Descubrimientos de petróleo y gas disminuyen a nivel mínimo en 60 años

Descubrimientos de petróleo y gas disminuyen a nivel mínimo en 60 años

Los descubrimientos de nuevos campos de petróleo y gas han disminuido a su nivel mínimo en 60 años, conforme las compañías frenan las exploraciones y se hace más difícil descubrir campos grandes.

Sólo hubo 174 descubrimientos de petróleo y gas en todo el mundo el año pasado, frente a una media de 400 a 500 por año hasta 2013, según IHS Markit, el grupo de investigación.

La desaceleración en el éxito de la exploración muestra que probablemente el mundo dependerá cada vez más de los recursos “no convencionales” como el gas y el petróleo de esquisto de Estados Unidos (EE.UU.) para satisfacer la demanda de energía en las próximas décadas.

El tiempo normal desde que un campo se descubre hasta que empieza producir es de cinco a siete años, de modo que un déficit ahora en los descubrimientos de petróleo y gas implica una oferta menor en la próxima década.

Sin embargo, hay señales de un repunte tentativo de la exploración convencional este año, pues algunas empresas como Statoil de Noruega planean intensificar las actividades de perforación.

Los descubrimientos llegaron a sus niveles mínimos en seis décadas en el año 2015, y luego descendieron nuevamente el año pasado hasta cerca de 8.200 millones de barriles equivalentes de petróleo y gas.

La desaceleración refleja tanto los recortes cíclicos en la exploración que han hecho las compañías que luchan por mantenerse a flote después de la caída de los precios del petróleo y del gas natural desde 2014 como el cambio estructural en la industria hacia el esquisto terrestre y reservas similares, especialmente en América del Norte.

La mayor parte de la exploración de frontera ahora es marítima, donde un solo pozo puede costar $150 millones, y la tasa de éxito de los pozos exploratorios es de alrededor de un 20%.

El gasto en exploración se redujo de $100.000 millones en 2014 a $40.000 millones el año pasado, según Wood Mackenzie, otra compañía de investigación. Chevron, la compañía estadounidense, redujo su presupuesto de exploración de $3.000 millones en 2015 a $1.000 millones al año en el período 2016-2017, y ConocoPhillips se está retirando por completo de la exploración en aguas profundas.

Los descubrimientos de nuevos campos equivalen a 190.000 millones de barriles de petróleo y gas que se han agregado a la base estimada de recursos de América del Norte durante los últimos diez años, gracias a los avances tecnológicos que han hecho posible la producción de esquisto y otras rocas de baja permeabilidad igualmente desafiantes.

Poner a producir un pozo de esquisto en tierra puede costar entre $4 millones y $10 millones y puede realizarse en semanas, en comparación con cinco o más años para los yacimientos en aguas profundas.

Sin embargo, Wood Mackenzie espera una modesta recuperación en la actividad de exploración este año, y estima que se perforarán a nivel mundial más de 500 pozos en 2017, en comparación con 430 en 2016. Los pozos previstos por ExxonMobil en Guyana, Eni en Italia, Statoil en el Mar de Barents y Kosmos Energy y su nuevo socio BP en Mauritania estuvieron entre aquellos con alto potencial de descubrimientos, agregó.

Andrew Latham, jefe de investigación de exploración global de Wood Mackenzie, dijo que las menores tarifas diarias de las plataformas de perforación y otros ahorros les estaban permitiendo a las compañías lograr más por menos dinero.

Los dos mayores descubrimientos del año ocurrieron en EE.UU.: El descubrimiento de Caelus Energy en Smith Bay en aguas poco profundas frente a la costa norte de Alaska, el cual podría contener hasta 4.000 millones de barriles de petróleo recuperable, y el descubrimiento Willow de ConocoPhillips, también en Alaska, pero en tierra, que se estima contiene 300 millones de barriles.

En otra muestra de los desafíos que enfrenta la exploración actualmente, la mayoría de los nuevos descubrimientos en los últimos años han tendido a abrir regiones más pequeñas, en lugar de nuevas grandes áreas como los campos marinos de Brasil. La más reciente cuenca gigante que se abrió fue el campo de gas Zohr que ENI descubrió en Egipto en 2015.

Ed Crooks y Andrew Ward
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL