Desastre minero devasta región brasileña

 Ruptura de presa genera interrogantes acerca de la industria

mine damn web

Jorge Oliveira, conductor de camiones del pueblo minero brasileño de Mariana, recuerda cómo llevó un equipo de perforación de una compañía llamada Geocontrole a un gran dique de contención de aguas residuales operada por la empresa minera local Samarco, que extrae mineral de hierro.

sa fue la última vez que los vio. A los tres hombres quienes iban a realizar pruebas se los tragó al día siguiente el torrente de lodo liberado por la falla repentina de dos diques del lugar.

Están entre las víctimas oficiales de lo que se considera uno de los peores desastres mineros de Brasil, con el saldo de seis personas muertas y otras 21 desaparecidas. Pero, incluso mientras el señor Oliveira detiene el automóvil en una colina desde la cual se tiene una amplia panorámica de la inmensa presa del tamaño de un lago ahora convertida en un terreno polvoriento hace una observación ya común entre los residentes.

Si las autoridades intentan tomar a Samarco como ejemplo, cerrándola para siempre, irónicamente terminarían castigando a las mismas personas que deberían proteger. Las economías de las comunidades locales giran en torno a la industria minera. Las municipalidades del estado de Minas Gerais dependen de la industria para obtener hasta un 85% de sus presupuestos, según la asociación de municipalidades mineras del estado, y este ingreso ya ha estado disminuyendo drásticamente en consonancia con el descenso mundial de los precios del mineral de hierro.

«Aquí todo depende de las compañías mineras. Si las compañías mineras mueren, la ciudad muere también», dice el señor Oliveira.

De hecho, la minería corre por las venas en esta parte de Brasil. Minas Gerais, o Minas Generales, recibió su nombre por la industria. El mayor pueblo en la región cerca de la mina Mariana de Samarco es Ouro Preto, un pueblo del siglo XVII dedicado a la minería de oro cuya majestuosa arquitectura barroca es testimonio de cuando era conocido como Vila Rica, o Villa Rica. Su riqueza viajaba a través de tortuosos pasos montañosos hasta la costa, donde se enviaba a la corona portuguesa en Lisboa.

Actualmente, en lugar de oro, los caminos están manchados de rojo por el polvo del mineral de hierro. Es en esta región donde nació el mayor exportador de mineral de hierro del mundo, Vale. Su presencia aún se cierne abrumadora.

Incluso así, pocos dudan que el futuro de Samarco una empresa mixta entre Vale y otra de las grandes compañías extractoras de mineral de hierro del mundo, la compañía anglo-australiana BHP Billiton está en peligro a causa del desastre.

La compañía ha tenido que suspender la mayor parte de las operaciones y anoche su calificación crediticia de grado de inversión fue rebajada a basura por parte de Moodys Investors Service.

El horror desatado por la falla de los diques de Samarco ha impactado a los brasileños. En la antigua aldea de Bento Rodrigues, la cual alguna vez fue un simple oasis rodeado de pequeñas fincas ubicadas muy cercanas a la presa, parece haber sobrevivido solamente una calle en un terreno elevado. El resto del pueblo ha sido arrasado o permanece recubierto de un lodo pegajoso como el caramelo. Las paredes del valle alrededor del río han perdido toda vegetación en los sitios por donde pasó el tsunami de lodo.

Manoel Gonçalves recuerda cómo se encontraba pescando con su hijo cerca de Bento Rodrigues cuando el lodo los tomó por sorpresa. Aún con cortadas y arañazos, muestra cómo se aferró a un árbol hasta que todo acabó.

Pasó sobre mi cabeza, estaba aterrado, dijo este hombre delgado y fuerte de 66 años.

Otros no corrieron con tanta suerte. A 70 kilómetros de Mariana, funcionarios encontraron el cuerpo de una niña de cinco años que había sido reportada como desaparecida. Se complicará aún más cuando vengan las lluvias, dijo un oficial de la policía en Bento Rodrigues. La temporada de lluvias usualmente comienza este mes.

Las compañías mineras han enfrentado muchas críticas locales por el manejo del incidente. Miriam Leitão, columnista del periódico O Globo, atacó lo que dijo era la discreta respuesta de Vale, ya que la compañía difirió la comunicación del desastre a Samarco. Vale ha estado perforando en Minas Gerais y dejando residuos durante 70 años, dijo la señora Leitão.

Vale respondió que había enviado trabajadores de rescate, doctores y enfermeras para ayudar en el desastre y había ayudado a encontrar alojamiento para 631 personas desplazadas por el accidente. También dijo que había inspeccionado 115 de sus diques de contención en Brasil. Para nosotros en Vale, la vida es lo principal es nuestro principio prioritario, dijo el director ejecutivo de Vale, Murilo Ferreira.

Samarco y BHP han recibido menos críticas, en parte porque han emitido actualizaciones diarias acerca de los esfuerzos de rescate.

La oficina del fiscal estatal de Minas Gerais ha iniciado una investigación acerca del incidente, al igual que las compañías. Hasta el momento, nadie ha dado alguna razón para explicar la falla de los diques. Un dique de contención de desechos no revienta por casualidad, dijo el fiscal estatal Carlos Eduardo Ferreira Pinto.

Los habitantes locales permanecen incrédulos acerca de las perspectivas de reforma. El chofer de camiones, señor Oliveira, se lamenta de que las investigaciones no producirán cambios significativos.

Joe Leahy
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL