Deserción escolar, tragedia que agrava la conflictividad y desigualdad social

Deserción escolar, tragedia que agrava la conflictividad y desigualdad social
El camino de la educación es siempre la vía de la equidad y la igualdadPixabay

La Tasa de Desempleo en el 2020 será del 25% [1], la más alta de la historia, y que servirá de telón de fondo para una catástrofe laboral sin precedentes, con repercusiones sociales impredecibles. Producto del COVID-19, el desempleo en Panamá se triplicará (de 7.1% en el 2019 a 25% en el 2020). La desocupación juvenil, que ya era la más alta en 14 años antes de la pandemia, aumentará, y por lo menos 135 mil jóvenes menores de 30 años perderán sus fuentes de ingreso.

Por su parte, la deserción escolar en Educación Premedia y Media, que ya se ubicaba en 63% en el período 2013-2019 [2], con 14 mil adolescentes abandonando el sistema anualmente [3], se incrementará de manera significativa debido a las dificultades que está experimentando el sistema educativo para impartir educación virtual.

A pesar de que durante la última década el Estado invirtió más de $15.5 mil millones en Educación, los jóvenes (15 a 29 años), quienes obtenían 1 de cada 4 nuevos empleos generados por la economía hace 10 años, obtuvieron sólo y de cada 12 desde el 2009, 1 y 1 de 27 el año pasado (2018-2019).

La situación es alarmante en el segmento de 15 a 24 años, donde el efecto combinado del aumento de la deserción escolar (15-19) y la contracción de las oportunidades laborales para jóvenes en entornos urbanos, dieron como consecuencia que 2 de cada 3 varones que entraron al tramo de edad de 15 a 24 años en entornos urbanos entre el 2014 y 2019 fueran “Ninis”.

El COVID-19 agravará la deserción escolar y la crisis de empleo juvenil a corto plazo, lo cual acentuará la exclusión productiva y desigualdad social de la población joven, muy en particular en entornos urbanos..

 Antecedentes

Antes del COVID-19 ya Panamá enfrentaba una crisis de empleo juvenil

El Estado panameño invirtió más de $15.5 mil millones en educación en la última década [4], pero los jóvenes de 15 a 29 años, quienes obtenían 1 de cada 4 nuevos empleos generados en la economía entre 2004 y 2009, sólo se beneficiaron de 1 de cada 12 en la última década (2009-2019) y 1 de 27 el año pasado [5].

Antes de la pandemia del COVID-19, Panamá ya enfrentaba la mayor crisis de desempleo juvenil y el más alto número de jóvenes que no trabajan ni estudian (Ninis) en los últimos 14 años [6] [7] y la peor epidemia delictiva de la historia [8]. En la última década (2009-2019) la edad promedio en los 576 mil nuevos empleos generados en ese período aumentó 8.2 años, pero la escolaridad apenas en 6 meses. La media de edad en los nuevos empleos es hoy 53.3 años [9]

 La situación es particularmente grave en los jóvenes de 15 a 24 años, cuya Población aumentó en 18% entre el 2014-2019, período durante el cual aquellos (as) que comenzaron a buscar trabajo (PEA) se incrementaron en 45%, y en 23% los que trabajan. Sin embargo, 3 de cada 4 de los jóvenes que entraron en este tramo de edad fueron Ninis [10] y los desocupados se triplicaron (181% de aumento) [11]. En entornos urbanos, 2 de cada 3 varones que entraron al tramo de edad de 15 a 24 años entre el 2014 y 2019 fueron “Ninis”.

La mayor explosión delictiva de la historia antes de la pandemia

 El Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Seguridad y el Programa SECOPA, con el apoyo técnico de la Contraloría General de la República (INEC), PNUD y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), llevaron a cabo la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción deSeguridad Ciudadana 2017 (ENVIP 2017) [12].

La primera Encuesta de Victimización CCIAP/PNUD (2008) arrojó que 6% de los encuestados fué víctima de delito en los últimos 12 meses [13]. La ENVIP 2017, cuyo período de muestreo fue julio 2015-junio 2016, ubicó la victimización en 19%, tres veces superior al índice del 2008. A pesar de los cuantiosos recursos y loables intenciones, la delincuencia se triplicó.

 Agravamiento de la exclusión social de jóvenes de 15 a 24 años

 Hay una preocupante tendencia en el segmento de población de 15 a 24 años (muy en particular en los adolescentes entre 15 y 19), que se agravará como resultado del COVID-19 y el impacto de la inminente transformación digital en el entorno laboral, que amenaza con exacerbar la exclusión productiva de estos jóvenes, en el que es ya el sexto país más desigual del mundo [14].

La siguiente gráfica ilustra las variaciones en los perfiles de inclusión social de esta población, por franja etaria, entre el 2014 y 2019 [15], en función de los cambios en su Población. Población Económicamente Activa (PEA), Empleo, Población Estudiantil, Jóvenes que No Trabajan Ni Estudian (Ninis) y Desocupados.

 

Entre el 2014 y 2019, la población adolescente (15 a 19 años) aumentó en 23,032 jóvenes. 46% de ellos buscaron trabajo, y de éstos, la mitad lo encontró. Sin embargo, en el 2019 había 8,050 adolescentes menos asistiendo a la escuela en comparación al 2014. De hecho, la deserción escolar en Educación Premedia y Media entre el 2013 y 2019 fue del 63% [16]. Como resultado, en 5 años, el número de adolescentes Ninis aumentó en una proporción mayor a su crecimiento poblacional (25,872 vs. 23,032).

Por su parte, los jóvenes entre 20 y 24 años crecieron en 42,354 personas, de las cuales, 32,162 (76%) buscaron trabajo, pero sólo 2 de cada 5 de éstos (13,403) lo obtuvieron. Por su parte, 6,615 (16%) de ellos ingresó a un centro educativo, dando como efecto combinado 22,336 nuevos Ninis en ese rango de edad, 53% de su aumento poblacional.

 En resumen, los Ninis adolescentes aumentaron como consecuencia del incremento de la deserción escolar, mientras que los Ninis de 20 a 24 años lo hicieron por la contracción de espacios laborales, que sólo lograron dar trabajo a 2 de cada 5 jóvenes que empezaron a buscarlo [17]. El COVID-19 agravará estas tendencias.

 Creciente alienación de jóvenes urbanos

 Entre el 2014 y 2019, 15,165 jóvenes menos de 15 a 24 años en entornos rurales asistieron a centros de enseñanza (55% hombres, 45% mujeres) y se generaron 5,210 nuevos empleos para jóvenes esta franja etaria, saldo de 9,327 empleos rurales creados (46% hombres, 54% mujeres) y la pérdida de 4,117 empleos urbanos (60% hombres, 40% mujeres). Es decir, la totalidad de los empleos generados para jóvenes en esta franja de edad fueron rurales en los últimos 5 años. En consecuencia, 2 de cada 3 varones que entraron al tramo de edad de 15 a 24 años en entornos urbanos fueron Ninis (señalados en rojo en la gráfica que se anexa).

 Esta tendencia está teniendo importantes implicaciones en aspectos como la delincuencia. Al 30 de septiembre 2020, el número de homicidios cometidos en Panamá fué 24% superior al mismo período del 2019 [18], 88% en áreas urbanas de Panamá, Panamá Oeste y Colón.

De hecho, en Panamá Oeste, donde el número de desocupados entre los 15 y 24 años aumentó 82% entre el 2014 y 2019, el número de homicidios se incrementó en 139% en un año (más del doble) [19].

 

El COVID-19 agravará el desempleo juvenil en áreas urbanas

 A finales del 2020 en Panamá habrá 385 mil nuevos desempleados (86% de ellos urbanos), de los cuales por lo menos 135 mil tendrán menos de 30 años [20], que se sumarán a los 146 mil ya existentes, para llevar la tasa de desempleo por encima del 25%. Se espera una pérdida de 150 mil a 180 mil empleos formales y 4 de cada 5 empleos que se perderán serán urbanos [21].

51% de los empleos en los 7 sectores impactados negativamente por el COVID-19 [22]  son de Oficinistas, Trabajadores del Comercio, Artesanos, Operadores de Maquinaria y Trabajadores No Calificados. Los jóvenes de 15 a 29 años representan 32% de los Oficinistas, 28% de los Trabajadores del Comercio, 22% de los Artesanos, 18% de los Operadores de Maquinaria y 31% de los Trabajadores No Calificados, que totalizan 335,541 plazas, 71% de todos los jóvenes que tienen trabajo en el país.

El efecto será particularmente agudo en el sector Comercio, donde el 28% de la fuerza laboral tiene menos de 30 años y 31% de sus empresas reducirán planillas entre octubre y diciembre 2020 [23], justo en la época de Fiestas Patrias, Navidad y Fin de Año, durante la cual el comercio tiende a contratar personal.

 

La pandemia también incrementará la deserción escolar

El InformeLa crisis de la desigualdad. América Latina y el Caribe en la encrucijada”, presentado el 11 de septiembre del 2020, por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), indica que en materia educativa, muchos alumnos, ante las escuelas cerradas y la imposibilidad de acceder a internet, no están acudiendo a clases “y esto traerá consecuencias en aprendizaje y tasa de abandono, lo cual afectará el desempeño en el término de poder conseguir empleo” [24].

 La educación fue lo primero que se paralizó en Panamá a raíz de la pandemia de la COVID-19, en la segunda semana de marzo. A los pocos días se ordenó el cierre del comercio no esencial, una medida que se mantiene 6 meses después y tiene semiparalizada la economía, con la consecuente pérdida del poder adquisitivo de la población.

De los 746 mil estudiantes de los centros educativos, 335 mil se han registrado en la plataforma Microsoft Teams, pero de ellos, sólo 115 mil se conectan a internet para atender las clases, siendo esta la plataforma de mayor uso de los alumnos, al igual que WhatsApp, por la situación de pandemia [25]. Los directores de centros escolares han detectado que por el costo de la data, las familias se debaten entre meter data al celular o usar el dinero para comida u otras necesidades, lo que impide a los colegiales trabajar al día en sus estudios [26].

Transformación digital y Generación PISA 2019

Comienza a fortalecerse entre los jóvenes a nivel mundial la idea de que la educación tradicional no les prepara para la vida. Es lo que se desprende de una encuesta de Adecco a más de 5.000 jóvenes de entre 18 y 28 años de más de 30 países, publicada en noviembre 2019.

51% de los encuestados considera que los CEO del año 2050 no necesitarán ser licenciados por la universidad, sino que ascenderán gracias a programas de aprendizaje prácticos, respaldados por educación a distancia. La fórmula por la que se inclina más de la mitad (el 55%) es el aprendizaje práctico. Según ellos, esta es la mejor manera para que los líderes del futuro progresen, ya que en su opinión el sistema educativo actual no les está preparando de forma eficaz para la gestión de proyectos, la toma de decisiones basada en datos, la negociación y la resolución de problemas complejos [27].

Los suizos tienen evidencia de que esta tesis es cierta y tienen el mercado laboral más eficiente del mundo para probarlo. La clave es que casi un 70% de los estudiantes suizos opta por la Formación Profesional y Técnica en vez de ir a la universidad [28].

En el 2019, Panamá obtuvo el lugar número 71 entre 79 países participantes en las Pruebas PISA. Sus resultados se resumen de la manera siguiente: 2 de cada 3 de nuestros adolescentes no entiende lo que lee y 4 de cada 5 no sabe puede realizar operaciones matemáticas básicas. En la nueva economía del conocimiento, donde la tecnología eliminará 80 millones de empleos repetitivos anuales durante los próximos 10 años, estos resultados presagian un agravamiento de la exclusión productiva y laboral de nuestros Centennials.

La tecnología amenaza con elevar la desigualdad en el país

La tecnología tendrá un profundo impacto sobre las perspectivas de inclusión educativa, productiva y social de la población joven a corto y mediano plazo:

 

-Las dificultades de acceso a la tecnología por gran parte de la población estudiantil dificultarán el proceso de enseñanza y elevarán la ya alarmante tasa de deserción escolar.

 

-Aún existiendo el acceso a la tecnología, la falta de preparación y competencias digitales por gran parte de los maestros en el sistema educativo están haciendo ineficiente dicho proceso.

 

-El sistema educativo panameño, históricamente divorciado de la realidad laboral del país, no está preparando a sus estudiantes para un entorno laboral cada vez más marcado por la tecnología y el emprendimiento, lo que a su vez representa una seria barrera para su inserción laboral e inclusión productiva.

 El futuro entorno laboral y productivo en Panamá

 El entorno laboral en Panamá estará influenciado por el cada vez mayor impacto del emprendimiento, la tecnología y la necesidad de desarrollar competencias digitales.

Los empleos en los sectores claves serán principalmente informales

Desde el 2011, Panamá genera principalmente empleo informal, tendencia que se acentuará como resultado del COVID-19. La proporción de empleo formal e informal en algunos de estos sectores entre el 2014 y 2019 se ilustra a continuación:

 

 

El futuro laboral de los jóvenes está en emprendimientos, no “empleos”

 Los trabajadores asalariados del sector privado perdieron 8 puntos en la estructura del empleo entre el 2013 y 2019 [29] y representaron 71% de la expansión del empleo entre el 2004 y 2009 vs. -4% en 2014-2019. En contraste, los Independientes pasaron de 12 a 72% de los nuevos empleos en ese mismo período [30]. Ante la inminente caída del empleo formal en el sector privado producto del COVID-19 [31], ambas tendencias se acentuarán.

Esto implica que a corto y mediano plazo, la mayoría de oportunidades laborales para los jóvenes vendrán de emprendimientos y no de empleos asalariados, por lo que la capacidad para adaptarse, emprender y automotivarse serán condiciones indispensables para el éxito en el futuro, en un entorno cada vez más marcado por la tecnología.

La escolaridad requerida en trabajos del futuro será superior

 La escolaridad promedio del trabajador panameño es de 11.5 años aprobados [32]. Sin embargo, la media de instrucción formal en nuevos empleos generados en los últimos 5 años fue 13.2 [33], variando según sector, entre los que se encuentran los siguientes:

 

Media de escolaridad en nuevos empleos 2014-2019 (años aprobados)
AñosObservaciones
Tolal13.2
AgriculturaNo disponibleSólo disponible para Población No Agrícola
Industria10.3
ConstrucciónNo aplicaContracción del empleo 2014-2019
Comercio11.5
Logística12.4
Hoteles & Restaurantes13.7
Información & Comunicación15.6
Actividades financieras16.6
Entretenimiento10.0

En este contexto, es previsible que muchos de los empleos relacionados con la tecnología requieran un mayor grado de escolaridad, así como competencias digitales y actitudinales específicas.

Escaso impacto de Programas de Empleo Juvenil

Como fuera antes mencionado, el Estado panameño invirtió más de $15.5 mil millones en educación en la última década, pero los jóvenes de 15 a 29 años, quienes obtenían 1 de cada 4 nuevos empleos generados en la economía entre 2004 y 2009, sólo se beneficiaron de 1 de cada 12 en la última década (2009-2019) y 1 de 27 el año pasado.

A esta inversión hay que agregar diversos Programas de Empleo Juvenil, tanto públicos como privados llevados a cabo, de los cuales se conoce el número de jóvenes capacitados, pero no de cuántos encontraron empleo o derivan ingresos como resultado de las capacitaciones [34], por lo que el énfasis ha sido en la formación no la inserción laboral o inclusión productiva, por lo que su efectividad y relación costo/beneficio se desconoce.

 Prioridades

Panamá necesita URGENTEMENTE reactivar su economía, generar empleo, mejorar su competitividad e inclusión social SIMULTÁNEAMENTE. Urge encarar el reto de la transformación humana hacia la economía del conocimiento, mejorando el acceso y pertinencia a un proceso educativo y formativo en función de los requerimientos de un rápidamente cambiante sector productivo, con cada vez mayor protagonismo del emprendimiento y la tecnología, a fin de reducir la brecha de habilidades para el logro de una inclusión productiva sostenible.

Esto presupone articular un esfuerzo público-privado [35] para:

-Desarrollar un plan de capacitación y formación basado en las necesidades reales de un sector productivo que estará generando empleo casi exclusivamente a través de emprendimientos y no empleo asalariado.

-Desarrollar contenido y modalidades de formación a medida al contexto cultural y socioeconómico de la población joven de ambos géneros, en áreas vulnerables, orientados hacia la inclusión productiva de sectores económicos con mayores perspectivas de crecimiento.

-Fortalecer el ecosistema de innovación y emprendimiento, con miras a mejorar la creación y sostenibilidad de nuevos negocios, así como aumentar su capacidad para generar empleo.

-MEDIR permanentemente los niveles de inclusión productiva de los egresados de los programas de formación, como indicador clave de su efectividad.

Panamá se ve en la imperiosa necesidad de reactivar su economía y generación de empleo, en el marco de restricciones sanitarias y una grave crisis de liquidez en el sistema productivo, así como una creciente inestabilidad política y social, que hacen el desafío aún más apremiante.

Citas:

[1] Declaraciones de la Ministra, Doris Zapata (https://forbescentroamerica.com/2020/08/18/panama-eleva-25-tasa-de-desempleo-debido-a-pandemia/)

[2] Fuente: MEDUCA

[3] https://www.prensa.com/impresa/panorama/retencion-escolar-otro-reto-educativo-frente-a-la-pandemia/

[4] Gasto estatal en Educación 2009-2018, inclusive (10 años). Fuente: Contraloría General de la República

[5] 2018-2019. INEC, Contraloría General de la República

[6] Desempleo entre 15 y 29 años es 15.0% a agosto 2019, el más alto desde agosto 2006 (15.9%). Fuente INEC

[7] 259,748 Ninis en agosto 2019, 26.6% de la población en esa franja etaria. Fuente INEC

[8] La delincuencia se triplicò y hoy se cometen 1.2 delitos por minuto.De una Victimización (% de personas que afirmó haber

sido víctima de delito en los últimos 12 meses) del 6% en 2008   (Segundo Informe de Seguridad Ciudadana, Segunda

Encuesta de Victimización y Percepción de la Seguridad Ciudadana en Panamá. Año 2013, Gráfico N° 2, página 11, a

19% en el 2016 (Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Ciudadana (ENVI 2017),

SEOOPA/MINSEG/INEC, Informe de Resultados Preliminares, marzo 2017, pág.18).   630,739 delitos anuales

documentados.

[9] INEC, Contraloría General de la República

[10] Ni trabajan ni estudian

[11] INEC, Contraloría General de la República

[12] 16,296 viviendas, lo que arrojaría una muestra total cercada a las 80 mil personas,

[13] http://www.undp.org/content/dam/panama/docs/documentos/IV%20Informe%20Seguridad%20Ciudadana-versi%C3%B3n%20final%2018%20de%20diciembre.pdf, Grágico N° 2, página 11

[14] “Panamá: el sexto país más desigual del mundo”. https://www.telesurtv.net/news/panama-desigualdad-social-crecimiento-neoliberalismo-20190504-0028.html

[15] INEC, Contraloría General de la República

[16] De los 75,975 estudiantes matriculados en 7º Grado en el 2013, sólo se graduaron 27,963 de Educación Media en el 2019. Fuente: MEDUCA

[17] 13,403 nuevos empleos para 32,162 jóvenes de 20 a 24 años que incursionaron en el mercado laboral

[18] Fuente: Ministerio Público

[19] https://ministeriopublico.gob.pa/wp-content/uploads/2020/09/Informe-Estadistico-Victimas-de-Homicidios-a-Nivel-Nacional-Agosto-2020.pdf

[20] Estimaciones propias hechas para un organismo multilateral

[21] Idem

[22] Comercio, Logística, Industria, Hoteles & Restaurantes, Entretenimiento, Servicios Administrativos y Servicios Financieros

[23] Encuesta MANPOWER

[24] https://publications.iadb.org/publications/spanish/document/La-crisis-de-la-desigualdad-America-Latina-y-el-Caribe-en-la-encrucijada.pdf

[25] Proponen ampliar la conectividad para los estudiantes, La Estrella, 10.9.2020 https://www.laestrella.com.pa/nacional/200910/proponen-ampliar-conectividad-estudiantes

[26] Idem

[27] http://www.rrhhdigital.com/secciones/empleo-joven/139322/index.php?id_seccion=45&id_subseccion=213

[28] https://blogs.elconfidencial.com/mundo/fuera-de-lugar/2019-10-08/milagro-educativo-suiza-mercado-laboral-mas-eficiente-mundo-357_2272539/

[29] De 53% de la Población Ocupada en el 2013 a 45% en el 2019. Fuente: INEC, Contraloría General de la República

[30] Idem

[31] Que podría estar entre 150 mil y 180 mil empleos

[32] INEC, Contraloría General de la República, Agosto 2019

[33] Idem. Agosto 2014-agosto 2019

[34] Una de las pocas excepciones es el Programa Hotel Escuela, llevado a cabo en el 2017 a través de una alianza entre el INADEH, MITRADEL y APATEL, donde a través de una medición llevada a cabo por el sector privado, de una inserción laboral del 55% de los egresados

[35] Gremios empresariales, banca local y estalat, organizaciones de emprendedores y entidades como la Presidencia de la República, MEDUCA, MITRADEL, MIDES, AMPYME, ATP, SENACYT, ITSE e INADEH, entre otros.

 

La pluma invitada de ElCapitalFinanciero.com es:

 

René Quevedo
Asesor empresarial

Más informaciones

Comente la noticia

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com