos ingresos para el gobierno central, subrayó Hernández, y guarda relación con la caída de los volúmenes de carga que ha experimentado la vía interoceánica y el efecto que esto ha tenido sobre los ingresos por peajes del Canal de Panamá.
En cuanto a la tasa anual de sociedades anónimas, la recaudación hasta septiembre fue de $71,5 millones, un alza de 10,1% respecto al 2012. Y eso sugiere que los cambios a la legislación en Panamá que se han introducido al modelo de sociedades anónimas no han impactado aún las recaudaciones.
Las recaudaciones que han tenido un mejor desempeño en lo que va de año son el ISR de la persona natural, que creció 23,4%; el impuesto de dividendos y complementario, que pasó de $173 millones en 2012 a $200 millones en 2013; y el seguro educativo, que aumentó 31,6%.

La tendencia se mantendrá
Claramente los ingresos corrientes crecieron levemente más que el año pasado. Esto es producto de la desaceleración económica que está experimentando el país. Creo que la tendencia para el resto del año será la misma, resaltó De la Guardia.
Al ser consultado sobre el desempeño del Itbms, el ex viceministro señaló que este impuesto creció en un 5% con relación al año anterior. Este incremento es menor al de los años anteriores y está directamente relacionado con el menor crecimiento económico.
Si los ingresos corrientes tienden a mantenerse por debajo de lo presupuestado en el último trimestre del año, el déficit fiscal de Panamá podría ampliarse.
El indicador importante aquí es el ingreso presupuestado. Si no se cumple con la recaudación de los ingresos presupuestados, entonces, hay que acudir al déficit y más deuda pública de lo programado. Como el déficit presupuestado ya es alto, si el gobierno presenta un déficit mayor, no será bien visto ni por las calificadoras de riesgo, ni por los organismos internacionales ni expertos, advirtió Hernández.
De la Guardia, por su parte, considera que el déficit fiscal de este año cerrará con el déficit máximo permitido por la Ley de Responsabilidad Social Fiscal (Lrsf) del 2,8% del PIB contra un déficit del 2,1% en el 2012.
Y esto, en todo caso, ya de por sí implica un deterioro importante de las finanzas públicas que es producto del aumento del gasto del Estado, concluyó De la Guardia.
Hernández es de los que cree que la moratoria fiscal que se aprobó recientemente se hizo precisamente porque se sabía que estos resultados se avecinaban.
La moratoria es para poder cumplir la programación de los ingresos, y cumplir con el déficit fiscal y el financiamiento de los gastos. Y creo que al final de año la moratoria ayudará a cumplir con la programación, acotó.
Diego Ferrer, vicepresidente de Inversiones del Grupo Verdeazul y ex subdirector de Crédito Público, piensa que el Estado no debería tener problemas manteniéndose dentro de su límite de déficit de 3,1% para la vigencia fiscal 2013.
El total de ingresos corrientes se encuentra $66 millones por debajo del presupuesto, lo que debería ser fácilmente cubierto cuando consideramos que la ejecución presupuestaria del gasto nunca llega al 100%, señaló.

Marianela Palacios Ramsbott
mpalacios@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia